España cerró 2013 con un déficit de 6,62% del PIB, una décima de desviación

España cerró 2013 con un déficit público del 6,62% del PIB, doce centésimas por encima del objetivo pactado con Bruselas (6,5%), ha anunciado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Tras el Consejo de Ministros que ha estudiado estas cifras, Montoro ha explicado que cuando se revise el cálculo de PIB en septiembre, según las reglas de la oficina de estadística comunitaria Eurostat, España quedará incluso por debajo del objetivo.

"España en su conjunto ha cumplido los objetivos que tiene marcados", ha dicho el ministro, que ha especificado que el déficit final del Estado y de la Seguridad Social ha sido del 5,49% del PIB (frente al 5,2 % estipulado); el de las CCAA del 1,54% (frente al objetivo de 1,3%), mientras que los ayuntamientos han cerrado con un superávit del 0,4%, cuando lo previsto era 0,0%.

Las comunidades autónomas se desviaron dos décimas del objetivo de déficit público en 2013, al llegar al 1,54% del PIB, cuando el límite autorizado era del 1,30%.

La Administración Central del Estado y la Seguridad Social cerraron el año 2013 con un déficit del 5,49% del PIB, frente al objetivo del 5,20%, mientras que las comunidades autónomas tuvieron un déficit del 1,54% del PIB, también por encima del objetivo del 1,3%, según adelantó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Por su parte, los ayuntamientos mejoraron su previsión de equilibrio presupuestario y alcanzaron un superávit del 0,41%, por lo que Montoro destacó que han cumplido de "sobra" y son las administraciones que "más están contribuyendo a la credibilidad" de la economía española.

Con todo, el déficit público se situó en el 6,62% del PIB, lo que supone una desviación de 585 millones de euros frente al objetivo del 6,5%. La cifra se eleva al 7,08% si se tienen en cuenta las ayudas a la banca. No obstante, Montoro ha indicado que cuando se revise la cifra del PIB, la cifra final podría situarse por debajo, lo que garantiza el cumplimiento de lo pactado con Bruselas.

Según la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, estas cifras confirman que las reformas y esfuerzos de España "dan resultados", el país "camina por la senda de la consolidación fiscal" y se consolida el "clima de confianza" propio de un "socio fiable", lo que ayudará a la recuperación económica y la creación de empleo.