Iberia rebaja el ERE a 3.807 trabajadores, 693 menos de los previstos

barajas_iberia10.jpg
barajas_iberia10.jpg |Telemadrid

Iberia ha iniciado hoy el procedimiento para despedir, a través de un expediente de regulación de empleo (ERE), a 3.807 personas, el 19 % de su plantilla, y ha pedido a los sindicatos que no lleven a cabo las jornadas de huelga convocadas para protestar contra los despidos en la aerolínea. No obstante, la compañía ha presentado un Plan de Acompañamiento Social con el objetivo de reducir el impacto del expediente sobre el empleo mediante medidas como reducciones y congelaciones salariales, incrementos de productividad o flexibilidad.

Según fuentes sindicales, el colectivo más afectado sería el de trabajadores de tierra (unos 2.640), seguido del de tripulantes de cabina (unos 760) y el de pilotos (unos 320) y los despidos se realizarán entre el 14 de marzo y el 31 de diciembre.

La compañía, que inicialmente planteó una reducción de 4.500 puestos de trabajo, ha informado hoy de sus nuevas intenciones a sus empleados, representantes sindicales y al Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

30 DÍAS PARA UN ACUERDO

A partir de ahora, la dirección de Iberia y los sindicatos dispondrán de un plazo de 30 días para negociar el expediente de regulación de empleo, ha explicado la aerolínea en un comunicado. La presentación del ERE llega después de tres meses de negociaciones "infructuosas" con los representantes sindicales y en los que la compañía ha puesto sobre la mesa distintas alternativas que permitían alcanzar los objetivos de rentabilidad sin tener que recurrir a los despidos, según la misma fuente.

Iberia recuerda que entre 2008 y septiembre de 2012 ha perdido más de 850 millones de euros, lo que la ha obligado a tomar medidas "drásticas" de reducción de costes y mejora de ingresos unitarios para ser viable.

Pese a la presentación del ERE, la compañía asegura que tiene la "mejor disposición para llegar a un acuerdo" y que con esa voluntad acudirá a todas las reuniones con los representantes sindicales, pese a considerar que los 15 días de huelga convocados "no son la mejor situación para negociar de forma constructiva".

Por ello, la aerolínea pide a los sindicatos "que dejen a los clientes al margen de las disputas internas", pues estas tienen que resolverse "en la mesa de negociación y no mediante huelgas que agraven las pérdidas de la compañía".En cualquier caso, Iberia pondrá todas las medidas a su alcance para mitigar los efectos que las huelgas convocadas en febrero y marzo tengan sobre sus clientes, añade el comunicado.

FOMENTO APELA A RESPONSABILIDAD DE IBERIA Y SINDICATOS PARA EVITAR HUELGA

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha vuelto a apelar a la responsabilidad de la dirección de Iberia y de los sindicatos para alcanzar un acuerdo que evite la convocatoria de 15 días de huelga en un sector clave para la economía y el turismo español.

Pastor ha hecho estas declaraciones hoy en la inauguración del primer Congreso Mundial de Gestión del Tráfico Aéreo en Madrid, tan sólo unas horas antes de que Iberia comunique a los representantes de los trabajadores de tierra, tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) y pilotos, de manera conjunta, los planes de la compañía respecto al despido colectivo que presentará, tras el fracaso de la negociación.

Por su parte, los sindicatos de Iberia han calificado de "fraude" el ERE presentado este martes por la aerolínea

Tras más de seis horas de encuentro entre directivos de Iberia y sindicatos para informarles del plan de ajuste, se abre a partir de hoy un periodo de 30 días para negociar el ERE con los representantes sindicales, en los términos que recoge la legislación laboral vigente. Es decir, una indemnización de 20 días por año trabajado, con un límite de 12 mensualidades.

La negociación se desarrollará en cuatro mesas, una por colectivo, y otra conjunta con representación de todos los sindicatos, incluido el Sepla, según explicaron fuentes sindicales a Europa Press.

De hecho, la primera reunión tendrá lugar el próximo sábado, tres días después de la constitución de la mesa negociadora, con la convocatoria de 15 días de huelga como telón de fondo, paros de 24 horas que arrancarán el próximo lunes, 18 de febrero, y que se prolongarán en tres tandas de cinco días, hasta el 22 de marzo.

Los sindicatos, que se reunirán de nuevo este viernes con la ministra de Fomento, Ana Pastor, consideran "inevitable" la huelga, pero confían en que se den "los pasos necesarios que permitan desbloquear la situación".

De momento, estudian la documentación entregada por Iberia y redactan ya sus alegaciones a un plan que conllevará también EREs temporales y que, en su opinión, deja a la compañía "en un callejón sin salida".

EL PERSONAL DE TIERRA, EL MAS AFECTADO.

El ajuste afectará a unos 313 pilotos y a más de 759 tripulantes de cabina, mientras que el grueso recaerá en el personal de tierra, con un total de 2.735 efectivos, entre ellos 360 despidos solo en Barajas y 470 en el resto de aeropuertos, a los que se sumarán unos 531 empleos en mantenimiento, entre otros.

De igual forma, 371 despidos pertenecerán al área de carga; 389 bajas, al comercial; 47, al segmento corporativo; 152, al área financiera; 531, al mantenimiento, un total de 72 al departamento de Recursos Humanos; hasta 185, en la dirección de producción y 158, en sistemas, según informaron fuentes sindicales.

El plan de ajuste inicial, anunciado el pasado 9 de noviembre, incluía un recorte de plantilla de 4.500 personas, un 23% de la plantilla total, y una reducción de la capacidad del 15%. Así pues, la compañía plantea 693 despidos menos, rebajando en un 15,4% la reducción de plantilla.

PIDEN LA MEDIACION DEL GOBIERNO

En un receso de la reunión, el presidente del sindicato de TCO Sitcpla, Antonio Escobar, acusó a la compañía de aprovechar la vía del ERE para incluir "un descuelgue de todos los convenios", algo que no puede convivir con el Expediente de Regulación de Empleo ya en vigor y pactado con todos los sindicatos.

"Es una pataleta y es derrotable por vía jurídica", ha advertido Escobar, quién lamentó que este ajuste solo contribuye a "dinamitar el proceso de negociación". "Con esta herramienta se va a llegar a poco camino y la respuesta será contundente. Ahora los trabajadores tienen la palabra", añadió.