Madrid cierra 2016 con una subida del 3,6% en el precio de la vivienda usada

El Gobierno dará ayudas de hasta 10.800 euros a jóvenes para comprar vivienda
El Gobierno dará ayudas de hasta 10.800 euros a jóvenes para comprar vivienda

Madrid ha finalizado 2016 con una subida interanual en el precio de la vivienda usada del 3,6 por ciento, lo que sitúa el precio del metro cuadrado en la capital en 2.921 euros, según el último informe de precios de idealista.

Atendiendo a su máximo histórico, alcanzado en la ciudad de Madrid el segundo trimestre de 2007 (4.035 euros/metro cuadrado), la caída acumulada es del 27,6 por ciento.

Todos los distritos de la capital consiguen cerrar el año en positivo. La mayor subida se ha producido en Villaverde, donde los propietarios piden un 11 por ciento más por sus viviendas, seguido de Arganzuela, con un incremento del 9,7 por ciento, Chamberí con un 8 por ciento y Latina (7,9 por ciento).

A pesar del importante incremento Villaverde es un ejercicio más el distrito más económico (1.382 euros/metro cuadrado), mientras que en el lado opuesto de la tabla está el distrito de Salamanca (4.590 euros/metro cuadrado), el más caro de la ciudad. Por detrás se sitúan Chamartín (4.072 euros/metro cuadrado) y Chamberí (4.060 euros/metro cuadrado).

Sólo 18 de los 121 barrios analizados por idealista han visto caer sus precios en 2016, la mitad de los que caían el ejercicio anterior.

La mayor caída es la producida en San Fermín (Usera) con un descenso del 11,6 por ciento y Santa Eugenia (Villa de Vallecas) donde han bajado un 7,8 por ciento. Menores son las caídas en el céntrico barrio de Huertas-Cortes (-5,6 por ciento) y en el barrio de Abrantes en Carabanchel (-5,2 por ciento). En el lado opuesto están las subidas en Amposta, el barrio de San Blas, donde han subido un 15,4 por ciento. Le siguen Delicias en Arganzuela (15,3 por ciento), Ventilla - Almenara en Tetuán (14,6 por ciento) y Arg~elles (13,7 por ciento) en Moncloa.

El barrio de Recoletos, en el distrito Salamanca, es el más caro de la capital con 6.144 euros/metro cuadrado de media y el único con un precio superior a los seis mil euros por cada metro cuadrado. Le siguen Castellana, también en Salamanca, con 5.445 euros/metro cuadrado, y Jerónimos en Retiro (5.246 euros/metro cuadrado). El barrio más económico de Madrid es San Cristóbal en Villaverde (961 euros/metros cuadrados), seguido por Entrevías en Puente de Vallecas (1.118 euros/metro cuadrado), y San Andrés en Villaverde (1.291 euros/metro cuadrado).

EL PRECIO MEDIO EN LA COMUNIDAD SUBE UN 1,1 POR CIENTO

El precio medio en la comunidad creció un 1,1 por ciento hasta los 2.375 euros/metro cuadrado. En 2016 los municipios analizados por idealista en la Comunidad de Madrid han registrado comportamientos divergentes.

La mayor subida se ha producido en Parla, con un incremento del 15,6 por ciento. Le siguen Alcalá de Henares (9,5 por ciento), El Molar (5,8 por ciento) y Leganés (5,6 por ciento). En el lado opuesto encontramos la caída de Collado Mediano, donde los propietarios piden un 9,9 por ciento menos por sus viviendas que hace un año. Ciempozuelos (-7,4 por ciento), Villarejo de Salvanés (-5,2 por ciento) y Miraflores de la Sierra (-5,1 por ciento) completan la lista de las mayores caídas.

Un año más, La Moraleja es el mercado más exclusivo de la comunidad, con 4.346 euros/metro cuadrado. Le siguen Pozuelo de Alarcón (3.013 euros/metros cuadrados) y Majadahonda (2.652 euros/metro cuadrado).

Para el jefe de estudios de idealista, Fernando Encinar, "2016 ha sido un año de inflexión tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2007".

"Aunque el año se cierra con una moderada variación negativa, durante el último trimestre la tendencia bajista que acumulaba durante los últimos 12 meses parece haberse revertido", ha indicado.

El año del "desgobierno político" es también el de la vuelta a la normalidad del mercado, que se produce a tres velocidades distintas. En primer lugar, con un crecimiento interanual de dos dígitos se encuentra Barcelona.

Los precios en la capital catalana llevan una recuperación del 30 por ciento desde que llegaran a sus mínimos, en 2013. En Palma de Mallorca, a pesar de que los precios se han incrementado también más de un 10 por ciento, la recuperación desde mínimos todavía es del 14 por ciento.

En otras capitales como Madrid, Valencia, Sevilla, Alicante o San Sebastián el crecimiento no es tan fuerte pero la recuperación es clara y ambas ciudades han dejado ya atrás la crisis inmobiliaria. En tercer lugar quedan amplias regiones de España donde el precio de la vivienda usada sigue cayendo un año más, y no hay visos de mejora. Un stock que no termina de limpiarse y una falta de demanda siguen tensionando los precios a la baja.

Aunque todavía no hay cifras oficiales de compraventas en 2016 todo hace prever que el año cerrará por encima de las 400.000 operaciones cerradas, sostenidas principalmente por los buenos datos de ventas en Barcelona, Madrid, Málaga, Valencia y Alicante.

A este incremento en las ventas ha contribuido la reactivación del mercado hipotecario que ha tenido un crecimiento interanual en torno al 20 por ciento. La "guerra comercial" entre entidades parece haberse trasladado a las hipotecas de tipo fijo, que ya suponen un 30 por ciento del total de las hipotecas concedidas. Esto está provocando que los precios se estén reduciendo y que las novaciones (cambios de condiciones de las hipotecas existentes) se comiencen a decantar por ellas.

Según Idealista, en 2017 se verá un "suma y sigue" de estas tres tendencias: mejora de precios en algunos mercados mientras que en otros los precios seguirán ajustándose; aumento de la concesión de hipotecas, especialmente las de tipo fijo y crecimiento sostenido de las compraventas. Al final no hay mal que cien años dure y si bien podemos descartar una nueva burbuja sí estamos ante un cambio de ciclo en los grandes mercados inmobiliarios"