¿Quién dijo crisis?

El Gobierno desoyó las advertencias del Banco de España y evitó hablar de crisis

economia

| 21.02.2011 - 16:39 h

Javier de la Fuente

A pesar de que el Gobierno contaba con las adevertencias del banco de España, ni antes, ni durante, ni después de su estallido el Gobierno quiso reconocer la crisis. En octubre de 2007 se conoció el colapso del sistema financieron estadounidense a causa de las hipotecas basura. Por aquel entonces el presidente del Gobierno aseguraba que España no estaba expuesto a los vaivenes del sector financiero internacional. Para el Gobierno, el financiero español navegaba a salvo de esas turbulencias, llegó a afirmar Zapatero que "navegábamos en un barco seguro".

Se acercaban las elecciones de marzo de 2008 y comenzaba la batalla dialéctica del Ejecutivo. Dos años antes el Banco de España ya advirtió al Ejecutivo de la crisis que se avecinaba pero en su diccionario quedaba prohibido hablar de crisis, al menos hasta que pasaran las elecciones. Recesión, desaceleracion, estancamiento de la economía, distintas formas de ocultar una inflación desorbitada, un endeudamiento público en aumento y un imparable crecimiento del paro. En plena campaña electoral el presidente del Gobierno se comprometía ante sus votantes a alcanzar el pleno empleo, a crear en una sóla legislatura dos millones de puestos de trabajo. Pero la realidad hizo que esos dos millones de puestos de trabajo se convirtieran en más de dos millones de nuevos desempleados y que desde que el Banco de España le percatara de la situación la economía española se contrajera más de 3 puntos.

No sería hasta el verano de 2008, ya pasadas las elecciones, cuando Zapatero habla por primera vez de crisis. Presume en Estados Unidos del sistema financiero español pero reforma un sistema bancario "saludable y solvente" así como el mapa de las Cajas de Ahorros. Uno de los últimos giros de una crisis que el mismo presidente Zapatero asegura ni el Fondo Monetario Internacional supo ver.