Toxo no descarta movilizaciones por la negociación colectiva y exige al Gobierno "prudencia" en el texto

Toxo no descarta movilizaciones por la negociación  colectiva y exige al Gobierno "prudencia" en el texto
Toxo no descarta movilizaciones por la negociación colectiva y exige al Gobierno "prudencia" en el texto

El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Ignacio Fernández Toxo, afirmó este sábado que no descarta llamar a la movilización ciudadana si el proyecto de ley sobre la reforma de la negociación colectiva que presentará el Gobierno el próximo viernes no es satisfactorio para el sindicato y exigió "prudencia" al Ejecutivo a la hora de elaborar el texto.

En declaraciones Europa Press Televisión, Fernández Toxo recordó que la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo ya provocó "una huelga general" y aclaró que, aunque hasta leer el texto que anuncie el Consejo de Ministros no quiere "anticipar acontecimientos", no descarta "absolutamente ningún escenario" de posibles movilizaciones.

"Yo no descarto absolutamente ningún escenario. Tenemos un conflicto con el Gobierno abierto todavía. No quiero anticipar acontecimientos, sólo llamo a la prudencia. Que se cuide el Gobierno de los amigos, estos que le aconsejan cortar por lo sano. No vaya a ser que se equivoque otra vez", apostilló.

En este sentido, el líder de CC.OO. expresó que hay contenidos de la reforma consensuados entre los sindicatos y la CEOE "que son muy aprovechables" y advirtió al Gobierno de que si va a "gobernar de forma unilateral" no termine siendo "el pagano de la ruptura del desacuerdo entre empresarios y sindicatos".

"En esa suerte de equilibrio entre empresarios y sindicatos, a lo mejor lo que hace es una avería a la negociación colectiva que luego cueste reparar y, a lo mejor, los daños colaterales los acaba sufriendo el Gobierno", sopesó. ADELANTO ELECTORAL.

Además, sobre un posible adelanto electoral de los comicios generales previstos para marzo de 2012, Toxo destacó que la situación económica del país "no se resuelve con el anuncio de la no presentación" del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ni con el anuncio de la candidatura a las primarias del PSOE del vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, sino con un "giro a la orientación política económica".

"El problema no es si se anticipan o no las elecciones, sino el programa que gobierne el país. No descarto la anticipación electoral si es el ultimo recurso, pero yo sería más partidario, ahora que viene la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), que el Gobierno se aproveche para dar un giro a la orientación política económica", explicó.

Así, reconoció que no se siente "en absoluto responsable" de la ruptura de las negociaciones con la patronal y lamentó que las posiciones estaban "lo suficientemente cerca" como para haber llegado a un acuerdo de no haber sido por "el cambio radical" de actitud de la CEOE.

Toxo indicó que haber atravesado la cita electoral de los comicios autonómicos y locales del pasado 22 de mayo "no ha ayudado" a la negociación, sino que "más bien ha interferido" de manera "negativa" ya que varios sectores empresariales, según reprochó, se han animado tras la fecha a plantearse "objetivos que no estaban sobre la mesa".

Por último, y preguntado sobre qué tipo de relación va a mantener ahora con la CEOE, Toxo, aunque apuntó que aún "es difícil de evaluar" pues "han pasado muy pocas horas", reconoció que el sindicato tendrá que "hacer un esfuerzo" con la patronal para intentar revertir las malas cifras del desempleo del país.

CEOE dice que UGT y CCOO querían entrar en las pymes y "no lo podía permitir"

La CEOE asegura que la petición de los sindicatos de querer entrar en las pequeñas y medianas empresas fue una de las causas de la ruptura de la negociación colectiva y que la patronal "no lo podía permitir".

En una entrevista en El País, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, afirma que los agentes sociales estuvieron muy cerca de un acuerdo la semana después de las elecciones pero que posteriormente los sindicatos dijeron que querían intervenir en las empresas, incluidas las pymes.

"Les dijimos que bajo ningún concepto", asevera Rosell, tras añadir que los empresarios no podían permitir "sindicalizar" las pymes cuando en España no es obligatorio tener representación sindical en empresas de menos de 50 trabajadores.

Rosell añade que los sindicatos podrían haber sido "más ambiciosos" en la negociación y cree que tuvieron "miedo de que sus bases no lo entendieran".

Sin embargo, los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, aseguran, en el mismo periódico, que la culpa de la ruptura fue de la patronal por proponer medidas que suponían un "retroceso de decenios" -apunta Toxo-.

Los dirigentes sindicales dicen que cuando la patronal se había comprometido a que la vigencia de los convenios no excluyera a los jefes de equipo y a los trabajadores de empresas de menos de seis empleados presentan otro documento distinto.

Toxo explica que en ese nuevo texto insistían en que los convenios que expiraran no fueran renovados automáticamente y decayeran, y era un "retorno al pasado más intolerable".

Méndez también criticó el documento de la patronal madrileña CEIM que exigía la creación de un contrato único con indemnización de 20 días por año trabajado, aunque Rosell niega que se introdujeran estas peticiones en la negociación colectiva y puntualiza que sólo se habló de que no se pueden mantener 43 modalidades de contratos diferentes.

El presidente de la patronal, reconoce que la difusión del documento de CEIM probablemente "ha distorsionado muchas cosas" y niega que cambiara los argumentos que defendía la CEOE desde el inicio.

Por otra parte, Toxo y Méndez consideran que la reforma que haga el Gobierno ya no implica a los sindicatos y mientras el líder de UGT pide "no hacer demagogia" al decir que rebajará el paro, el dirigente de CCOO asevera que "las reformas sin acuerdo no son eficaces".