La avaricia rompe el saco

javier_loterias

Los tecnicos de hacienda advierten a los agraciados con los premios del sorteo de navidad de las graves consecuencias de utilizar un decimo premiado para blanquear dinero. Los defraudadores estan ávidos de comprar uno de esos decimos, generalmente ofreciendo un sobreprecio del 10 % al 20% pero las consecuencias para el vendedor son nefastas. Un ejemplo; un agraciado con el gordo (400.000 euros) puede caer en la tentacion ante una oferta de compra de 450.000 euros. Si es detectado por Hacienda la multa puede ascender hasta los 200.000 euros mientras que el premio esta libre de impuestos.

Son conocidos casos como el del clan de los charlines y su sospechosa buena suerte. Se les acusa de comprar décimos de lotería o quinielas premiadas para blanquear hasta 2.400.000 euros. O Juan Antonio Roca, cabecilla del caso Malaya, que reconoció ante el juez haber comprado décimos premiados, se le acusa de lavar mediante este fraude cerca de 600.000 euros.

Los Técnicos de Hacienda advierten de que esta maniobra supone "un auténtico engaño" para los agraciados, ya que difícilmente podrán acreditar el origen de esos fondos ante una Inspección Tributaria, pudiendo terminar con un acta de inspección que supere, entre la deuda y la sanción, más de la mitad del importe ganado.

Frente a la difícil situación en que puede encontrarse el vendedor del boleto agraciado, el adquiriente, por el contrario, podrá "lavarse las manos", acreditando el carácter exento de sus fondos, ya que según la legislación vigente los agraciados por el Gordo y demás premios no deben abonar cuantía alguna a Hacienda.