La Cámara Baja de EEUU aprueba el acuerdo fiscal que la enfrentaba a la Casa Blanca

Congreso
Congreso

La Cámara de Representantes aprobó hoy por unanimidad un acuerdo para prorrogar dos meses unos recortes de impuestos a la nómina de los trabajadores, ocho días antes de que expirasen, con lo que puso fin a un enfrentamiento con la Casa Blanca sobre esta cuestión.

La medida, que ya había recibido el visto bueno del Senado y se aprobó a viva voz en la Cámara Baja, permite que los negociadores de los dos partidos cuenten con más tiempo para llegar a un acuerdo más duradero sobre el futuro de esos recortes, uno de los pilares del programa económico del presidente Barack Obama.

El proyecto de ley, que ahora pasa a la Casa Blanca para que lo promulgue Obama, incluye también la prórroga por otros dos meses de los subsidios de desempleo para cerca de dos millones de parados.

La aprobación representa una gran victoria para el presidente estadounidense, después de que la Cámara, de mayoría republicana, se hubiera negado hasta ahora a dar su visto bueno a la prórroga.

Pero, en medio de divisiones internas en el Partido Republicano y entre encuestas que apuntaban a que el continuo rechazo a la medida perjudicaba la popularidad de ese partido en época pre-electoral, el presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, se vio obligado a dar un giro de 180 grados a su postura.

Tras la aprobación de la medida, ambas cámaras del Congreso tendrán que designar legisladores para un proceso bicameral para seguir negociando en las próximas semanas una prórroga de un año, según el acuerdo pactado por Boehner con el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid.

La Casa Blanca lanzó el martes pasado una campaña por Twitter y Facebook para advertir del daño de una subida de impuestos para los trabajadores y para la recuperación económica en general.

Según los cálculos de la Casa Blanca, la aprobación de la medida beneficiará a cerca de 160 millones de estadounidenses.

De no haber salido adelante, una familia media hubiera visto desaparecer de sus salarios netos cerca de ochenta dólares mensuales, o en torno a los mil dólares al año.