Cohesión, agricultura y empleo joven podrían dar 1.500 millones más a España

España obtendría 1.500 millones de euros más de fondos de la UE en las partidas de cohesión, agricultura y empleo juvenil si prosperara la última propuesta de presupuesto comunitario presentada hoy a los Veintisiete por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.Este es el cálculo realizado por la delegación española ante esa propuesta de Van Rompuy que está siendo debatida por los jefes de Estado y de Gobierno asistentes a la cumbre que intenta consensuar el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020.

Con la cautela que conlleva que este último borrador esté siendo aún debatido, la delegación española se muestra satisfecha por un documento que, además, permitiría que España siguiera siendo durante los próximos siete años receptora neta de fondos europeos.

UN 0,15 POR CIENTO DEL PIB ESPAÑOL

En concreto, el Gobierno calcula que el saldo neto se situaría en un 0,15 por ciento del PIB español, unos 1.500 millones al año.El último texto de Van Rompuy reduce en 1.000 millones de euros las compensaciones para las regiones españolas respecto a la propuesta que estaba sobre la mesa en la cumbre presupuestaria del pasado mes de noviembre.

De los casi 2.800 millones que preveía entonces para contrarrestar la disminución de los fondos europeos de cohesión y desarrollo regional, ahora sólo recoge 1.824. Su distribución sería la siguiente; 500 millones para Extremadura, 624 para las regiones en transición (Galicia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Murcia) y otros 700 millones para el resto.

Además, Ceuta y Melilla recibirían una contribución adicional de 50 millones de euros de los fondos estructurales, mientras que Canarias lograría una ayuda extra de 30 euros por año y habitante debido a su condición de región ultraperiférica, algo que ya se recogía en la anterior propuesta.

Sin embargo, España lograría casi 1.000 millones más respecto al último borrador de presupuestos en fondos de cohesión debido a que se aumenta para el reparto de los mismos el peso del desempleo existente en los países socios.A esos 1.000 millones se sumarían casi otros 1.000 procedentes del fondo específico que se crearía para luchar contra el desempleo juvenil, según las estimaciones del Gobierno español.

Van Rompuy defiende destinar 6.000 millones de euros a luchar contra el paro juvenil en toda la UE y que se beneficien de ese fondo las regiones con una tasa de desempleo joven mayor del 25 por ciento. Este apartado se dotaría de 3.000 millones de euros procedentes del Fondo Social Europeo y de otros 3.000 de dinero nuevo de los que España calcula que obtendría un tercio, es decir, 1.000 millones.

POLÍTICAS DE AGRICULTURA

A ellos se sumarían otros 500 millones de euros adicionales dirigidos exclusivamente a España para las políticas de agricultura. Este tipo de fondos los recibirían España y otros diez socios comunitarios al enfrentarse, según recoge el texto, a "retos estructurales particulares en el sector agrícola o que han invertido fuertemente" en el desarrollo del sistema de pagos directos de la Política Agraria Común.

Además de esos fondos nuevos, el Ejecutivo ha destacado que España se ahorraría unos 3.400 millones de euros durante el periodo 2014-2020 respecto al de 2007-2013 en aportaciones a la Unión Europea.Eso es consecuencia de que el presupuesto general comunitario se reduciría (93.000 millones menos que el anterior) y que también hay una rebaja en los cheques o compensaciones que hasta ahora reciben varios países, principalmente Holanda.

España sí podría perder algunas aportaciones comunitarias en otros capítulos en los que hay un notable recorte, como proyectos de transporte, energía y telecomunicaciones, aunque no se ha cuantificado la cantidad.Tras un primer intercambio de opiniones entre los líderes europeos sobre la última propuesta de Van Rompuy, el presidente del Consejo ha decidido un receso de dos horas para dar un descanso después de toda la madrugada de negociaciones y para que las delegaciones revisen con más detenimiento el borrador que les ha planteado.

RAJOY TIENE "BUENAS SENSACIONES Y EXPECTATIVAS" SOBRE EL CONSEJO EUROPEO

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene "buenas sensaciones y expectativas" sobre los resultados para España de la negociación, aún en curso, de los nuevos presupuestos de la Unión Europea (UE) para 2014-2020, según ha asegurado hoy la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. "Me ha transmitido buenas sensaciones, espero que no le falle el ojo", ha dicho la vicepresidenta en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en Madrid, desvelando el contenido de una conversación telefónica previa con Rajoy.

Sáenz de Santamaría ha recordado que tras toda una noche y una mañana de "intensa" negociación los líderes europeos aún no han cerrado las cifras definitivas que conformarán los presupuestos de la UE, por lo que se ha remitido a la rueda de prensa que ofrecerá Rajoy cuando finalice la cumbre.

España obtendría 1.500 millones de euros más de fondos de la UE en las partidas de cohesión, agricultura y empleo juvenil si prosperara la última propuesta de presupuesto comunitario presentada hoy a los Veintisiete por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

TECHO DE GASTO

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete han alcanzado este viernes tras más de 16 horas de negociaciones un principio de acuerdo sobre un techo de gasto de 960.000 millones de euros para el presupuesto de la UE de 2014-2020, aunque siguen ultimando el reparto del dinero entre políticas y Estados miembros, según han informado fuentes europeas. De confirmarse esta cifra, será la primera vez que el presupuesto de la UE sufra recortes respecto al del periodo anterior, en concreto casi 34.000 millones de euros en comparación con las perspectivas financieras 2007-2013.

El acuerdo representa el triunfo de los contribuyentes netos, liderados por Reino Unido y Alemania, que reclamaban más ajustes en línea con la austeridad que Bruselas exige a los Estados miembros. Además, el nivel de pagos se reduce hasta 908.000 millones de euros.

La mayor parte del recorte final practicado a los presupuestos por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, (que en total asciende a unos 13.000 millones de euros) se ha concentrado en los presupuestos destinados a infraestructuras, I+D e innovación.