Calviño pide "no lanzar un mensaje alarmista" por el cambio de tendencia de la economía

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, reconoció este martes en el Fórum Europa que hay una "tendencia a la moderación" en el crecimiento de la economía española, aunque aseguró que "no resulta en sí mismo preocupante" y que las bases son "sólidas". Por ello, pidió "no lanzar un mensaje alarmista" porque "no hay un frenazo" en la economía.

En el acto, organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, Calviño aseguró que "por el momento no hemos cambiado la previsión de crecimiento" del PIB para 2018, que se mantiene en el 2,7%. En todo caso, dijo que "si hay que revisarlo tampoco es un drama". En todo caso, un cambio sobre la estimación del PIB español "seria sobre la base de un análisis profundo y viendo una tendencia a medio plazo".

Por otra parte, apuntó que aún hay desequilibrios en la economía española que hay que afrontar, como la "inaceptable" tasa de paro, el "desorbitado" crecimiento de la deuda pública o un déficit público "estructural".

La titular de Economía consideró que "algunas de las medidas" adoptadas en los últimos años "han reforzado estos desequilibrios y eso nos hace más vulnerable de cara al futuro". Por ejempló, apuntó la existencia del "trabajador pobre" o la "cronificación" del paro en algunos sectores de la sociedad, a lo que se une "el inaceptable aumento de la desigualdad y la pobreza".

"CRECIMIENTO SOSTENIBLE Y JUSTO"

La ministra defendió que la actual fase alcista del ciclo supone una "oportunidad de poner las bases" de un crecimiento económico que sea "sostenible y justo". También destacó la necesidad de trabajar para que la "fase expansiva" del ciclo económico "dure lo máximo posible" y "minimizar" los efectos cuando haya crisis.

Se trata, afirmó, de "normalizar" la economía española para que "no se comportase de manera exagerada" tanto en las fases de crecimiento como en las de crisis. Además, subrayó que no se pueden "cerrar los ojos a los desequilibrios por muy impopulares que sean", y que para su corrección el "crecimiento es condición necesaria, pero no suficiente".

Calviño criticó propuestas que pasan por recortar el gasto público y bajar impuestos, ya que es una estrategia a corto plazo que deteriora el Estado del bienestar. En este sentido, defendió que bajar impuestos en la actualidad sería "contrario" a la necesaria disciplina fiscal.

LA CARGA TRIBUTARIA DEPENDERÁ DEL OBJETIVO DE DÉFICIT

En materia de impuestos, la ministra expuso que la carga tributaria dependerá del objetivo de déficit. Si es la senda que propone el actual Gobierno será menor que si hay que aplicar el objetivo del anterior Ejecutivo. "Si fuese la del anterior, el aumento impositivo tiene que ser muchísimo más importante" porque España no puede basar su financiación a través de la deuda pública, señaló.

Calviño reiteró que "no propugno una bajada de los impuestos", pues "este tipo de políticas no tendría sentido". Respecto a la subida del IRPF, dijo "estamos considerando distintas opciones", pero que en ningún caso se elevaría este impuesto a rentas medias y trabajadoras.

QUE A CATALUÑA LE VAYA BIEN ES BUENO PARA TODOS

La ministra aprovechó la jornada para felicitar a "todos" los catalanes por la Diada, y se mostró confiada en que "a partir de ahora con la actitud de dialogo de nuestro Gobierno se pueda empezar a encauzar y normalizar la situación desde el punto de vista político, social y económico". "Que a Cataluña le vaya bien es bueno para todos", aseguró Calviño, quien recordó que la región representa el 19% del PIB. Se tratará de "normalizar la situación" para que Cataluña "siga siendo motor del crecimiento económico", sentenció.

ALMUNIA: "NO ES OPORTUNO" VOLVER A LA AUSTERIDAD

En el acto, organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, Almunia fue el encargado de presentar a la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, de quien destacó la "brillantez, capacidad y competencia".

El exvicepresidente de la Comisión Europea y exministro Joaquín Almunia afirmó que "no es oportuno meterse de nuevo en la senda de la austeridad" y añadió que "la consolidación fiscal tiene que ser inteligente". El exministro explicó que eso requiere que haya una "reasignación del gasto y aumento de ingresos".

"España necesita aumentar ingresos", pero con una "disminución de las desigualdades", aseguró Almunia.

Por otra parte, consideró que en España "llevamos años sin hacer reformas", para exponer que "la última de calado" fue la del sector financiero en 2012. Por ello, consideró que España tiene "mucha tarea" por delante y que se trata de "una senda que es necesario recorrer". Se requiere, dijo, "crecimiento sostenible, combinando políticas macro con reformas".