La Cumbre de Lisboa aprueba la interconexión eléctrica del Golfo de Vizcaya

Los líderes políticos de Francia, España, y Portugal, y la Unión Europea, firmaron hoy un acuerdo de financiación del proyecto de interconexión eléctrica del Golfo de Vizcaya, un cable submarino que duplicará la capacidad de intercambio entre Madrid y París.

Según consta en el declaración final de la cumbre de interconexiones energéticas celebrada en Lisboa, al proyecto se le asignará "el mayor apoyo financiero europeo jamás otorgado a una infraestructura energética" de las que integran el Mecanismo "Conectar Europa", que se traducirá en 578 millones de euros aportados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En total, el cable submarino tendrá un coste total próximo a los 1.900 millones de euros, y una longitud de 280 kilómetros.

El objetivo es que duplique hasta el año 2025 la capacidad de intercambio entre España y Francia, pasando de los 2.800 megavatios (MW) actuales a los 5.000, lo que permitirá a Madrid acercarse al cumplimiento de los objetivos de interconexión previstos por la UE.

Junto a este anuncio, la cumbre de Lisboa concluyó con una apuesta por las interconexiones energéticas en una declaración firmada por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez y el primer ministro luso, António Costa.

También ratificó el contenido, en representación de Bruselas, el comisario europeo de Energía, Miguel Arias Cañete.

Todos ellos reiteraron su apoyo, en un documento genérico, a la lucha contra el cambio climático, por lo que se comprometieron "a promover activamente la transición energética y la descarbonización de la economía".

Un objetivo que, sostienen, "contará con todo el apoyo adecuado, incluyendo en términos financieros, por parte de la Comisión Europea y del BEI".