La Troika destaca la solvencia de la banca pero pide mantener la vigilancia

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) afirmaron hoy que la solvencia de la banca española está por encima de los requisitos exigidos, pero pidieron un diagnóstico continuado sobre la calidad de los activos.

La Comisión y el BCE también piden al Gobierno español que controle el impacto en las entidades de la nueva ley que regula las ejecuciones hipotecarias, según las conclusiones preliminares de la tercera misión de revisión del programa de reestructuración y recapitalización de la banca española.

Las conclusiones fueron desveladas hoy tras la visita de los expertos comunitarios a España, realizada entre el 21 y 31 de mayo, en la que también colaboró el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El análisis concluye que el saneamiento del sector financiero español "se mantiene en el buen camino".

"Los mercados financieros españoles se han estabilizado aún más desde la última revisión, con una caída del interés de los bonos soberanos y corporativos junto a una menor volatilidad. En paralelo, la situación de liquidez del sector bancario español ha mejorado más", afirma.

Esta mejoría ha permitido a los bancos españoles ampliar su acceso a los mercados financieros y reducir su dependencia del banco central, destacan las dos instituciones.

La solvencia de la banca española también se ha visto reforzada gracias a la inyección de capital en parte del sector -con en torno a 40.000 millones de la ayuda de hasta 100.000 millones de euros concedida por los socios europeos- y a la transferencia de activos tóxicos al llamado "banco malo" (la Sareb).

Con todo ello, "los ratios de solvencia están por encima de los requerimientos regulatorios", destacan la Comisión y el BCE.

Los expertos consideran que las condiciones impuestas a España a cambio del préstamo europeo "están cerca de ser completadas" y que se han conseguido "logros" en el fortalecimiento de la regulación, el gobierno y la supervisión del sector financiero español.

Sin embargo, las dos instituciones consideran que "la puesta en marcha de los esfuerzos debe continuar" y apuntan, en concreto, a la reforma de la gobernanza de las cajas de ahorro y al cambio de procedimientos de supervisión del Banco de España.

"A pesar de estos acontecimientos positivos", la CE y el BCE advierten de los riesgos que aún encara el sector y de la necesidad de mantener una vigilancia estrecha sobre el mismo.

"Dada la situación económica adversa, las permanentes necesidades de desapalancamiento del sector no financiero español y el ajuste en el mercado inmobiliario, que sigue afectando severamente a la cantidad de préstamos y a la calidad de los activos del sector bancario español, se debe mantener un estrecho seguimiento del sistema", aseguran.

El objetivo de este control es "asegurar la estabilización definitiva de las entidades financieras españolas".

La Comisión y el BCE también piden al Gobierno español que controlen los efectos de la nueva ley que regula las ejecuciones hipotecarias, de modo que se analice si el resultado "es apropiado o si es necesario adaptarla para garantizar la estabilidad financiera".

EL FMI QUE LOS RIESGOS SOBRE LA ECONOMIA SE MANTIENEN

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) afirma que los "riesgos" para la economía española y, por lo tanto, para el sector financiero "se mantienen elevados", ya que España se encuentra inmersa en un "difícil" proceso de corrección de sus desequilibrios.

Ésta es una de las conclusiones del equipo de funcionarios del FMI que visitó Madrid entre los días 21 y 31 de mayo en el marco de la tercera misión de supervisión independiente del sector financiero en el contexto de la ayuda financiera europea para la recapitalización de los bancos.

Desde el FMI señalaron que medidas, tanto a nivel europeo como español, podría ayudar a "mitigar" estos riesgos y "acelerar" el retorno del crecimiento económico.

Entre las acciones que apuntan se encuentran, por ejemplo, la aplicación oportuna de la unión bancaria en Europa.

A nivel español, las prioridades incluyen la vigilancia continua de la salud del sector financiero, de la mano de una supervisión "estricta".

Además, destaca la importancia de culminar las reformas iniciadas en el marco del programa relacionado con la ayuda financiera europea para la recapitalización de los bancos.

Sobre la ejecución del citado programa, el organismo afirma que "sigue en marcha" y se avanza en las medidas especificadas que recoge el memorando del programa de entendimiento.

En particular, las medidas de recapitalización de las partes del sector bancario y de las transferencias de activos a la Sareb han dado un "importante impulso" a la liquidez y la solvencia del sistema.

Al mismo tiempo, agregó el FMI, el sentimiento del mercado financiero ha seguido mejorando desde la última misión de supervisión, con la prima de riesgo de la deuda soberana española muy por debajo de su nivel en el inicio del programa.

En este contexto, las instituciones comunitarias insisten en la necesidad de mantener un "análisis continuado" sobre la evolución de la calidad de los activos bancarios y de la solvencia y la resistencia de las entidades españolas, en particular con la vista puesta en el cercano final del programa de saneamiento bancario.