Draghi destaca que la flexibilidad laboral afecta solo a los jóvenes

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha dicho que la flexibilidad laboral ha recaído sólo en los hombros de los jóvenes en los países que presentan una tasa de desempleo muy elevada entre ese sector de la población.

El presidente del Banco Central Europeo hizo hincapié, además, en la necesidad de la implementación de las reformas estructurales emprendidas por los distintos países de la zona euro y, al mismo tiempo, de favorecer la creación de empleos "sostenibles" y de "forma duradera".

Draghi recalcó que en la actual situación de "enorme desempleo", especialmente en lo que concierne a los jóvenes, influyen tanto factores cíclicos como estructurales, por lo que es preciso insistir e implementar los consiguientes programas de reformas.

"Hay que poner en marcha de forma rápida esas reformas", insistió Draghi, para animar a los países implicados a "no declinar" en el ritmo de estas medidas ya comprometidas y, en parte, puestas ya en funcionamiento.

Draghi aseguró que la globalización hace necesarias inversiones en la cualificación de los trabajadores.

DESACONSEJA LA SUBIDA DE IMPUESTOS Y RECOMIENDA RECORTAR EL GASTO PÚBLICO IMPRODUCTIVO

Los gobiernos de la eurozona que, como en el caso de España, se hallan inmersos en "dolorosos" procesos de consolidación fiscal deben tratar que estos "inevitables" ajustes sean en la medida de lo posible favorables al crecimiento, algo que no se consigue con subidas de impuestos y sí con el recorte del gasto público improductivo.

"Muchos países han buscado la consolidación fiscal mediante subidas de impuestos porque es lo que resulta más fácil y eso no ayuda al crecimiento puesto que se produce en una región donde los impuestos ya eran elevados", dijo Draghi al ser preguntado por la consolidación fiscal española.

En este sentido, el presidente del BCE se mostró partidario de favorecer el crecimiento de la economía a la vez que se llevan a cabo ajustes mediante la bajada de impuestos y el recorte del "gasto público improductivo", aunque admitió que esto resulta más difícil de aplicar para los gobiernos.

Asimismo, respecto al relajamiento de los objetivos de déficit autorizados por la Comisión Europea a media docena de países, el banquero italiano subrayó la suma importancia de que estas decisiones "se reserven para circunstancias excepcionales". "La consolidación fiscal es y continúa siendo inevitable. Esto debe quedar claro", afirmó Draghi.

El presidente del BCE destacó asimismo el crecimiento experimentado en los últimos meses en las exportaciones de Alemania, España e Italia.

MANTIENE LOS TIPOS DE INTERÉS

Además el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves mantener estables los tipos de interés del euro en el mínimo histórico del 0,5%, donde los situó en la reunión del pasado mes de mayo, según anunció la institución presidida por Mario Draghi.

El Banco Central Europeo prevé que la economía de la zona del euro se contraerá un 0,6% en 2013, frente a la contracción del 0,5% pronosticada en marzo, dijo Draghi.

La actividad económica en la eurozona se contrajo un 0,2% durante los tres primeros meses del año -una caída más moderada que el 0,6% del anterior trimestre- y encadena así el sexto trimestre consecutivo en recesión. En términos interanuales, el retroceso es del 1,1%, según los datos de la segunda estimación publicados este miércoles por la oficina estadística Eurostat.

Asimismo, la tasa de desempleo en la zona euro escaló el pasado mes de abril hasta un máximo histórico del 12,2%, una décima por encima del dato de marzo y un punto porcentual por encima del 11,2% registrado hace un año.

Por su parte, la tasa de inflación anualizada de la eurozona se situó en mayo en el 1,4%, dos décima por encima del dato del mes anterior, según el indicador adelantado publicado el pasado viernes por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.