El FMI pide aumentar el IVA y un mayor copago en las autonomías

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aboga por aumentar los impuestos especiales y medioambientales y por una gradual reducción de los tratamientos preferenciales en el impuesto sobre el valor añadido (IVA, así como un aumento del copago de la Sanidad y la Educación en las comunidades autónomas.

En el informe que ha hecho público el FMI sobre las perspectivas económicas de España, el organismo internacional asegura que debería fortalecerse el marco fiscal autonómico e incluir mecanismos de mutualización de la deuda o impuestos alternativos que permitan la financiación de las autonomías en épocas de crisis.

El objetivo para el FMI es mejorar la recaudación de ingresos. "La contribución de los gobiernos autonómicos a la consolidación pos-crisis ha sido significativa pero desigual, lo que sugiere posibles riesgos de ejecución en el futuro", afirma el FMI que señala que es necesario una "sostenida" consolidación fiscal, "coordinada y creíble".

De esta forma, permitirá mantener la confianza y reducir la vulnerabilidad frente a posibles shock adversos.

A nivel regional, -señala el informe- podrían obtenerse ahorros fiscales adicionales mediante la reducción de costes en la provisión de servicios de sanidad y educación, y aumentando la responsabilidad de las Comunidades Autónomas en el copago de estos servicios.

El FMI valora que España haya continuado reduciendo el déficit fiscal a medida que la economía se recupera, pero advierte de que el nivel de deuda pública es muy elevado y todavía sigue aumentando.

En su opinión, los ingresos extraordinarios derivados de los bajos tipos de interés, de un crecimiento mayor del esperado y de la reducción de presiones deflacionistas deberían utilizarse para reducir más el déficit y garantizar una trayectoria decreciente de los niveles de deuda.

En este sentido, el FMI pide un esfuerzo coordinado entre todos los niveles de la administración con medidas más ambiciosas y mejor especificadas que las previstas actualmente.

ACERCAR COSTES DE DESPIDOS DE TEMPORALES E INDEFINIDOS

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que España todavía cuenta con margen significativo para adoptar medidas que impulsen la creación de empleo, incluyendo aquellas que permitan reducir la dualidad del mercado de trabajo, para lo que propone acercar los costes de la indemnización por despido de temporales e indefinidos, así como la introducción de un contrato único cuya indemnización vaya en función de la antigüedad.

"Hay todavía un margen significativo para medidas que impulsen la creación de empleo", señala el FMI en las conclusiones preliminares de su 'Artículo IV' sobre España, la evaluación anual de la economía del país realizada por los técnicos de la institución.

En este sentido, el FMI subraya que de actuar en esta dirección no sólo contribuirá a reducir la tasa de paro de España, sino también a incrementar su potencial de crecimiento a largo plazo.

De este modo, el FMI propone reducir la dualidad del mercado laboral, donde señala la necesidad de "cerrar la brecha" entre las indemnizaciones por despido para los trabajadores temporales e indefinidos.

A este respecto, la institución plantea también la oportunidad de introducir un contrato único cuya indemnización por despido vaya en función de la antig~edad en sectores donde no haya una alta rotación estacional.

Por otro lado, el FMI plantea la necesidad de aprovechar la mayor flexibilidad proporcionada por la reforma laboral de 2012 para ajustar los salarios y horarios de trabajo para fomentar el empleo en épocas de bonanza y protegerlo en las crisis.

MEJORA SUS PREVISIONES SOBRE EL PIB

La economía española "ha rebotado con fuerza", lo que ha permitido un aumento del empleo, impulsada por anteriores reformas, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento para España al 3,1% este año y el 2,5% en 2016, frente al 2,5% y el 2% respectivamente estimado en abril por la institución, que reclama reformas estructurales y ajustes fiscales adicionales para sostener una recuperación capaz de generar empleo.

"El crecimiento ha sorprendido al alza", señala el FMI en las conclusiones preliminares de su evaluación anual de la situación de la economía española, conocida como 'Artículo IV', donde destaca que un crecimiento del PIB del 3,1% en 2015 y del 2,5% en 2016 sitúa a la economía española "muy por encima de la media de la eurozona".

En lo que va de año la institución dirigida por Christine Lagarde ha llevado a cabo una profunda revisión al alza de sus pronósticos de crecimiento para España, puesto que el pasado mes de enero las perspectivas del FMI apuntaban a un crecimiento del PIB del 2% en 2015 y del 1,8% en 2016.

En este sentido, el FMI destaca el impacto positivo sobre la economía española de la firme implementación de medidas, que ha permitido el retorno de la confianza y de la inversión, así como el inicio de la recuperación del consumo.

Asimismo, la institución subraya los factores externos que han actuado en favor de la recuperación, incluyendo la bajada de precios del petróleo, la depreciación del euro y la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE).

"Todo esto ha contribuido a rebajar los costes de financiación del Gobierno y a mejorar las condiciones financieras", destaca la institución internacional, que, sin embargo, advierte de que a pesar de la creación de más de medio millón de puestos de trabajo desde mediados de 2014 "más de 5 millones de españoles, muchos de ellos jóvenes, siguen sin empleo".

De este modo, el FMI considera que el sostenimiento al ritmo actual de un crecimiento capaz de una fuerte creación de empleo, reduciendo adicionalmente la deuda pública y privada, manteniendo la confianza "requerirá esfuezos fiscales y reformas estructurales adicionales".

DAR MARCHA ATRAS A LAS REFORMAS HARIA PELIGRAR LA RECUPERACION

A pesar de la fuerte recuperación observada, el FMI advierte de que en la economía española persisten vulnerabilidades y "profundos problemas estructurales", por lo que subraya la necesidad de adoptar esfuerzos adicionales con el fin de mantener un crecimiento robusto a medio plazo.

En este sentido, el FMI recomienda a España aprovechar el actual momento de crecimiento para acometer reformas adicionales, puesto que tienden a ser más eficaces cuando se aplican en un entorno favorable.

De hecho, la institución advierte en las conclusiones preliminares de su informe de que "revertir las reformas anteriores crearía incertidumbre y podría paralizar la recuperación, especialmente si hay un deterioro del entorno exterior".

Así, el FMI expresa la necesidad de que España continúe avanzando, especialmente en lo que se refiere a incrementar el crecimiento a largo plazo y que este sea más inclusivo, así como seguir reduciendo el endeudamiento privado y reforzar la confianza a través de un proceso de consolidación fiscal gradual y favorable al crecimiento coordinado entre los distintyos niveles de la Administración.