El déficit del Estado cae un 20% en el primer trimestre y se sitúa en el 0,64% del PIB

Carlos Ocaña
Carlos Ocaña

El Estado registró en el primer trimestre un déficit de 6.900 millones de euros, en términos de Contabilidad Nacional, el 0,64% del PIB, lo que supone un descenso del 20% en comparación con la cifra del mismo periodo del año anterior, según los datos ofrecidos por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

Este resultado fue consecuencia de unos pagos que se situaron en 34.745 millones de euros, un 14,1% menos, mientras que los ingresos sumaron 27.845 millones de euros, lo que supone una caída del 12,4%.

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 9.161 millones de euros, inferior al déficit de 15.546 millones del primer trimestre de 2010.

El secretario de Estado indicó que, aunque es pronto para extraer conclusiones, se están cumpliendo las previsiones del Gobierno y añadió que a finales de año España debería ser capaz de lograr el objetivo del 6 % de déficit. Asimismo, Ocaña destacó que el nuevo sistema de financiación autonómica supondrá algunos cambios en la ejecución presupuestaria que implicarán un descenso de los pagos por transferencias a las comunidades autónomas y un aumento de los ingresos cedidos por la aplicación de los nuevos porcentajes de cálculo.

Los ingresos no financieros, que aportan datos del conjunto de las administraciones públicas antes de descontar la participación de las administraciones territoriales, ascendieron a 45.906 millones, el 2,7 % más. También aumentaron el 2,7 % los ingresos impositivos, el 91 % del total, hasta los 41.857 millones, a pesar, según Ocaña, del mayor número de devoluciones, sobre todo en el IVA, sin lo cual se habrían incrementado el 5 %.

La recaudación por impuestos directos fue de 20.820 millones y por indirectos de 21.037 millones, el 5,4 % más debido al IVA, cuya recaudación ascendió a 15.748 millones, el 8 % más que en el mismo periodo de 2010.

Por el IRPF, se obtuvieron 19.672 millones, el 2,4 % más, debido al incremento del 3,5 % de los ingresos por retenciones del trabajo.

Además, el Impuesto de Sociedades recaudó 397 millones, si bien, afirmó Ocaña, su evolución en este periodo es irrelevante hasta que se conozca el resultado del primer pago fraccionado en abril.

La recaudación por impuestos especiales descendió el 2,8 %, frente al retroceso del 4,4 % de febrero, a pesar de la peor evolución del Impuesto sobre Labores del Tabaco y del de Hidrocarburos.

Asimismo, los pagos no financieros se elevaron a 36.613 millones, frente a los 48.304 millones de hace un año, un descenso debido a la caída del 30,3 % de las transferencias corrientes, que representa el 50,1 % del total de pagos no financieros del Estado.

El capítulo de los sueldos y salarios del personal activo descendió el 5,1 %, mientras que los gastos del personal crecieron el 0,8 %.