España asume que Bruselas no revisará hasta mayo su objetivo de déficit

El Gobierno español ha garantizado a sus socios comunitarios su compromiso "absoluto" con la consolidación fiscal, pero ha remarcado que "las circunstancias han cambiado" desde que se marcó un déficit del 4,4 % para 2012, objetivo que asume que la Comisión Europea no revisará hasta mayo.

Estos argumentos han sido esgrimidos este jueves por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su ministro de Economía, Luis de Guindos, en las sucesivas reuniones que han mantenido en la capital belga con sus correspondientes colegas europeos. Los encuentros se han producido un día antes de que el Consejo de Ministros apruebe un techo de gasto y cuadro macroeconómico para los Presupuestos del 2012, en cuya elaboración se había barajado la posibilidad de que las autoridades europeas aceptasen flexibilizar la cifra de déficit previsto para este año.

No obstante, tras las reticencias expresadas por la Comisión Europea, a lo largo de los últimos días el Ejecutivo había reiterado que el calendario supone esperar hasta mayo para evaluar las nuevas circunstancias y las reformas aprobadas por España.Esto lo ha confirmado De Guindos después de explicar en la reunión del Eurogrupo las razones de la desviación del déficit de 2011 -que fue de 8,51 % frente al 6 % previsto- así como los planes del Ejecutivo español para corregirla.

"España cumplirá con la consolidación fiscal pero teniendo en cuenta que las circunstancias han cambiado", ha comunicado De Guindos a sus homólogos, con los que, según ha explicado, no ha tratado sobre ninguna cifra concreta, sino sobre "principios". Más tarde, en el empeño de convencer a Bruselas de la seriedad su compromiso con el plan de estabilidad -que prevé bajar el déficit al 3 % en 2013-, Rajoy ha explicado al resto de los líderes de la Unión Europea las políticas adoptadas para corregir el déficit y las que se van a aprobar en lo que queda de año.

Les ha recordado la reciente aprobación de la reforma laboral, así como los planes para los Presupuestos Generales del Estado, que se presentarán el 30 de marzo pero cuyo techo de gasto y cuadro macroeconómico se aprueba mañana. Aunque fuentes gubernamentales consultadas todavía no han querido aclarar si el techo de gasto tendrá en cuenta un déficit para 2012 del 4,4 % o superior, sí han subrayado que el Ejecutivo pretende que se trate de unos presupuestos "que se cumplan" y "sean creíbles".

Esta premisa es considerada esencial, ya que el gabinete de Rajoy cree que uno de los principales problemas de credibilidad de los gobiernos socialistas era precisamente la falta de cumplimiento de sus presupuestos. Para evitar este escenario el Ejecutivo ha recordado en reiteradas ocasiones que las circunstancias han cambiado dramáticamente desde que se concertó llegar a un 4,4 % de déficit, ya que se calculaba que la economía española crecería un 2,3 % en 2012, cuando ahora se espera una recesión del 1 % del PIB.

EL VIERNES NUEVO RECORTE

En esta línea, el Gobierno aprobará mañana un recorte que se añadirá a los 15.000 millones de euros que ya se previeron en diciembre. De cumplir el 4,4 %, el recorte global tendría que ser de 40.000 millones de euros, lo que podría afectar a la recuperación económica y al crecimiento. En esta línea Rajoy también ha defendido hoy la carta firmada por él y otros once lideres de la UE (entre los que no están la canciller alemana, Angela Merkel, ni el presidente francés, Nicolas Sarkozy), en la que se aboga por adoptar medidas para fomentar el crecimiento económico en paralelo a los planes de austeridad europeos.

Sobre la austeridad tratarán mañana los líderes europeos con la aprobación del Pacto Fiscal, que incluye la llamada "regla de oro" para que los países introduzcan en sus textos constitucionales el compromiso con la estabilidad presupuestaria, aspecto en el que el Ejecutivo español se considera un alumno aventajado, dado que ya introdujo esa reforma su Constitución.

MERKEL ASEGURA QUE EUROPA NECESITA IMPULSAR EL CRECIMIENTO

La canciller alemana, Angela Merkel, subrayó hoy que Europa necesita hablar de crecimiento y mejorar su competitividad y dejó claro que sólo así los Estados serán capaces de reducir su déficit y proteger el empleo. Merkel, a su llegada a una reunión de líderes conservadores que preparará el Consejo Europeo que se celebra también hoy en Bruselas, avanzó que los jefes de Estado y de Gobierno tratarán el asunto del crecimiento económico.

"No sólo en Grecia, sino en toda la UE", indicó a los periodistas en una breve declaración. "Necesitamos mejorar nuestra competitividad. Sólo si Europa logra eso, tendremos un futuro en el que seremos capaces de reducir nuestros déficit presupuestarios y salvaguardar nuestra riqueza y empleo", explicó.

La intención de los líderes europeos es discutir hoy fórmulas con las que impulsar el crecimiento y al mismo tiempo completar las medidas de ajuste para salir de la crisis. La cumbre de hoy y mañana servirá además como marco para la firma por los países participantes del nuevo pacto fiscal europeo. "Este es el primer paso hacia una unión de la estabilidad, un paso hacia la unión política. Más seguirán", señaló hoy Merkel, que ha sido una de sus grandes defensoras.

MARGALLO CREE QUE LA UE SÓLO REBAJARÍA UNAS "DÉCIMAS" LA META DE DÉFICIT

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado hoy que si la UE aceptara rebajar el objetivo de déficit del 4,4 por ciento que ha fijado para este año a España, "lo más que se podría aspirar es a décimas".García-Margallo, en declaraciones en "Los desayunos de TVE", ha informado de que el Gobierno de Mariano Rajoy no ha pedido por el momento "ningún tipo de flexibilidad" en la meta del déficit y ha negado que haya malestar entre los socios europeos por el deseo de España de que se logre esa rebaja.

El ministro ha considerado razonable que se varíe el objetivo marcado después de que el déficit en 2011 fuera del 8,5 por ciento, dos puntos y medio más del previsto por el anterior Gobierno, y de la caída de la economía -en torno al 1 por ciento- que se espera para este curso. No obstante, ha advertido de que si la UE acepta finalmente rebajar el listón inicial del 4,4 por ciento para 2012, sería por poco margen. "Creo que lo más que se puede aspirar es a décimas. Hay que repartir el esfuerzo a la largo de un calendario. No se puede decir que todo el esfuerzo hay que hacerlo este año o en el siguiente. Hay que ir graduando el tema", ha sostenido.

BARROSO DICE QUE "NO SERÍA CORRECTO" SUAVIZAR EL DÉFICIT A ESPAÑA SIN CONOCER LOS PRESUPUESTOS

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha dicho este jueves que "no sería correcto" suavizar el objetivo de déficit para España (que obliga a una reducción del 8,5% al 4,4% este año) sin conocer los motivos del desvío presupuestario de 2011 y el proyecto de presupuestos para 2012.

Durao Barroso ha dejado claro que la flexibilización del objetivo de déficit "debe empezar con un diálogo con la Comisión" y no se puede negociar directamente con los líderes europeos. De hecho, ha contestado él a la pregunta sobre España que iba dirigida al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que ha eludido así pronunciarse. "En este momento, no sería correcto por parte de la Comisión emitir un juicio sin tener las cifras y todos los argumentos sobre la mesa", ha resaltado el presidente del Ejecutivo comunitario.

Además, Barroso ha vuelto a insistir en que "la Comisión espera, es evidente, que el proyecto de presupuesto (de 2012) se haga respetando el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, porque se trata de respetar nuestras reglas". En este sentido, ha señalado que en los

últimos años los países de la UE, entre ellos España, han acordado endurecer el Pacto e incluso un nuevo Tratado para reforzar la disciplina fiscal, que se firma este viernes. "Todavía no hemos recibido el informe completo de las razones del desvío en el presupuesto del año pasado en España", ha insistido el presidente del Ejecutivo comunitario en referencia a las causas de que se haya superado en 2,5 puntos el objetivo del 6% de déficit que se había pactado con la UE.

"En segundo lugar, todavía no tenemos el presupuesto o el proyecto de presupuesto para 2012. El presidente, Mariano Rajoy, nos ha prometido que el proyecto de presupuesto estaría a finales de marzo, así que esperamos a este proyecto de presupuesto para poder emitir una opinión", ha zanjado.

ALMUNIA PIDE A ESPAÑA QUE NO ESCONDA CARTAS DEBAJO DE LA MESA SOBRE AJUSTES

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha pedido hoy al Gobierno que explique en Europa y España de manera "clara" y "sin esconder cartas debajo de la mesa" los motivos del ajuste presupuestario de 2012. Almunia ha impartido esta mañana en Vitoria una conferencia titulada "Europa, la mejor solución", durante la cual ha reiterado que la Comisión Europea, en su tarea de vigilancia presupuestaria, está esperando saber por qué se ha producido la desviación presupuestaria de 2011, que ha elevado el déficit de España del 6 por ciento previsto originalmente al 8,51 por ciento.

"No basta con saber una cifra", ha advertido Almunia, quien ha dicho que espera que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, empiecen a responder desde hoy a las preguntas que les va a formular la Comisión Europea y sus socios comunitarios. "Hay que conocer el presupuesto de 2012", que el Gobierno ha dicho que presentará a finales de marzo, y el Ejecutivo de Rajoy tendrá que explicar entre otras cosas qué van a hacer las comunidades autónomas, que "son la parte que más ha contribuido a la desviación presupuestaria".

SUECIA Y FINLANDIA SE OPONEN A QUE ESPAÑA REBAJE EL OBJETIVO DE DÉFICIT

El primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen, ha afirmado hoy que sería "erróneo" rebajar los objetivos de déficit previstos para los países que han arrojado índices muy dispares respecto a sus compromisos, como España u Holanda.

"Sería totalmente erróneo rebajar los objetivos de déficit", ha dicho Katainen al ser preguntado por la posibilidad de flexibilizar los compromisos para España y Holanda. "No veo ninguna buena razón para cambiar lo pactado", ha añadido el político, quien ha dicho además que "las reglas son comunes para todos".

El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, ha rechazado hoy cualquier flexibilización del objetivo de reducción del déficit español y ha asegurado que nadie en la Unión Europea lo aceptará.

"Hay que seguir las reglas presupuestarias", dijo Reinfeldt preguntado por los periodistas en Bruselas antes del comienzo de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete.

El primer ministro sueco subrayó que muchos de los "problemas" que ha sufrido Europa en los últimos años se crearon por no respetar el anterior pacto de estabilidad, diseñado para limitar el déficit público. Reinfeldt defendió no ceder ante España al considerar que no se debe "abrir la puerta para otros muchos países que también tienen duros deberes".