El límite de gasto del Estado para 2012 disminuye el 3,8 % respecto a este año

El límite de gasto del Estado para 2012 disminuye el 3,8 % respecto a este año

El Consejo de Ministros aprobó este viernes una reducción del 3,8 % en el techo de gasto para los presupuestos generales del Estado de 2012, hasta los 117.353 millones de euros, 4.669 millones menos que en las cuentas de este año. La reducción del 3,8 % en el techo de gasto no financiero para 2012, es la mitad de la que llevó a cabo el Ejecutivo en el ejercicio 2011, que fue del 7,7 %.

En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, destacó que el Gobierno prevé unos ingresos de 127.852 millones, frente a unos gastos de 47.157 millones. De esa cifra, 8.875 millones corresponden al ajuste de la contabilidad nacional y los 38.282 millones restantes a la financiación de las administraciones territoriales.

Hay que tener en cuenta para cuadrar el límite de gasto anunciado hoy que el Gobierno prevé un déficit para el próximo ejercicio de 36.657 millones, el 3,2 % del Producto Interior Bruto (PIB).

Según Salgado, los ingresos podrían crecer entre 3.000 y 4.000 millones de euros adicionales con respecto a lo presupuestado debido a la mejora de la economía, que podría permitir a las empresas ir liquidando sus pagos aplazados de IVA.

Salgado descartó una nueva subida de impuestos, así como una reducción de los salarios públicos.

También ayudaría a este margen de ingresos la lucha contra el fraude fiscal, cada vez más perfeccionada, y una mejor gestión de la recaudación del Impuesto de Sociedades en lo que se refiere a pagos a cuenta, sobre todo, según Salgado, en lo que se refiere a las empresas de mayor tamaño o grupos empresariales.

En cuanto al gasto de los ministerios, incidió en que el recorte en este ámbito será superior al 3,8 %.

Por otra parte, como consecuencia de la liquidación de ingresos 2008 y 2009, las comunidades autónomas recibirán el año próximo 7.900 millones de euros, que Salgado confió que se dediquen a servicios básicos fundamentales como educación y sanidad, aunque recordó que se trata de la responsabilidad de los gobiernos regionales.

Por su parte, las entidades locales recibirán 2.300 millones, que según la ministra de Economía podrían ser utilizados para reducir la "alta morosidad" que perjudica sobre todo a las pymes, recordó.

Salgado recalcó que el Gobierno es "muy exigente" con las comunidades autónomas, pero debe respetar su autonomía financiera y utilizar los instrumentos a su alcance, entre los que destacó la herramienta de autorización de endeudamiento, y el control de los convenios de las comunidades autónomas.

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se mostró convencido por su parte de que este techo de gasto encontrará el apoyo parlamentario necesario durante el trámite en el Congreso de los Diputados. "Ya veremos cómo se concreta y con qué grupos, pero creo que habrá apoyos", recalcó Rubalcaba. Precisó no obstante que, hasta donde él conoce, no se trató sobre este tema durante las conversaciones de CiU y PNV para sacar adelante el decreto de negociación colectiva.

Con la aprobación del techo de gasto para 2012, se da cumplimiento a la ley de estabilidad presupuestaria, por la que el Gobierno debe remitir a las Cortes en el primer semestre del año esta cifra con la que se elaboran las cuentas.

UN OBJETIVO DE GASTO NO CREIBLE SEGUN EL PP

El coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, dijo hoy que el Gobierno ha planteado "un objetivo" de gasto que "no es creíble", ya que parte de un crecimiento económico que "no será factible conseguir el próximo año". Montoro se expresó así en una rueda de prensa después de que el Consejo de Ministros aprobase hoy un techo de gasto para los presupuestos generales del Estado de 2012 de 117.353 millones de euros, lo que supone una disminución de 4.669 millones respecto al límite de las cuentas de este año, el 3,8 % menos.

El coordinador de Economía del PP advirtió de que "no será posible" cumplir con los objetivos de crecimiento previstos para 2012 si no se llevan a cabo las reformas que necesita España. Así, señaló que son necesarias reformas en el ámbito del Estado, en el laboral, en el energético, en el tributario o en el relativo a la innovación. "Sin esas reformas -dijo- España no crecerá al año que viene lo que hoy está cuantificando el Gobierno" y el Ejecutivo "estará donde ha estado desde que reconoció esta crisis, en nuevos recortes de gasto público o en subida de impuestos para cumplir los escenarios de déficit público".

Ante esta disyuntiva, dijo Montoro, hay que lanzar el mensaje a la sociedad española de que "podemos y debemos crecer a corto plazo", un crecimiento que debe sustentarse en las reformas económicas que necesita España, insistió. Para ello, manifestó, "es cada vez más evidente" que el Gobierno "no está en condiciones de acometer esas reformas".

En este sentido, Montoro hizo referencia a la tramitación parlamentaria de la reforma de la negociación colectiva el pasado miércoles, que, según dijo, "acabó siendo decidida en el último minuto". Y "con un resultado que no es el que necesita nuestro país, con una segmentación del mercado laboral y una ruptura de la unidad de mercado por servir a intereses de grupos nacionalistas, que no dudan en anteponer ese objetivo a lo que es la auténtica reforma que necesitamos para crear empleo", manifestó Montoro.

"En esta situación (en la aprobación del techo de gasto), el Gobierno vuelve a hacer un ejercicio de falta de credibilidad , ya que se basa en escenarios económicos en los que nadie coincide", subrayó el coordinador de Economía del PP.

Durante la rueda de prensa, Montoro también señaló que aunque España no es Grecia ni en términos económicos ni políticos, ni está intervenida, "si está supervisada por la voluntad política para que se hagan las reformas" necesarias.