Rajoy mantiene que España crecerá en 2014 frente a quienes auguran recesión

RAJOYDEHOY_470CARRUSEL
RAJOYDEHOY_470CARRUSEL |Archivo

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha mantenido que la economía española crecerá en 2014 y ha dejado claro que el Gobierno así lo indicará en la actualización del plan de estabilidad y de reformas que enviará a Bruselas antes de fin de mes, a pesar de que haya analistas que auguran más recesión.

En rueda de prensa en la Moncloa tras reunirse con el primer ministro británico, David Cameron, Rajoy ha señalado que previsiones hay muchas y, además, para todos los gustos", y ha destacado que "la media de las apuestas" de los organismos y analistas es que el PIB español crecerá entre un 0,7 y un 0,8 por ciento el próximo año.

Ha recordado además que la primera previsión del Gobierno para 2012 fue una caída de la economía del 1,7 por ciento y que el año cerró finalmente con una contracción del PIB del 1,4 por ciento.

Rajoy, que ha reconocido que había leído el informe del banco británico HSBC que vaticina que España continuará en recesión, ha insistido en que el Gobierno enviará a Bruselas una previsión de crecimiento para 2014, aunque ha admitido que el futuro de la economía "depende de muchos factores" y ha recalcado la importancia de las decisiones que se adopten en la UE.

No obstante, ha insistido en que la política de contención del gasto y de reformas estructurales, junto al apoyo del Banco Central Europeo, permiten al Gobierno "afirmar hoy que en el año 2014 va a haber crecimiento económico en España y creación de empleo". Además, ha instado a la Unión Europea (UE) a plantearse si el Banco Central Europeo (BCE) debe seguir teniendo sus competencias actuales o ha de aumentarlas para que pueda equipararse a las del resto de bancos centrales del mundo.

ALABA LA "ENORME DIGNIDAD" DE LOS PORTUGUESES ANTE LOS RECORTES

Rajoy, alabó la "enorme dignidad" con la que los portugueses sobrellevan los recortes que aplica su gobierno y manifestó su apoyo a las reformas de su homólogo Pedro Passos Coelho, a pesar del rechazo del Tribunal Constitucional de su país.

Desde el "respeto" a la decisión de los jueces portugueses, que han tumbado varios de los recortes aplicados por el Gobierno en el último año, Rajoy subrayó que el pueblo "está sufriendo una situación muy dura y difícil y lo está sobrellevando con enorme dignidad", por lo que transmitió su "solidaridad y afecto", tanto hacia los ciudadanos como hacia el Ejecutivo de Passos Coelho.

"No es fácil tomar algunas decisiones e ir superando una a una las dificultades que surgen por el camino", dijo sobre su homólogo luso. "Estoy seguro de que al final tendrán sus frutos y Portugal volverá a la senda del crecimiento sostenible y la creación de empleo".

En este contexto, Rajoy señaló que "no es suficiente" para salir de la crisis con lo que están haciendo los países nacionales e hizo un nuevo llamamiento a poner en marcha políticas de crecimiento en la UE una vez que las naciones con mayores apuros están haciendo los deberes que se les han pedido.

Afirmó que la UE "debe hacer un esfuerzo mayor" y poner en marcha sus propias reformas para seguir avanzando en el camino hacia la integración comunitaria.