Rajoy rechaza modificar el IVA pero ve posible la reforma de las pensiones antes de 2014

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó este miércoles que "es posible" que la reforma del sistema de pensiones se complete este mismo año y que espera que la del sistema tributario se apruebe el que viene; ésta última será completa, y antes "no hay prevista una reforma del IVA a corto plazo".

Rajoy hizo estas declaraciones en la rueda de prensa conjunta que ofreció en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, a quien presentó el Plan de Reformas del Gobierno español. Fue, aseguró, una "reunión muy útil" e "interesante" en la que apreció una "gran sintonía" y "conexión" entre ambos ejecutivos, con "muchos planteamientos comunes".

En este sentido, el presidente quiso recalcar que las reformas que está implementando su Gobierno las hace "por convicción" y no por recomendaciones como las que le trasladó la semana pasada la Comisión Europea. Según dijo, tanto la tributaria como la de las pensiones estaban ya incluidas en el Plan Nacional de Reformas, y la de los impuestos tiene su base en la Ley de Emprendedores que ya aprobó el Ejecutivo.

Incluso, deslindó la urgencia de ambas reformas de la prisa que le haya podido insuflar Bruselas. Insistiendo en que no ha recibido "peticiones adicionales" para 2013, afirmó que, creyendo como cree que son buenas para los intereses generales, "cuanto antes se hagan mejor", por lo que las llevará a cabo "a la mayor celeridad posible": la de las pensiones este año y la del sistema tributario el que viene.

PENSIONES

La primera la calificó de "un tema capital para nuestro país" que irá encaminada en todo momento a garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones, "del que todos estamos orgullosos" y cuya pervivencia es "una prioridad absoluta" para su Gobierno.

Desmintiendo tácitamente las acusaciones que se le formulan desde la izquierda por su supuesta pretensión de fomentar su privatización, esgrimió que la de pensiones es la única partida presupuestaria que no ha bajado.

Sin embargo, argumentó, el descenso de 3,3 millones de cotizantes y el incremento de 700.000 pensionistas desde 2007 han hecho que la Seguridad Social esté en déficit desde 2010 y haya que "plantear el debate sobre su sostenibilidad".

El primer paso para ello será que el grupo de expertos que ha constituido el Gobierno entregue "en unos días" el informe que se le ha solicitado. Entonces el Ejecutivo lo llevará al Pacto de Toledo para abordarlo entre todos los partidos y después se aprobará.

IMPUESTOS

Por lo que respeta a la reforma tributaria, Rajoy anunció que sus objetivos serán fomentar el ahorro, la inversión empresarial, la creación de empleo, la I+D+i y las alternativas a la financiación bancaria, todo ello sobre la base de la Ley de Emprendedores.

En este sentido, restó importancia vinculante a las recomendaciones de la Comisión Europea, que limitó a que, como a otros países, ha preguntado a España si es conveniente que mantenga tantos productos sometidos a un tipo superreducido de IVA. Rajoy afirmó que el Gobierno "está explorando soluciones" a este respecto pero que no tiene pensado "tomar ninguna decisión".

Subrayando que él no tiene interés en subir los impuestos pero recordando el compromiso de déficit, dijo que espera no tener que volver a hacerlo en toda la legislatura, y que, "si acaso", lo que hará la reforma tributaria del año que viene será subir unos impuestos y bajar otros. Antes de esa fecha, no tiene "prevista" una reforma del IVA "a corto plazo".

Por lo demás, Rajoy defendió su política económica destinada a "corregir los graves desequilibrios que nos han traído a esta situación" y los "avances" cosechados en el déficit público, la inflación, la balanza comercial y la prima de riesgo. "La corrección de desequilibrios es el prólogo de una recuperación económica que será percibida por los españoles", vaticinó.

Según explicó, a Durao Barroso le planteó también otros intereses españoles como el Corredor Mediterráneo, la interconexión eléctrica, la cooperación con Iberoamérica, el acuerdo pesquero de la UE con Marruecos y la petición de que el industrial que se firme con Japón tenga en cuenta las necesidades del sector automovilístico europeo y en particular español.

En clave europea, el presidente español señaló que la UE ha de avanzar hacia la unión política, fiscal, bancaria y de mercado y transmitir a los ciudadanos el mensaje de que la Unión se ocupa de sus problemas, como el desempleo juvenil y las ayudas a las pymes.

BARROSO: LA ECONOMÍA ESPAÑOLA HA PASADO DEL DRAMA A LA CONFIANZA

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha elogiado este miércoles las reformas emprendidas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y le ha pedido que prosiga con estos esfuerzos porque España "está mejorando mucho su competitividad".

"He transmitido al presidente Rajoy y a sus ministros el reconocimiento de la Comisión por los importantes pasos dados por el Gobierno español y los esfuerzos realizados para llegar a una recuperación sostenible de la economía y a una reducción del inaceptable nivel de desempleo", ha dicho Barroso en rueda de prensa conjunta con Rajoy tras la reunión entre el colegio de comisarios y parte del Gobierno español.

"Es muy importante que España continúe avanzando de manera decidida" con las reformas en línea con las recomendaciones planteadas por Bruselas, ha insistido Barroso. "Hemos planteado recomendaciones muy claras. Me alegra de que haya una gran convergencia entre España y la Comisión sobre las prioridades en reformas", ha agregado.

No obstante, el presidente del Ejecutivo comunitario ha eludido precisar cuáles son las reformas que considera más urgentes -a diferencia de lo que hizo hace unas semanas con el presidente francés, François Hollande- y tampoco se ha pronunciado cuando Rajoy ha dicho que, en contra de la recomendación de Bruselas, no tiene previsto subir el IVA. "Compete a las autoridades de España -a su Gobierno, a su Parlamento, a sus ciudadanos, a sus autonomías, a sus ayuntamientos, a todos los españoles- encontrar la mejor manera de implementar esas reformas", se ha limitado a señalar, antes de insistir en sus elogios a la política de Rajoy.

"Hace algún tiempo había un drama sobre la situación de España, vamos a hablar con mucha verdad, había un drama sobre eso y hoy no, hoy hay mayor confianza", ha subrayado el presidente del Ejecutivo comunitario.

A su juicio, ello se debe no sólo a las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo sino a que "las autoridades españolas han transmitido convicción en términos de controlar los gastos, que es esencial, pero también en términos de empezar y proseguir con determinación algunas reformas para su competitividad".

"España está mejorando mucho su competitividad", ha subrayado Barroso. "Ya se puede decir que hay resultados concretos de las reformas iniciadas por el Gobierno de España", ha señalado. "Hoy hay un consenso general en Europa que, si queremos ganar la batalla de la globalización, tenemos que ser más competitivos y eso lo está haciendo España", ha apuntado. Por ello, en sus recomendaciones de política económica Bruselas ha destacado la "urgencia" de las reformas por encima de la consolidación fiscal, que debe continuar pero a un ritmo adaptado a cada país.

Barroso ha admitido no obstante que algunas reformas tardan más en dar resultados y ha asegurado que es "plenamente consciente de las graves consecuencias de la crisis en la sociedad española, las grandes dificultades a las que se enfrentan cada día las familias y las empresas españolas, y muy especialmente de la difícil situación de los jóvenes en busca de un empleo".