El Gobierno intervendrá aquellas comunidades que no cumplan el déficit

El Gobierno y las autonomías han alcanzado un "compromiso de Estado" por el equilibrio presupuestario y han acordado algunas medidas para garantizar la liquidez y hacer frente a los pagos a proveedores, según ha anunciado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

En la primera reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) con el Gobierno de Mariano Rajoy, a la que ha asistido la consejera de Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, las autonomías han dado su respaldo a la futura ley de estabilidad presupuestaria que diseña el Ejecutivo y que prevé sanciones paras las regiones que incumplan los objetivos de déficit.

INTERVENCIÓN

También han dado su visto bueno a la posibilidad de que la administración general del Estado pueda intervenir temporalmente una comunidad o un ayuntamiento para sanearles si incurren en problemas muy agudos de liquidez o no puedan asumir su financiación. Esta intervención significaría que el Gobierno central, en coordinación con la administración afectada, implantaría un plan de saneamiento, es decir, la intervendría "en términos hacendísticos" y no competenciales, como ha explicado Montoro.

El ministro no ha querido adelantar una cifra a partir de la cual se produciría la intervención, pero ha precisado que se utilizarán los mismos criterios que en la UE, incluso en términos cuantitativos. La UE decidió el pasado año un procedimiento para la imposición de sanciones a países que acumulen un déficit excesivo dividido en una fase preventiva, que incluye recomendaciones para corregir los balances, y otra correctiva.

Una vez superada la primera fase, se pasará a la imposición de sanciones, primero en forma de depósito y luego, si el desequilibrio persiste, mediante multas. "No voy a tener complejos de hacer las cosas, pero tampoco de exigir, porque vamos todos en el mismo barco", ha asegurado Montoro en rueda de prensa antes de asegurar que el Gobierno no tiene que ser "ni más laxo ni menos estricto" que la Unión Europea.

LINEA DE CRÉDITO

Durante la reunión se ha acordado también la apertura de un línea de crédito ICO, no cuantificada todavía, para que, al igual que se hizo con los ayuntamientos, las comunidades puedan pagar a los proveedores. Montoro ha dejado clara la voluntad del Gobierno de hacer frente y atajar el retraso en el pago a los proveedores en el convencimiento de que los impagos están poniendo en dificultades a todos, pero sobre todo a las pymes y los autónomos.

Lo que sí está cuantificado es el importe de las liquidaciones positivas correspondientes a 2010, que ascienden a 6.000 millones de euros y que las comunidades autónomas recibirán antes de lo previsto, a los que hay que sumar otros 2.000 millones de los fondos adicionales del sistema de financiación de ese mismo año y que el anterior Gobierno no pagó. Como ya anunció el pasado viernes, el Gobierno ha decidido ampliar de cinco a diez años el periodo de devolución de los anticipos a cuenta de las liquidaciones de 2008 y 2009 que resultaron negativas para las CCAA, cifradas en 6.000 y 25.000 millones respectivamente.

Otras medidas acordadas tendrán como finalidad acortar los plazos y los trámites para la autorización de las operaciones de endeudamiento de las comunidades autónomas, según ha subrayado Montoro. El ministro, que ha dejado claro que el Gobierno no va a dejar que las CCAA acaben por tener problemas de liquidez "muy agudos", se ha congratulado por la acogida de estas medidas, porque permiten trasladar el mensaje a los socios europeos y a los mercados de que el estado de las autonomías está comprometido con la cultura de la estabilidad presupuestaria.

Las autonomías y el Gobierno van a crear tres grupos de trabajo para estudiar la concreción de todas estas iniciativas, que buscan superar una situación "extremadamente peligrosa" para la financiación de los servicios públicos, ha dicho Montoro. En este contexto también se evaluarán opciones como eventuales avales gubernamentales a la emisión de deuda autonómica o la supresión de entes públicos para aligerar la burocracia y el gasto.

Montoro ha recalcado asimismo que el punto de partida de cada CCAA dependerá de su nivel de déficit actual, y aquellas que estén en un porcentaje más alto tendrán que hacer un esfuerzo mayor. Además el titular de Hacienda no ha dudado en afirmar que el Gobierno tomará más medidas de ajuste si comprueba que la realidad "es más dura" de lo previsto.

Además, se quiere abrir una línea de crédito ICO para pagar a los proveedores que aún está por definir en detalle.