Alfredo Sáenz renuncia como consejero delegado del Grupo Santander

La entidad ha acordado nombrar nuevo consejero delegado a Javier Marín Romano

El Banco de España considera "positiva" la renuncia de Alfredo Sáenz

Alfredo Sáenz recibirá del Santander una pensión de 88,2 millones tras su renuncia

economia

| 29.04.2013 - 12:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El consejero delegado del Grupo Santander, Alfredo Sáenz, ha renunciado hoy de forma voluntaria a este cargo y a la vicepresidencia de la entidad, decisión que ha contado con el apoyo del Banco de España y que ha sido recibida con el "máximo respeto" por el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Sáenz, que será sustituido por Javier Marín Romano, ha tomado esta decisión después de que el Tribunal Supremo confirmara el pasado 19 de abril una sentencia en la que anulaba parcialmente el indulto que le había concedido el Gobierno en noviembre en 2011.

El indulto llegó tras ser condenado ese mismo año por el Supremo de la comisión de un delito de acusación falsa contra unos deudores de Banesto, entidad que Sáenz presidió a partir de 1994, cuando la compró Banco Santander tras ser subastada después de su intervención a finales de 1993.

Sáenz abandona el primer grupo financiero español antes de que el Banco de España se haya pronunciado sobre su honorabilidad, algo necesario para que pudiera seguir en el cargo, proceso que ahora podría ser sobreseído y terminar con el cierre del expediente.

Fuentes oficiales del Banco de España han calificado de "positiva" la renuncia de Alfredo Sáenz y han añadido que contribuirá a "fortalecer la solidez del sistema financiero español".

El organismo regulador del sistema financiero comentó que ya conocía la decisión de Sáenz, del que dijeron tener en "alta estima" sus cualidades "personales y profesionales".

DE GUINDOS: MAXIMO RESPETO

Por su parte, De Guindos ha expresado hoy su "máximo respeto" a la decisión adoptada por Alfredo Sáenz y ha elogiado su trayectoria en la banca española al señalar que ha tenido "un papel muy relevante".

Desde Loja (Granada) y en compañía del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, el titular de Economía aventuró que Sáenz tendrá un puesto destacado en la historia de la banca española de las últimas décadas "porque ha sido un banquero muy notable en España".

La semana pasada, tras conocerse el reciente fallo del Supremo, el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Ángel Martín, comentó respecto a esta circunstancia y durante la asamblea de la organización que Sáenz "es el directivo que más ha hecho por el sistema financiero español".

En esa ocasión, Martín expresó su deseo para que "se encuentre algún modo para que -Sáenz- deje esa situación tan incómoda e injusta".

En diciembre de 2009 la Audiencia Provincial de Barcelona condenó a Sáenz a 6 meses de prisión por un delito de acusación y denuncia falsa contra unos deudores de Banesto en 1994, pena que fue reducida en marzo de 2011 por el Tribunal Supremo a tres meses de prisión y de inhabilitación para ejercer funciones en banca.

El 25 de noviembre de 2011, el Gobierno socialista en funciones aprobó en su último Consejo de Ministros el indulto de Sáenz que, sin embargo, fue revocado parcialmente en febrero de 2013 por el Tribunal Supremo.

La sentencia del Supremo, confirmada el pasado 19 de abril, anuló los efectos administrativos del indulto que permitían a Sáenz ejercer como banquero, pero mantuvo el indulto sobre la parte penal.

Alfredo Sáenz se incorporó al Grupo Santander en 1994, con ocasión de la adquisición de Banesto, y ejerció de presidente de dicha entidad hasta 2002, en que fue nombrado vicepresidente y consejero delegado de Banco Santander.

El consejo de administración ha expresado su reconocimiento y agradecimiento a la "extraordinaria" labor realizada por Alfredo Sáenz desde su incorporación al grupo y, especialmente, como consejero delegado de Banco Santander.

En el periodo en el que Alfredo Sáenz ha trabajado como consejero delegado, según la entidad, el Grupo Santander ha "casi cuadruplicado su tamaño", al pasar su activo de 358.138 millones de euros en 2001 a 1,25 billones en 2012 y de unos fondos gestionados de 453.384 millones de euros (2001) a 1,39 billones de euros (2012).

JAVIER MARÍN NUEVO CONSEJERO DELEGADO

El nuevo consejero delegado del Grupo Santander, Javier Marín Romano, se incorporó al Grupo Santander en 1991 y hasta la fecha, era director general del banco y responsable de la División Global de Seguros, Gestión de Activos y Banca Privada.

El consejo de administración del banco ha acordado hoy el nombramiento como vicepresidente segundo de Matías Rodríguez Inciarte, responsable de los riesgos del grupo y presidente de la comisión delegada de riesgos del banco.

Los consejeros también han aceptado la renuncia de Manuel Soto Serrano como consejero y designado por cooptación consejero independiente a Juan Miguel Villar Mir.

También ha sido nombrado consejero independiente, vicepresidente tercero y presidente de la comisión de auditoría Guillermo de la Dehesa Romero, y miembro de la comisión ejecutiva del consejo a Isabel Tocino Biscarolasaga.

MAS DE 88 MILLONES DE EUROS DE PENSIÓN

El ex consejero delegado del Banco Santander Alfredo Sáenz percibirá una pensión de la entidad por un importe cercano a los 88,17 millones de euros, que era el reflejado en el último Informe de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones del año 2012.

A 31 de diciembre de 2011, Sáenz tenía reconocido un derecho de pensiones de 87,76 millones de euros. Sin embargo, la entidad modificó este modelo durante 2012 para convertirlo en un nuevo sistema de previsión, que convirtió esta cuantía en 88,17 millones de euros.

Además, el antiguo consejero delegado y vicepresidente del banco tiene reconocido un seguro de vida a su favor contratado por la entidad por importe de 11,11 millones de euros, que podrá percibir en caso de invalidez o sus herederos en caso de fallecimiento.

Sáenz percibió durante el año 2012 un sueldo de 8,23 millones de euros, lo que representó un 29% menos que en el ejercicio anterior.