Las bolsas asiáticas se tiñen de rojo al cierre en una sesión marcada por la volatilidad

Las principales bolsas asiáticas, a excepción del Nikkei japonés, han cerrado la jornada en negativo por las dudas que siguen existiendo sobre la economía china, aunque los recortes han sido más moderados que los experimentados en los dos últimos días. Los mercados asiáticos abrieron este miércoles en negativo para después virar al verde, aunque en el último tramo de la jornada volvieron al signo negativo.

En concreto, la Bolsa de Shanghai, la más importante de China, ha concluido la sesión con un descenso del 1,3%, hasta los 2.927 puntos, mientras que la Bolsa de Shenzen, la segunda más relevante del gigante asiático, ha caído un 2,9%, hasta los 9.899 puntos.

De este modo, el índice CSI300, que agrupa las mayores compañías cotizadas en Shanghai y Shenzen, cerraba la sesión con pérdidas cercanas al 0,6%, lo que ha llevado este indicador hasta los 3.025 puntos. La Bolsa de Hong Kong, por su parte, ha terminado la jornada con una caída del 0,7%.

El Nikkei, índice de referencia de la Bolsa de Tokio (Japón), ha escapado de las pérdidas asiáticas y ha cerrado la sesión con un avance del 3,2%, hasta los 18.376 puntos, después de seis jornadas consecutivas encadenando descensos.

Esta volatilidad de los mercados asiáticos ha afectado a las bolsas europeas, que han abierto la sesión de hoy con pérdidas superiores al 1%, en contraste con las ganancias logradas ayer. Parece que a los inversores no les convencen las medidas adoptadas por el Banco Central de China, que ayer anunció un recorte de los tipos de interés para frenar la sangría bursátil e inyectar liquidez en la economía.

EL IBEX 35 PIERDE DE NUEVO LOS 10.000 PUNTOS TRAS CAER UN 1,2% EN LA APERTURA

El parqué madrileño ha abierto la sesión de este miércoles con un recorte del 1,2%, lo que ha llevado al selectivo a perder la cota de los 10.000 puntos, con la mirada puesta de nuevo en Asia, cuyos mercados están viviendo hoy una jornada de gran volatilidad. Las bolsas chinas abrían este miércoles en negativo, aunque luego se daban la vuelta, para volver a caer a pocos minutos de echar el cierre.

El Nikkei, el índice de referencia del mercado japonés, ha salvado la jornada con un repunte del 3,2%, pero el mal dato de Wall Street, que ayer cerró en rojo, parece haber inclinado la balanza en los mercados europeos hacia el lado de las pérdidas. Así, el Ibex 35 caía hasta los 9.992 puntos en la apertura, con todos sus valores en negativo, a excepción de Abengoa, que empezó a cotizar a las 9.14 horas con una subida del 3,3%, situándose el valor de sus acciones en 1,02 euros.

Gamesa, por su parte, se situaba a la cabeza de los descensos en los primeros compases de la sesión, con un retroceso del 4,5%, seguida de OHL (-2,6%), IAG (-1,9%), Inditex (-1,8%), Iberdrola (-1,65%) y Técnicas Reunidas (-1,6%).

Las principales plazas europeas también despertaban en negativo, con descensos del 1,7% en Francfort, del 1,5% en Milán y París y del 1% en Londres.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situaba en el entorno de los 138 puntos básicos, tras abrir por encima de los 144 enteros, mientras que en el mercado de divisas el euro se mantenía estable en el nivel de los 1,1511 dólares.