Comienza la tala de olivos en Madrid para acabar con la plaga de una bacteria letal

Comienza la tala de olivos en Madrid para acabar con la plaga de una bacteria letal

Es la primera vez que se detecta en la Comunidad de Madrid una bacteria que ataca los olivos. Una plaga que de no erradicarse puede acabar con centenares de héctareas. Para evitarlo tienen que talar hasta 290 ejemplares en Villarejo de Salvanés, donde una virulenta bacteria, Xylella fastidiosa, ha atacado un olivo y las consecuencias son demoledoras. Este jueves empieza la tala de ese árbol y de otros 300 olivos.

MEDIDAS DE CONTENCIÓN

La organización de agricultores UPA Madrid ha manifestado su confianza en que el plan de contención para la bacteria Xylella fastidiosa funcione y frene su propagación. Productores, Administraciones e instituciones afectadas se reunieron ayer con el Gobierno regional participar en el diseño del protocolo que debe evitar que el hallazgo conocido ayer vaya a más.

La bacteria Xylella fastidiosa, que es inocua para los animales y las personas, se detectó por primera vez en un olivo de 8 años de edad en el pueblo de Villarejo de Salvanés, al sureste de Madrid.

Ahora, y según el protocolo establecido por el Ministerio de Agricultura, se arrancará todo árbol leñoso en un radio de 100 metros, lo que significará que unos 300 olivos se arrancarán y quemarán. La Comunidad de Madrid destinará 2 millones de euros para indemnizar a los agricultores que tengan que arrancar sus árboles.

También se establecerá una zona denominada "de tampón", que se tratará con herbicidas y fungicidas, en un radio de 500 metros. Otros 5 kilómetros alrededor se establecerá una zona de vigilancia extrema. El objetivo es claro: evitar que esta bacteria se propague y acabe convirtiéndose en una plaga. Según las primeras valoraciones los afectados serán 50 productores de 5 municipios madrileños.

El secretario general de UPA Madrid, Jesús Anchuelo, ha pedido a la Consejería de Medio Ambiente que se tenga en cuenta a las organizaciones de agricultores a la hora de diseñar los planes de apoyo y contención. "Las indemnizaciones deberán tener en cuenta el tipo de explotación o la edad de los árboles", ha explicado. UPA Madrid también ha pedido que se tenga en consideración a los productores en ecológico para que no pierdan su certificación en el caso de que sus olivos deban someterse a algún tratamiento.

UNA LUCHA MUY COMPLEJA

La lucha contra la bacteria 'xylella fastidiosa' es "muy compleja" y "a día de hoy, sólo cabe la prevención", ha advertido David Velilla, concejal de Agricultura y Medio Ambiente de Morata de Tajuña, uno de los municipios madrileños cuyos olivares corren el riesgo de ser afectados. Tras el descubrimiento de un brote en la vecina localidad de Villarejo de Salvanés, Velilla anunció que su Concejalía ya ha empezado a trabajar en la prevención y detección de esta amenaza para un municipio que produce el 25 % de aceitunas empleadas en la producción de aceite de la región.

El consistorio morateño se está coordinando con el de Villarejo de Salvanés y la Comunidad de Madrid para lanzar "planes serios de comunicación e información sobre la plaga". Además de estas dos localidades, también se encuentran en peligro los cultivos de Fuentidueña de Tajo, Villamanrique de Tajo y Valdaracete, todos ellos a pocos kilómetros de Morata.

"La Comunidad de Madrid ha actuado muy bien y con la celeridad necesaria calificando de utilidad pública la lucha contra esta bacteria", ha añadido Velilla.

La 'xylella fastidiosa', conocida popularmente como 'el ébola del olivo', afecta a más de 300 especies de plantas, entre las que se encuentra esta especie, de la cual ha arrasado ya millones de ejemplares en Italia.

Desde este país, se ha introducido en España a través de Baleares y, posteriormente, la Comunidad Valenciana y su posible llegada al centro peninsular era una de las principales preocupaciones de los agricultores de olivos.

MADRID DEDICA DOS MILLONES DE EUROS PARA FRENAR A LA BACTERIA

El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Rollán, ha asegurado que la Comunidad dispone de una declaración inicial de emergencia de unos dos millones de euros para contener la propagación de 'Xylella Fastidiosa', partida que permitiría hacer frente a hasta cuatro focos distintos de la plaga. "Lo primero es reducir el riesgo de propagación" -tras el foco de 'Xylella Fastidiosa' detectado en Villajero de Salvanés- y "acto seguido comenzar a elaborar una orden de indemnizaciones para los afectados": 8 productores -con un techo de 300 olivos- y 4 viveros, ha explicado Rollán a Efeagro.

El consejero ha calculado que cada foco de actuación requiere unos 520.000 euros, de manera que la partida de emergencia -que espera no tener que utilizar- permitiría hacer frente a hasta cuatro focos distintos. Las indemnizaciones son tanto para los costes de los árboles como para el lucro cesante, dado que las medidas a tomar tendrán consecuencias económicas para los productores y los viveros.

Tanto el olivo afectado como los situados en un radio de 100 metros han de ser arrancados y eliminados; en 500 metros a la redonda del ejemplar que ha dado positivo se harán tratamientos fungicidas y se realizarán inspecciones y controles en un área de cinco kilómetros (zona tampón).