Montoro apuesta por un "consorcio bancario" de entidades y el ICO para el pago a proveedores

Cristobal Montoro
Cristobal Montoro |Telemadrid

El ministro de Hacienda y Administración Pública, Cristóbal Montoro, ha precisado este martes en un receso del Pleno del Congreso de los Diputados que el nuevo mecanismo que se aprobará este viernes para garantizar el pago de facturas pendientes a proveedores pasará por un "consorcio bancario" en el que estén tanto el Instituto de Crédito Oficial (ICO) como diferentes entidades bancarias.

En declaraciones a los medios, el ministro ha señalado que el modelo definitivo en el que se trabaja junto con el Ministerio de Economía busca la "fórmula más económica para el Estado", lo que "pasa por un consorcio bancario con la presencia del ICO", pero también contando con "el compromiso y la gestión de las entidades bancarias españolas", que son las que pueden garantizar una "movilización de recursos mucho mayor" de la que hasta ahora se ha podido realizar a través de las líneas ICO.

Aunque no ha precisado la cantidad de dinero que se aportará a este mecanismo sino que se ha limitado a decir que será una "cantidad importante", Montoro ha garantizado que no impactará en el déficit público "excepto en un pequeño apartado de afloramiento de facturas no reconocidas en contabilidad", por lo que ha confirmado que la cifra definitiva se acercará a la adelantada en diciembre del 8%. "No estamos ante un nuevo afloramiento de déficit público, sino ante el reconocimiento de una deuda pendiente de pagar", ha insistido.

EN TODAS LAS ADMINISTRACIONES

Una deuda que está presente en todas las comunidades autónomas y corporaciones locales, según el ministro, rechazando las declaraciones de "algunos dirigentes en algunos territorios de que allí no hay facturas".

Así, ha subrayado que "basta con ir a algunos territorios para escuchar las quejas, muy fundamentadas, de quienes no están cobrando", y ha recordado que la morosidad de las entidades públicas, "que es muy alta, está provocando muchísimas dificultades en el mundo económico, en las pymes y en los autónomos", provocando de hecho "muchos cierres de empresas que no pueden refinanciarse en los bancos"."Le damos un gran valor a la inyección económica de recursos para emprendedores, que tendrá una gran importancia porque detrás hay multitud de pymes, de autónomos y de grandes empresas proveedoras de servicios públicos, fundamentalmente de sanidad pública", ha defendido, concluyendo que esta medida avanzará en la "recuperación de la imagen de España".

DE GUINDOS DICE QUE EL RETRASO ESTÁ TENIENDO UN "IMPACTO EXTREMADAMENTE NEGATIVO"

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha defendido las medidas emprendidas por el Gobierno para facilitar los pagos de comunidades autónomas y ayuntamientos a proveedores porque el retraso en los mismos está generando un "impacto extremadamente negativo" desde el punto de vista económico. En una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, De Guindos ha recordado que el crédito hipotecario cayó un 6% el año pasado y que las pymes están sufriendo un "estrangulamiento" que hace que abordar estos problemas sea una "prioridad muy, muy importante" para el Gobierno. "Es un tema básico", ha añadido.

En este sentido, el titular de la cartera de Economía ha recordado que Ejecutivo ya aprobó una línea ICO para facilitar el pago a proveedores y los vencimientos de deuda a las comunidades autónomas y ha asegurado que en un "brevísimo plazo" se aprobará una línea similar para los ayuntamientos. De Guindos ha explicado que muchos de estos problemas se deben al desequilibrio presupuestario que sufren muchos entes territoriales, por lo que ha considerado fundamental "abordar y corregir" los déficit de cada administración. A su parecer, la liquidez mejorará cuando se corrija esta situación y se perciba la corrección.

En cualquier caso, ha reiterado que el Gobierno no dejará caer a ningún ente territorial, sino que intentará aliviar sus problemas para hacer frente a los pagos y el "estrangulamiento" de liquidez que sufren las pymes. "La contrapartida será, lógicamente, el ajuste presupuestario y una evolución rápida hacia el equilibrio", ha indicado.