Montoro dice que la devaluación interna debe continuar porque está sacando a España de la crisis

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha indicado que la devaluación interna es un proceso que debe continuar en España porque es "positivo, está vivo, se realimenta" y está sacando al país de la crisis.

Durante su participación en los Desayunos Informativos de Europa Press, Montoro ha asegurado que la devaluación es "correcta y necesaria" y está contribuyendo a la estabilidad económica, junto con las reformas estructurales, que no deben detenerse.

A su parecer, la "gran lección" de la crisis económica es la importancia de mantener la estabilidad macroeconómica, puesto que cada vez que España se ha desviado de ese objetivo la inestabilidad le ha "aplastado" como país. "Debemos abrazarnos a ella", ha indicado.

El ministro ha resaltado también la importancia de mantener un nivel de precios bajo y ha avanzado que la inflación se mantendrá por debajo del 0,5% en noviembre y diciembre. "Si la inflación está baja, no la soltemos. Llevémosla al altar de la devoción social y animémosla a que siga así", ha subrayado Montoro, tras afirmar que este proceso de bajos precios ha sido compatible con la mejora de los márgenes empresariales.

En cualquier caso, el ministro ha asegurado que el "punto de inflexión" de la economía española "ya se ha producido" gracias a un proceso de desapalancamiento "de una circunstancias que no tienen parangón".

De hecho, el desapalancamiento de las familias se triplicó en 2012, mientras que las empresas aceleraron el ritmo de reducción de la deuda de los 30.000 millones de 2011 a los 75.000 millones en 2012 gracias a la apertura de los mercados. En este sentido, Montoro ha puesto como ejemplo la recuperación de la Bolsa de Madrid, que desde la mitad de 2012 hasta este otoño ha generado una capitalización de 250.000 millones, 25 puntos del PIB.

De la misma forma, se ha referido a los tipos de interés que está pagando el Tesoro por colocar deuda, que no llegan al 0,7% en el caso de las letras a un año ni al 4,1% en el bono a diez años, mientras que a finales de julio de 2012 el interés de este papel llegó a superar el 7,4%.

"Esto significa que las administraciones públicas se financian en mejores condiciones", ha señalado Montoro, tras recordar una vez más que el esfuerzo de consolidación presupuestaria del conjunto de las administraciones "ha sido realmente extraordinario".

SE CUMPLIRA EL OBJETIVO DE DEFICIT

En este sentido, ha señalado que en 2012 las administraciones hicieron un esfuerzo conjunto de 33.000 millones, de los que la mayor parte (30.000 millones) se concentró en la moderación del gasto público y el resto (3.000 millones) se consiguió con subidas de impuestos.

Preguntado por el objetivo de déficit de este año (6,5%), Montoro ha garantizado que el Gobierno "cumplirá" lo pactado, aunque ha admitido que no esta siendo "una tarea fácil" porque el PIB sigue cayendo en tasas interanuales y registrará un descenso medio del 1,3% en el conjunto del año.

Así, ha pedido que se valore el cumplimiento del déficit cuando se conozcan los datos definitivos del año porque además hay partidas que permitirán un ahorro importante y que redundarán en el cumplimiento de los objetivos, como la destinada a financiar los intereses de la deuda.

LAS PREVISIONES SE PUEDEN MEJORAR

En cualquier caso, Montoro ha aseverado que 2013 será el último año de la crisis y que en 2014 el PIB crecerá ya un 0,7%, una previsión "moderada" que puede ser superada por la realidad si se sigue financiando la recuperación económica del país. "Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo", ha dicho.

De cara a 2014, el titular de la cartera de Hacienda ha resaltado la importancia de impulsar el crecimiento económico, seguir reduciendo el déficit y seguir apostando por las reformas. "Hay que seguir haciendo reformas y confirmar los valores inherentes a la estabilidad", ha dicho.

LOS AJUSTES NO RECAEN SOBRE LOS MAS DEBILES

El ministro ha defendido la política que está llevando a cabo el Gobierno, con numerosos ajustes económicos que descansan más sobre los sectores con más capacidad. De hecho, ha asegurado que "no es cierta" la crítica política de que las capas más débiles de la sociedad son las que más sufren los recortes.

Estas capas sociales, ha dicho, sufren las consecuencias de la crisis, pero no de la política económica, que ha ido dirigida a conseguir que los que más tienen aporten más. En concreto, Montoro ha explicado que los cambios normativos de 2012 evitaron perder 11.000 millones de euros en recaudación, de los que 4.800 millones provinieron de los grandes contribuyentes.

"La subida de impuestos tan cacareada ha radicado sobre los grandes contribuyentes", ha aseverado, tras reconocer que, a veces, la política tributaria no es bien recibida por las empresas, aunque al final las convierta en compañías "más fuertes y viables" y ayude al país a superar la crisis a través de la recuperación de grandes figuras tributarias, como el Impuesto de Sociedades.

2014, UN AÑO DE CRECIMIENTO Y EMPLEO

En cualquier caso, el ministro ha garantizado que 2014 será un año de crecimiento económico y creación de empleo, puesto que ya los propios modelos económicos anticipan la generación de nuevos puestos de trabajo. "La ministra de Empleo, Fátima Báñez, podrá decir ya en primavera que efectivamente está aumentando la afiliación", ha dicho.

Así, ha insistido una vez más en que las cosas "están cambiando", lo que permitirá ir devolviendo poco a poco a los españoles los esfuerzos realizados en la primera mitad de la legislatura. "Les diremos que el esfuerzo ha valido la pena, ha acortado la crisis y ha hecho de nuestro país un socio fiable", ha aseverado.