La economía cayó un 0,1% en el segundo trimestre, según el Banco de España

La economía española ha frenado su caída en el segundo trimestre del año hasta un descenso del 0,1% lo que supone una mejoría de 4 décimas respecto a la desaceleración entre enero y marzo, según la estimación publicada hoy por el Banco de España.

Según el Boletín Económico de la entidad supervisora, la economía española ha moderado "significativamente" el ritmo de contracción de la actividad por segundo trimestre consecutivo, tras el pronunciado descenso de los meses finales de 2012, lo que ha situado la tasa interanual en una caída del 1,8%.

Esta atenuación -que se basa en la información disponible, todavía incompleta- se ha apoyado principalmente en la demanda exterior neta, impulsada por el dinamismo de las exportaciones de bienes y servicios, que ha contribuido en 0,4 puntos porcentuales a la tasa intertrimestral de PIB.

También la demanda interna ha suavizado "muy ligeramente" su pauta de disminución (-0,6%, frente a un -0,7% tres meses antes), en un contexto en el que el gasto de los hogares y de las empresas siguió estando influido por unas condiciones financieras adversas, la necesidad de continuar avanzando en el desendeudamiento y los efectos directos e indirectos del proceso de consolidación fiscal.

Además, según el organismo que preside Luis María Linde el empleo ha moderado su ritmo de descenso, "más allá de lo atribuible a las contrataciones estacionales de los meses previos a la temporada estival", con un retroceso interanual de la ocupación del 4%, frente al 4,5% del período enero-marzo.

Durante el segundo trimestre, los costes laborales habrían prolongado la trayectoria de moderación que se había afianzado en el primer trimestre, aunque con una ligera contención en su pauta de ajuste.

Junto a la evolución de la productividad este comportamiento salarial habría determinado una "significativa" reducción de los costes laborales unitarios (en torno al 3% en tasa interanual).

En cuanto a la inflación, según el Banco de España es "previsible" que en lo que queda de ejercicio descienda "de manera significativa" desde el 2,1% de junio (1,7% en el promedio del trimestre), una vez que vayan desapareciendo los efectos de las subidas de la imposición indirecta y de precios regulados que se adoptaron en la segunda mitad del año pasado.

La entidad -que ha confirmado las previsiones del ministro de Economía, Luis de Guindos, que ayer señaló que la caída del PIB estaría próxima a cero- recuerda que la mayoría de los analistas anticipan una paulatina recuperación del PIB en la segunda parte de 2013 que se intensificaría en 2014 en toda la unión monetaria.

Sin embargo, recuerda que persisten riesgos como una intensificación de la crisis financiera, las dificultades en el proceso de reducción de deuda pública y privada, la debilidad del mercado de trabajo y una posible evolución más desfavorable de la demanda procedente del exterior.