S&P sube la nota de la Comunidad a un aprobado alto con perspectiva estable

Sede de Standard & Poor's
Sede de Standard & Poor's |Telemadrid

La agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's ha subido la nota de la deuda de la Comunidad de Madrid a un aprobado alto (de BBB a BBB+) con perspectiva estable.

En un comunicado, la agencia explica que esta revisión al alza se produce después de una subida similar de la nota de la deuda de España el pasado viernes por las muestras de solidez y equilibrio de la economía tras las reformas aplicadas por el Gobierno.

Standard & Poor's cree que la Comunidad de Madrid llevará a cabo una "reducción gradual" del déficit, a pesar de una "desviación de los objetivos" a finales de 2014.

Además, resalta que el Gobierno regional finalmente se ha adherido al Fondo de Facilidad Financiera y que Madrid es una de las regiones españolas "más saludables" en términos financieros.

Sin embargo, la agencia señala que la Comunidad madrileña no puede beneficiarse "completamente" de su política fiscal, ya que es un "contribuyente neto" al sistema de financiación estatal.

El pasado martes Standard & Poor's también revisó al alza la calificación de la ciudad de Madrid de BBB a BBB+ con perspectiva negativa sólo un día después de que el Ayuntamiento avanzara que estudia no renovar los contratos que mantiene con las agencias de calificación Standard & Poor's y Fitch, cuando venzan en diciembre, debido a que no tiene intención de emitir más deuda.

LA AGENCIA REBAJA LA CALIFICACIÓN DE CATALUÑA A BB- POR LAS "TENSIONES POLÍTICAS"

Standard & Poor's (S&P) ha rebajado la calificación de la deuda y el crédito a largo plazo de Cataluña de 'BB' a 'BB-', manteniéndose en grado de 'bono basura' y con perspectiva negativa, lo que ha argumentado por la "tensión política" con el Gobierno central.

Por otro lado, la agencia de 'rating' ha mantenido la calificación del crédito a corto plazo en 'B', ha informado este viernes en un comunicado.

S&P ha argumentado que la modificación a la baja refleja sus previsiones de un incremento de la tensión política entre Cataluña y el Gobierno central después de las elecciones del 27 de septiembre, y muestra el riesgo "de que la buena coordinación de los dos gobiernos para afrontar la deuda de la comunidad se vea comprometida".

La agencia ha considerado "probable" que la CUP dé su apoyo a Junts pel sí para formar gobierno, pero ha augurado que, a pesar de que la mayoría de escaños en el Parlament sean independentistas, Cataluña continuará siendo parte de España en el horizonte de 2017.

SUSPENSION DE LA AUTONOMIA

"No prevemos una secesión de Cataluña", ha manifestado S&P, argumentando que el Gobierno ha expresado su intención de usar todas las herramientas legales para evitar una declaración unilateral de independencia, y ha añadido que el Ejecutivo central podría acabar suspendiendo la autonomía de Cataluña basándose en la Constitución.

La agencia considera que la falta de mayoría de votos a favor de la independencia debilita los argumentos de los partidos independentistas, y no espera una declaración unilateral, que añade que tendría un "impacto grave" en la economía catalana.

Ha añadido que el Gobierno central continuará dando apoyo financiero a Cataluña y que, "a pesar de la posibilidad de que aumenten las tensiones políticas, el Govern seguirá aceptándolo".

Sin embargo, añade que la rebaja de la calificación responde a que existe "un riesgo mayor de una ruptura de la comunicación y de la coordinación entre los dos gobiernos".

También ha afirmado que su visión de la ejecución del presupuesto de la Generaltiat es "muy débil", así como su gestión financiera, y ha hecho referencia también a que Cataluña tiene una deuda muy elevada y muy poca capacidad de generar liquidez, por lo que depende del Gobierno central.

Por otra parte, la agencia ha destacado que la economía catalana es "fuerte", y ha remarcado el compromiso del Gobierno central para dar respuesta a las necesidades financieras de las regiones.

PERSPECTIVA NEGATIVA

S&P ha señalado que la perspectiva negativa responde a que prevé que la tensión entre los dos gobiernos se incremente en los próximos meses e interfiera en los acuerdos para que el Gobierno central siga financiado a Cataluña para que ésta pueda pagar sus deudas.

Ha afirmado que una revisión de la perspectiva de negativa a estable requeriría constatar que en los próximos doce meses no se ha incrementado la tensión política y que la ejecución presupuestaria y económica de Cataluña permaneciera en línea con el escenario base de la agencia entre 2016 y 2017.