Comienza la cumbre de líderes europeos que busca combinar ajuste y crecimiento

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la Unión Europea comenzaron hoy una cumbre de dos días dedicada a buscar la combinación que permita continuar los ajustes de consolidación fiscal y fomentar a la vez el crecimiento y la creación de empleos.

Los Veintisiete analizarán los progresos logrados desde el estallido de la crisis, al tiempo que constatarán que los avances no han frenado el alto nivel de desempleo, ni han devuelto el pulso a la economía europea, según el último borrador de las conclusiones de la cumbre.

Por ello, los líderes europeos buscan convertir el crecimiento en una "prioridad", aunque no se espera un golpe de timón a la estrategia de reformas estructurales y contención fiscal aplicada hasta el momento.

"No es blanco y negro (...) Como muchos dirían, hay muchas tonalidades de grises", afirmó el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en una intervención que dio comienzo a la cumbre.

Van Rompuy recalcó los esfuerzos realizados en los últimos tres años, una "condición previa para la recuperación" que, sin embargo, "aún no se han traducido en más crecimiento y empleo", cuestión en la que consideró que debe centrarse la UE.

"No podemos rendirnos, tenemos que seguir centrados en nuestro objetivo", dijo el presidente del Consejo Europeo, quien añadió que "la cuestión es encontrar un equilibrio adecuado" entre la consolidación y los estímulos para el crecimiento.

JUNCKER ADVIERTE DEL RIESGO DE UNA "REVUELTA SOCIAL" CONTRA LA AUSTERIDAD

A su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE), el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, dijo hoy que no se puede excluir la posibilidad de una "revuelta social" en Europa y subrayó la necesidad de que equilibrar austeridad y crecimiento y de explicar mejor las políticas. Considera que hay que hacer entender la necesidad de combatir el déficit y la deuda pública y que defiende "el rigor y la seriedad", pero señaló que la UE debe hacer también que las políticas de consolidación "no afecten al crecimiento". Por ello reclamó una labor "intelectual y artesana" para encontrar "una nueva intersección" entre las políticas de austeridad y las de impulso.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, lamentó hoy la falta de propuestas dedicadas a atajar los "problemas reales" de los ciudadanos europeos puestas encima de la mesa en la cumbre de líderes europeos. "Cuando miro a la agenda de la cumbre de primavera de este año, veo pocas propuestas que planten soluciones directas a los problemas reales a los que se están enfrentando la gente normal".

Schulz lamentó la "incoherencia económica" que se da en la Unión Europea y aseguró que "la política de austeridad unilateral sin inversiones claves no funciona".

MONTI PIDE REFLEXIONAR SOBRE LO OCURRIDO EN ITALIA

El primer ministro italiano en funciones, Mario Monti, defenderá ante sus colegas europeos que se conceda a los países una mayor flexibilidad para llevar a cabo los ajustes presupuestarios exigidos desde Bruselas. Recalcó los esfuerzos realizados por Italia en la reducción del déficit y su "extraordinaria confianza en Europa", a la vez que destacó la importancia de las "inversiones, incluidas las públicas", para recuperar el crecimiento económico. "Hoy en particular es el momento de insistir en una oportuna, completa y puntual actuación del pacto por el crecimiento que fue aprobado por el Consejo Europeo en junio de 2012", señaló Monti.

El primer ministro indicó que, durante su última cumbre europea, invitará a sus colegas a reflexionar sobre los "aspectos positivos y negativos del caso italiano porque es un caso que, más allá de la importancia de Italia como uno de los grandes Estados miembros, se presta a reflexiones más generales".

RAJOY: NADIE EN LA UE PUEDE OPONERSE A MEJORAR LAS MEDIDAS DE CRECIMIENTO

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha afirmado que defenderá en el Consejo Europeo que se mejoren las medidas de crecimiento económico, y se ha mostrado convencido de que ningún colega europeo puede oponerse a ese objetivo. "Yo voy a apelar a la necesidad de mejorar las medidas de crecimiento, de resolver los problemas de financiación que existen y que son muy importantes, de abordar el desempleo juvenil y de que se continúe avanzando en la unión bancaria, fiscal, política y económica", ha señalado.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha apostado este jueves por dar prioridad a la lucha contra el desempleo juvenil en el marco de las medidas de crecimiento que impulse la Unión Europea para salir de la crisis. "El pasado verano firmamos un Pacto por el Crecimiento, ahora se trata de que ese pacto se ponga en marcha; es decir, el dinero está ahí y ahora hace falta que llegue a las personas, para que los jóvenes en Europa tengan puestos de trabajo". La canciller ha añadido que las acciones para luchar contra el paro de los jóvenes, además de servir para crear empleo, deben ayudar "todo lo posible para que sean competitivos y generen crecimiento".

El presidente de Francia, François Hollande, defendió la posibilidad de que los Estados puedan "adaptar" sus programas de ajustes presupuestarios para favorecer la recuperación del crecimiento económico. "Debemos coordinar nuestras políticas económicas", y aseguró que "hay una visión común de lo que deben hacer los principales países, los que tienen que consolidar sus esfuerzos, y otros que han restablecido sus cuentas públicas y tienen superávit en su balanza comercial y de pagos, para estimular la actividad interior y, por tanto, europea".

Hollande también apuntó que tendrán que "comprometerse" con el programa de apoyo para que los jóvenes europeos encuentren un empleo, para el que se han presupuestado 6.000 millones de euros. "No sólo hay que fijar el objetivo, sino movilizar los medios", enfatizó.

"Necesitamos una Europa que responda a las peticiones de la época", y que la UE "pueda ser una fuente de esperanzas, y no simplemente de obligaciones".

HOLANDA PIDE IMPULSAR EL CRECIMIENTO SIN GASTAR DINERO EXTRA

Por el contrario, el primer ministro holandés, Mark Rutte, ha defendido este jueves impulsar el crecimiento en Europa pero con medidas que no impliquen gastar "dinero extra". "Esta no es una cumbre de crisis, es una cumbre para discutir cómo podemos crecer más, cómo podemos apoyar mejor a los jóvenes. Hay muchas posibilidades que no cuestan ni un euro, como reforzar el mercado interior o reconocer los diplomas educativos", ha dicho Rutte a su llegada al Consejo Europeo. "Es necesario poner las finanzas en orden, de lo contrario se pierde la confianza del mercado", ha apuntado el primer ministro holandés.

El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, ha rechazado relajar los objetivos de déficit de los países en crisis y les ha pedido que sigan reformando el mercado laboral y fortaleciendo la lucha contra la corrupción. "Hay países que todavía necesitan medidas de austeridad porque tienen déficits enormes y si no lo afrontan los mercados internacionales les golpearán duro", ha afirmado. "Hay otras cosas que se pueden hacer que no están ligadas a medidas de austeridad", ha proseguido, "se pueden reformar los mercados laborales, se puede aumentar la lucha contra la corrupción por parte de las instituciones". "Nada de esto está ligado al presupuesto pero debe hacerse", ha insistido el primer ministro sueco.

"El debate académico sobre la austeridad frente al crecimiento tiene poco valor para los europeos con dificultades para encontrar un puesto de trabajo o mantenerlo", ha dicho el primer ministro finlandés, Jyrki Katainen. "Las reformas estructurales puede que no den frutos de la noche a la mañana pero son el mejor estímulo económico sostenible", ha subrayado.

El primer ministro belga, Elio Di Rupo, ha reclamado una estrategia para el relanzamiento económico de Europa "porque no se puede dejar a la gente en la desesperanza" y ha admitido que "comprende" la acción europea contra la austeridad promovida por la Confederación Europea de Sindicatos en la capital belga coincidiendo con la cumbre. "El objetivo primero es la vuelta al crecimiento", ha defendido Di Rupo, quien ha reclamado "un equilibrio" entre el rigor fiscal y el relanzamiento económico.