Sordo y Alvarez avisan a CEOE de que "no vale cualquier acuerdo ni dar un portazo"

El secretario general de CC.OO., Unai Sordo, y el de UGT, Pepe Alvarez, han advertido este martes a CEOE y Cepyme de que "no vale cualquier acuerdo" de negociación colectiva "ni dar un portazo" a la negociación.

Antes del arranque de la concentración frente a la sede de las organizaciones empresariales, los líderes sindicales han asegurado que la negociación de los salarios o acaba en acuerdo o habrá conflicto, pero lo que no habrá será un "desacuerdo pacífico".

"No va a acabar sencillamente sin acuerdo, va a acabar con movilizaciones hasta que finalmente la patronal se siente en una mesa y sea capaz de entender cuál es la situación real que vive nuestro país. O hay acuerdo o va a haber conflicto", ha subrayado Alvarez.

"Tenemos voluntad de apostar por un acuerdo. Estamos a tiempo porque estamos mandando directrices para un Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva para los próximos dos años", ha indicado el líder de CC.OO., Unai Sordo.

Alvarez, por su parte, ha puesto de relieve que la patronal tiene que ser consciente de que "por muchas tretas que utilice finalmente se va a encontrar con la realidad pura y dura", que es que los trabajadores no están dispuestos a que los convenios colectivos estén "vacíos de contenido" y que la negociación no sea un instrumento para repartir la riqueza que se ha generado en los últimos años y que no se ha distribuido.

Sobre el comunicado emitido ayer por la patronal, que acusaba a los sindicatos de buscar "cualquier excusa" para romper la negociación, Sordo ha afirmado que la confederación que lidera Juan Rosell se dedica a "utilizar la estrategia del calamar", que consiste en "expulsar tinta para confundir al país y así huir de las responsabilidades que tiene para que los salarios suban de manera generalizada".

"Expulsa tinta porque miente cuando dice que la negociación no se desbloquea por la intransigencia de los sindicatos", ha insistido Sordo, a lo que Alvarez ha añadido una petición a la patronal para que "deje de equivocarse" y que "haga frente a sus responsabilidades".