El Ibex pierde un 2,02% al cierre, el mayor descenso en un mes, y se coloca por debajo 10.400 puntos

El parqué madrileño ha caído un 2,02% al cierre de la sesión, el mayor descenso desde el 16 de marzo, que ha situado al Ibex 35 en la cota de los 10.344,9 puntos, arrastrado por el temor a una nueva crisis de deuda tras dispararse el 'spread' del bono español hasta los 230 puntos básicos.

Los mayores recortes del día fueron para Sacyr Vallehermoso (-5,51%), Gamesa (-4,09%), Ferrovial (-3,12%), Acciona (-3,11%) y Mapfre (-3,01%).

BBVA, por su parte, cedió un 2,9%, por delante de Banco Popular (-2,76%), Bankinter (-2,69%), Banco Santander (-2,6%) y Banco Sabadell (-1,34%). Repsol YPF cedió un 2,44% y Telefónica, un 1,16%. En el lado positivo sólo se situó Ebro Foods, con un avance del 0,21%.

El Ibex ha cotizado durante toda la sesión en el terreno negativo, pero pronunció su descenso de forma acusada tras concluir la subasta del Tesoro español, que ha colocado 4.659 millones de euros, cerca del rango más bajo de los objetivos previstos y a un coste superior u con la demanda por debajo de la anterior subasta.

No obstante, el selectivo logró contener el descenso en el entorno del 1,5% hasta la apertura de Wall Street. El mercado norteamericano ha abierto con descensos, después de que Standard & Poor's revisase a la baja la perspectiva de la nota 'AAA' de la deuda de EEUU, que pasa a ser "negativa" desde "estable".

Los 'números rojos' del parqué de Nueva York contribuyeron a pronunciar las caídas de todos los indicadores europeos, en medio de las noticias sobre la necesidad de que Grecia reestructure su deuda y la caída del euro.

EL RIESGO PAIS DE ESPAÑA SUPERA LOS 230 PUNTOS BASICOS

Por su parte, la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes escalaba hasta los 231 puntos básicos, con una rentabilidad del 5,562%, entre los rumores de reestructuración de la deuda griega y tras rebajar Standard & Poor's la perspectiva de 'rating' de EEUU.

En plazos de vencimiento más breves, el rendimiento de los bonos españoles a cinco años alcanzaba en los mercados secundarios el 4,806%, mientras el interés de la deuda a tres años escalaba al 4,177%.

El Tesoro Público español ha colocado este lunes 4.659 millones de euros entre letras a 12 y 18 meses, cerca del rango más bajo de los objetivos previstos, que se situaban entre los 4.500 y los 5.500 millones. Además, el coste de la operación ha sido superior al de la anterior subasta, mientras la demanda ha caído muy por debajo de la registrada entonces.

En el caso de Portugal, el diferencial de los bonos lusos respecto al 'bund' subía a 606 puntos básicos, con un rendimiento del 9,282%, mientras que la deuda irlandesa registraba un 'spread' de 646 puntos básicos y una rentabilidad del 9,710%.

Por su parte, el diferencial de los bonos griegos a diez años respecto a la deuda alemana con idéntico vencimiento escalaba hasta 1.146,2 puntos básicos, con una rentabilidad récord del 14,620%, por los incesantes rumores sobre la reestructuración de la deuda del país heleno.

De hecho, el rendimiento de los bonos griegos a cinco años alcanzaba el 19,230%, mientras que el interés de la deuda de Grecia con vencimiento a tres años se disparaba al 20,508%.

Aparte de los temores a esta posible reestructuración, los mercados incrementan su presión sobre los países de la periferia del euro después del espectacular ascenso en las elecciones finlandesas de los euroescépticos de ultraderecha 'Verdaderos Finlandeses', contrarios a la participación del país escandinavo en el rescate de Portugal, lo que aumenta las dudas respecto a la estabilidad en el seno del bloque del euro.