El mundo empresarial teme riesgos en la economía tras el resultado del 20D

El mundo empresarial teme que la inestabilidad política abierta tras el resultado electoral perjudique a la economía española. Y todo el mismo día, en el que el Banco de España calcula que la economía española crecerá 8 décimas en el cuarto trimestre y eleva al 3,2% la previsión de PIB en 2015. El Banco de España advierte de que el principal riesgo para la economía española es frenar la agenda reformadora y relajar la reducción del déficit.

El Banco de España ha elevado al 3,2% la previsión de crecimiento de la economía española en 2015, una décima más que el pronóstico anterior, después de estimar un crecimiento del PIB en el cuarto trimestre del 0,8%, por lo que afirma que se mantiene el escenario de crecimiento "sostenido" de la economía en los próximos trimestres.

El crecimiento del 0,8% intertrimestral es el mismo que el registrado el trimestre previo, pero se sitúa dos décimas por debajo del 1% conseguido entre abril y junio, que constituye, según destaca el Banco de España, el ritmo de avance más elevado registrado por el momento desde que se inició la recuperación. Entre enero y marzo, el PIB creció un 0,9%.

En el último boletín económico de 2015, el Banco de España afirma que la evolución de la actividad en el último trimestre del año está siendo "ligeramente más favorable" de lo anticipado en septiembre, lo que le ha llevado a elevar la previsión del PIB, que sigue estando una décima por debajo del 3,3% estimado por el Gobierno.

El crecimiento que se proyecta del PIB tanto para este año como para el que viene se sigue sustentando en el empuje de la demanda interna, que crecerá un 3,6% en 2015 y un 3,1% en 2016, en tanto que la demanda exterior tendría una aportación negativa en los dos años, como resultado de la fortaleza de las importaciones.

LOS RIESGOS SON A LA BAJA

A pesar de este escenario favorable, la autoridad monetaria avisa de riesgos "ligeramente a la baja" como consecuencia de la posibilidad de que la desaceleración de las economías emergentes sea más pronunciada de lo previsto en la actualidad, lo que podría dar lugar a un "endurecimiento" de las condiciones de financiación en un contexto de caída del apetito por el riesgo.

A nivel interno, advierte de que la principal fuente de incertidumbre está asociada al curso de las políticas económicas, dada la influencia que ejercen, en particular, la agenda reformadora y la política presupuestaria sobre la confianza y las decisiones de gasto de los agentes.

"Un posible agotamiento en el proceso de aplicación de reformas estructurales podría afectar negativamente las expectativas de crecimiento e incidir negativamente en las decisiones de consumo e inversión", subraya el Banco de España, que añade que la necesidad de corregir eventuales desviaciones en la ejecución de los planes presupuestarios de las administraciones públicas podría comportar también algún efecto negativo sobre la actividad a corto plazo.

LA CEOE DEFIENDE UNA COALICION DE GOBIERNO

El presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, ha defendido hoy el establecimiento de una coalición de gobierno en España, a la manera en que existe en otros países europeos, y ha considerado "posible" que pudiera estar formada por los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE.

En declaraciones a los medios un día después de las elecciones generales, en las que ningún partido ha conseguido apoyos suficientes para gobernar en solitario, el presidente de la organización de empresarios ha recordado que en 22 de los 28 países de la Unión Europea (UE) se gobierna en coalición.

"Todo es posible", ha respondido al ser preguntado por una gran coalición de los populares y los socialistas al estilo alemán, ya que a su juicio "en España estamos acostumbrados a gobiernos minoritarios y hay que cambiar el chip".

La idea de Rosell es que los partidos políticos deben ser "lo suficientemente inteligentes" para "no imponer sus máximos, sino sus mínimos".

MOODY´S : EL RESULTADO ELECTORAL ES NEGATIVO PARA LA SOLVENCIA DE ESPAÑA

Por su parte, el resultado "poco concluyente" de las recientes elecciones generales celebradas es "negativo" para el crédito de España al incrementar la incertidumbre política y generar dudas acerca de la capacidad y disposición del nuevo Gobierno para continuar acometiendo reformas estructurales y fiscales, según la agencia de calificación Moody's.

"El resultado electoral es negativo para el crédito de España", declaró Dietmar Hornung, director general adjunto de Moody's y autor del análisis para la agencia de las elecciones españolas.

"Se marca el comienzo de un periodo de incertidumbre que probablemente persista durante varias semanas", advirtió el experto, quien, a nivel más general, señaló que el resultado electoral "crea un elemento de incertidumbre alrededor de la continuación de las reformas estructurales de España y la consolidación fiscal".

En este sentido, la calificadora de riesgos subrayó que la formación de un nuevo Gobierno probablemente será difícil, advirtiendo de que en caso de no lograrse un acuerdo el proceso desembocaría en una nueva convocatoria de elecciones y un prolongado periodo de incertidumbre política.

"Esperamos que las negociaciones para formar coalición sean complicadas y prolongadas", apunta Sarah Carlson, analista de Moody's.

De este modo, la calificadora de riesgos añade que el resultado de las inminentes negociaciones será incorporado por Moody's a la hora de valorar la solvencia del Gobierno español y resolver la perspectiva positiva asignada al rating 'Baa2' de España.