FMI: España incumplirá los objetivos de déficit con un 7% en 2012 y 5,7% en 2013

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que España no cumplirá los objetivos de déficit acordados para 2012 y 2013 y considera que no logrará reducirlo por debajo del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) en 2017, según recoge la última edición de su informe 'Fiscal Monitor'. En concreto, el FMI prevé que el déficit se sitúe al cierre de 2012 en el 7%, un punto porcentual más de lo que esperaba en su informe de julio y siete décimas más en comparación con el objetivo marcado. Para 2013, el FMI mantiene sin cambios su estimación del 5,7%, que contrasta con el 4,5% acordado por España con sus socios europeos.

En 2014, para cuando el déficit debería ser ya inferior al 3%, la institución presidida por Christine Lagarde, espera que se sitúe en el 4,6%. Para años posteriores, prevé que cierre 2015 en el 3,9%, 2016 en el 3,2% y 2017 en el 2,8%, cuando por fin cumpla con las normas recogidas en el PEC. El Fondo destaca los esfuerzos de consolidación adoptados en España para reducir el déficit en alrededor de cuatro puntos porcentuales entre 2012 y 2013, mediante la combinación de mayores impuestos indirectos, el IVA, y un recorte de los salarios públicos y de las prestaciones por desempleo.

"POCO PROGRESO"

Sin embargo, considera que los datos preliminares correspondientes a la primera mitad de 2012 muestran "poco progreso" en la consolidación fiscal y, aunque cree que "significativas medidas fiscales" comenzarán a tener efectos en la segunda mitad del año, "el riesgo de incumplir el objetivo de déficit del 6,3% para todo el año se ha incrementado".

En este sentido, también añade que España ha propuesto medidas adicionales relativas a los ingresos que pueden ser implementadas "relativamente rápido", mientras que anteriores paquetes pusieron un mayor énfasis en medidas relacionadas con el gasto.

Para la elaboración de sus previsiones fiscales en el FMI se ha centrado en las medidas incluidas en el Programa de Estabilidad 2012-2015, las recomendaciones fiscales revisadas realizadas por Consejo Europeo y el posterior paquete fiscal presentado por España en julio, así como el plan presupuestario para 2013-2014 anunciado en agosto. De esta manera, aún no ha tenido en cuenta los Presupuestos Generales del Estado presentados para 2014 ni el plan de nacional de reformas anunciado el mismo día.

DEUDA POR ENCIMA DEL 100%

Por otro lado, el FMI ha revisado fuertemente al alza sus previsiones de deuda bruta para 2012 y 2013 y cree que alcanzará el 100% del PIB, aunque aclara que para sus cálculos ha tenido en cuenta que España solicita íntegramente los 100.000 millones de euros de ayuda acordada con sus socios europeos para la recapitalización del sistema bancario.

En concreto, ha elevado en 11,7 puntos porcentuales su estimación para este año, hasta el 90,7%, y en 12,9 puntos porcentuales la de 2013, hasta el 96,9%. De esta manera, considera que repuntará hasta el 100% en 2014, el 101,1% en 2015 y el 101,4 en 2016, para luego descender al 101,2% en 2017.

Por otro lado, el FMI también destaca la falta de relación que existe entre la percepción de riesgos de los mercados con los fundamentos macroeconómicos a largo plazo, debido en parte a factores a corto plazo como la "omnipresente incertidumbre política" o el efecto contagio entre bancos y soberanos. "Italia y España, por ejemplo están pagando tipos de intereses que son más altos de lo que puede explicarse por sus fundamentos tradicionales, incluidos deuda pública, déficit, crecimiento e inflación. Por el contrario, los diferenciales de la deuda de Japón y Estados Unidos están muy por debajo de lo que se esperaría dado los niveles de deuda y déficit de estos países", afirma.

LA EUROZONA ALIENTA A ESPAÑA A CONTINUAR LAS REFORMAS Y A CUMPLIR EL DÉFICIT

Mientras, la eurozona alentó hoy al Gobierno español a continuar con "resolución" con las reformas y a implementar "estrictamente" la estrategia fiscal para cumplir los objetivos de déficit fijados por los demás socios del euro. "Alentamos a las autoridades españolas a seguir con las reformas con resolución", anunció en rueda de prensa el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

"Animamos al Gobierno español a seguir implementando estrictamente la estrategia de consolidación fiscal, porque el cumplimiento con los objetivos fiscales (...) garantizará que las finanzas públicas de España vuelvan a una senda sostenible", dijo.

Los ministros de la eurozona analizaron el revisado plan de reformas y el progreso registrado hasta ahora en la implementación del programa de recapitalización de la banca, explicó Juncker, quien subrayó que el Eurogrupo no habló de un posible rescate para España. "No hemos evocado entre nosotros la necesidad de que pueda haber o que deba haber un rescate español. No ha sido parte de nuestro debate", enfatizó. "Saludamos el programa de reformas estructurales integral presentado por el Gobierno español el 27 de septiembre", señaló el también primer ministro de Luxemburgo.

Según Juncker, un análisis preliminar de la Comisión Europea "indica que las medidas planeadas están en línea con las recomendaciones específicas por país para España y en algunas áreas van incluso más allá".

Fue en este punto en el que Juncker trasladó el deseo de los socios de España a que siga con determinación con las reformas e implemente estrictamente la estrategia de consolidación fiscal, lo que implica cumplir los objetivos de déficit, fijados en el 6,3 % del PIB este año y del 4,5 % el próximo.

Por otro lado, el Eurogrupo considera que la implementación del programa financiero para recapitalizar la banca española "está bien encarrilado" y que durante los próximos dos meses España someterá a la Comisión Europea los planes de reestructuración de las entidades para su aprobación bajo las normas de ayuda estatal. Juncker reiteró que el primer reembolso de la ayuda de hasta 100.000 millones de euros se producirá a partir de noviembre.

La eurozona se mostró además "reconfortada" por el hecho de que el déficit de capital que presentan las entidades españolas con problemas sea ligeramente inferior a los 60.000 millones de euros, tal y como reveló el análisis de las necesidades individuales realizadas por la consultora Oliver Wyman. De este modo, la ayuda europea y la inyección de capital necesaria por parte de España se situará finalmente "muy por debajo" de los 100.000 millones de euros acordados por el Eurogrupo en verano, recordó Juncker.