La CNMV prohíbe las posiciones cortas hasta enero

Carrusel Bolsa
Carrusel Bolsa |Carrusel Bolsa

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha prorrogado hasta el 31 de enero la prohibición de apostar a la baja contra los valores de la bolsa española por la "persistencia de hechos o circunstancias adversos que podrían amenazar la estabilidad financiera o la confianza del mercado".

En un comunicado, el organismo dirigido por Elvira Rodríguez argumenta que, como el proceso de reestructuración bancaria aún no ha terminado, hay "evidencias empíricas" de que persisten "una serie de incertidumbres sobre el sistema financiero español" que "podrían amenazar la integridad de los mercados".

Por ello, "la no prohibición de la realización de operaciones de venta en corto añadiría incertidumbre a través de su probable impacto en el mercado".

La CNMV cree que la finalización de la reestructuración bancaria es "absolutamente necesaria para asegurar la estabilidad del sistema financiero y del mercado de capitales español", por lo que procede a prorrogar de nuevo la prohibición de las apuestas bajistas, que está vigente desde julio.

El supervisor español de los mercados ha sido respaldado por la Autoridad Europea de Mercados Financieros (ESMA, en inglés), que considera apropiada y proporcionada la petición de la CNMV por las repercusiones que pueden tener las denominadas posiciones cortas para la economía española.

Las posiciones cortas o apuestas a la baja consisten en tomar prestadas acciones para venderlas en el mercado con la esperanza de que su precio caiga, momento en el que los títulos se recompran más baratos y se devuelven a su propietario, obteniendo como ganancia la diferencia entre el precio de venta y el de recompra posterior.

La prohibición de la CNMV afecta a cualquier persona física o jurídica que cree un instrumento financiero o esté vinculada a uno de ellos, "cuyo efecto, o uno de cuyos efectos, sea conferir una ventaja financiera a dicha persona física o jurídica en caso de que disminuya el precio o valor de las acciones admitidas a negociación en un mercado secundario oficial español".

Las primeras actuaciones de la CNMV contra las posiciones cortas datan de mayo de 2010, cuando el organismo supervisor obligó a que se comunicaran esas apuestas bajistas cuando excedieran del 0,2 % del capital de una compañía.

El 11 de agosto de 2011, la CNMV prohibió por primera vez esas actuaciones por la "extrema volatilidad" que existía entonces en los mercados bursátiles europeos, una medida que prorrogó en dos ocasiones hasta febrero de 2012.

El pasado 23 de julio, el organismo volvió a actuar contra las apuestas bajistas, extendiendo la medida primero al 19 de octubre y nuevamente ahora.