Miles de manifestantes piden en Madrid el 1 de mayo mejores salarios y reparto de la riqueza

La manifestación del 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, ha vuelto a tomar este martes las calles de la capital para reclamar mejores empleos y mayores salarios, pensiones dignas y más igualdad.

Bajo el lema 'Tiempo de ganar. Igualdad. Mejor empleo. Mayores salarios. Pensiones dignas', los sindicatos han tomado las calles de más de 70 ciudades españolas para luchar contra la creciente precariedad y desigualdad laboral, que se ha agravado "por los años de la crisis económica, las reformas laborales y por las políticas de austeridad impuestas por los diferentes gobiernos desde el inicio de la crisis".

La manifestación ha empezado en torno a las 12 de la mañana en la plaza de Neptuno teñida de morado, por las banderas que predominaban y a ritmo de batucada. En la marcha, que finalizará con la lectura del manifiesto en la Puerta del Sol, se han podido leer carteles pidiendo empleo de calidad y reivindicaciones feministas.

Según han confirmado ambas centrales sindicales, este primero de mayo es la continuación de la manifestación "morada" de la lucha por la igualdad de las mujeres en España y de las de los pensionistas. Los sindicatos también han querido centrar la marcha en pedir también a la patronal y al Gobierno que avance en la negociación.

En la movilización también han estado presentes el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que han apoyado a los trabajadores de La Zarzuela; el coordinador confederal de IU, Alberto Garzón, y el diputado de Ciudadanos, Sergio del Campo.

CCOO Y UGT DICEN QUE YA NO HAY "RESIGNACIÓN"

CCOO y UGT señalaron este martes que "este país ha dejado de lado la resignación y sabe que ahora hay dinero" y destacaron que este Primero de Mayo será "el punto de partida para repartir la riqueza". Así lo han señalado los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, ataviados con pañuelos morados (en apoyo a los movimientos de mujeres), en la rueda de prensa previa a la manifestación en Madrid por el Día Internacional del Trabajo, en la que estuvieron acompañados de los líderes sindicales de Madrid, Jaime Cedrún de CCOO, y Luis Miguel López Reillo de UGT.

Sordo explicó que este Primero de Mayo tiene lugar "en un momento de especial trascendencia para la mayoría social de este país", puesto que tras cuatro años de recuperación económica "la mayoría social de este país está saliendo de la psicosis de la crisis". "Cuando son cuatro años de crecimiento sin reparto, la mayoría social del país sale de la psicosis de la crisis y cada vez se está movilizando de forma más permanente", señaló, y en este punto dijo que CCOO y UGT "queremos ser un factor que impulse ese proceso de movilización".

El responsable de CCOO apuntó que las organizaciones empresariales "son las responsables de gran parte del bloqueo" de las negociaciones de la subida salarial y este año marcará un "punto de inflexión".

Mientras, el líder de UGT añadió que "estamos ante un Primero de Mayo feminista, juvenil y pensionista" y que "el Gobierno, la patronal, deberían ser conscientes de que este país ha dejado de lado la resignación y sabe que ahora se puede, que ahora hay dinero". Álvarez advirtió a la patronal CEOE que "o deja de dilatar, o deja de jugar en la negociación del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), o con toda seguridad este año no va a pasar como el 2017, no vamos a levantarnos de la mesa sin más, habrá movilizaciones crecientes, tantas como los trabajadores crean que son necesarias".

En esta línea, Sordo aportó que a los sindicatos "no nos va a valer cualquier acuerdo" y subrayó que sería "importante" firmarlo antes de verano. "Queremos un acuerdo, que sirva para recuperar los salarios en los convenios, la opción del no acuerdo va a llevar asociado un proceso de movilización".

INSUFICIENTE ACUERDO SOBRE PENSIONES

Respecto al acuerdo entre el Gobierno y el PNV para subir las pensiones conforme al IPC en 2018 y 2019, los sindicatos declararon que es "absolutamente insuficiente" y reclamaron un Pacto de Estado para garantizar que las pensiones sean suficientes "ahora y en tres décadas". Aseguraron que "nadie nos ha comido la merienda" en esta materia, puesto que el acuerdo supone "meter en el congelador" la reforma de pensiones de 2013, manteniéndose vigente.

El responsable de UGT dijo que "a quienes han comido la tostada es a Ciudadanos" porque el PNV, con el acuerdo, ha puesto de manifiesto es que "a los señores de Ciudadanos no les interesan los pensionistas".

Tanto el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, como el de UGT, Pepe Alvarez, dejaron claro durante la presentación de la marcha del 1 de mayo que "o de manera inmediata el diálogo da resultado y las mesas que hay abiertas con el Gobierno y la patronal empiezan a tener vida y se empiezan a solventar los problemas o este 1 de mayo sería el prólogo de un año en el que la movilización y la lucha, con toda seguridad, será el elemento clave para recuperar los derechos perdidos".

Además, ambos coincidieron en que las reivindicaciones del 1 de mayo son "muy comprensibles" y responden a la mayoría de los intereses de la sociedad. Así, los sindicatos piden una subida salarial nítida a través del acuerdo de negociación colectiva con la que se recupere el poder de compra e incluso la eficacia económica, que se reparta la riqueza y que haya unas pensiones dignas y una igualdad efectiva.

LLAMAMIENTO MASIVO A LA PARTICIPACIÓN

Tanto el secretario general de CC.OO. como el de UGT resaltaron que este primero de mayo tiene "siempre sentido", pero que especialmente este año tiene más sentido porque la sociedad está movilizada por diferentes reivindicaciones. "Llamamos a los trabajadores, a los pensionistas y a los ciudadanos de España a inundar las calles el 1 de mayo, porque somos conscientes de que las movilizaciones son la palanca para cambiar las políticas en nuestro país hoy más que nunca", según dijo Álvarez.

Por su parte, Sordo resaltó que España llevaba mucho tiempo sin tener unas condiciones como las que hoy existen desde el punto de vista de la movilización. "Lo que ha ocurrido en 2017 y en los meses que llevamos de 2018 pone de manifiesto que la sociedad vive una situación de disconformidad múltiple", añadió Álvarez.