Llega a España la misión del FMI que supervisará el rescate bancario

fmi470_hoy
fmi470_hoy |archivo

Un grupo de técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) llega este lunes a España, donde permanecerán hasta el próximo 26 de octubre, con la misión de supervisar la situación del sector bancario español en el marco del programa de ayuda acordado por España con sus socios europeos para la recapitalización de sus bancos.

Según aseguró un portavoz de la institución dirigida por Christine Lagarde, el FMI solo está involucrado en la vigilancia del sector bancario, subrayando que el Gobierno español no ha solicitado ningún tipo de ayuda económica a la institución.

"Nuestro debate en este momento está centrado en el sector bancario y en la asistencia técnica que les ofrecemos", incidió el portavoz del FMI, Gerry Rice, quien afirmó que "España no ha solicitado apoyo financiero del Fondo".

En este sentido, Rice explicó que la vigilancia sobre el sector bancario español ya ha comenzado, puesto que la institución dirigida por Christine Lagarde cuenta con un "experto técnico" en Madrid que está trabajando con las autoridades y con sus socios.

Según explicaron fuentes del organismo internacional, una vez que los técnicos del FMI concluyan su misión en España entregarán un informe a las autoridades españolas y europeas que recogerá las conclusiones de esta visita.

ESPAÑA CONFÍA EN QUE EL SUPERVISOR BANCARIO EUROPEO ESTÉ LISTO CON RAPIDEZ

Por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, confió hoy en que el nuevo supervisor bancario europeo esté listo "con cierta rapidez" y permita así que la ayuda a las entidades financieras españolas no compute como deuda pública. "Es posible que con cierta rapidez esté en marcha la supervisión europea, que es exactamente el punto que a España le interesa", aseguró García-Margallo a su llegada a una reunión de los titulares europeos de Exteriores en Luxemburgo.

El ministro recordó que la condición pactada por los países de la zona euro para que la ayuda financiera de hasta 100.000 millones de euros que recibirá la banca española no castigue a la deuda pública del país es la puesta en funcionamiento de un nuevo supervisor único europeo, tarea que asumirá el Banco Central Europeo (BCE).

A priori, el objetivo era que esa supervisión común entrase en vigor en enero de 2013, aunque varias voces han indicado en las últimas semanas que ese plazo podría retrasarse. Entre otras cosas, está por decidir exactamente si el BCE asumirá las nuevas competencias desde el principio o lo hará progresivamente.

Para España, explicó García-Margallo, eso resulta "indiferente", pues para lograr que la asistencia a los bancos no compute como deuda pública sería "bastante con que haya un supervisor bancario, con independencia de su ámbito de control"."Si va a supervisar ese supervisor europeo solo a los bancos nacionalizados y sistémicos y en una segunda etapa a todos los bancos o si desde el primer momento tiene que ejercer su acción supervisora y de control sobre todos los bancos, a mi juicio es indiferente", indicó.

El asunto será uno de los temas centrales de la cumbre comunitaria que reunirá a los Jefes de Estado y de Gobierno del bloque el jueves y el viernes próximos en Bruselas. Según García-Margallo, no debería haber "dificultades" para que España consiga su objetivo, aunque recordó que "hasta el rabo todo es toro".