Bruselas pide al Gobierno urgencia en la reforma laboral y el presupuesto de 2012

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha rechazado hoy dar más tiempo a España para reducir el déficit y ha pedido al nuevo Gobierno que cumpla los objetivos marcados por la UE por considerar que cualquier nuevo retraso agravaría la desconfianza de los mercados en la economía española. Rehn ha rechazado así las sugerencias del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que había apuntado que la UE podría revisar los objetivos de déficit para España -situados en el 4,4 por ciento para 2012 y el 3 por ciento para 2013- teniendo en cuenta que la economía se contraerá en lugar de crecer como estaba previsto cuando se fijaron.

Los ministros de Economía de la eurozona han reclamado además al Gobierno de Mariano Rajoy que adelante la reforma laboral para combatir el "nivel inaceptablemente alto" de paro y que apruebe cuanto antes el presupuesto de 2012 con el fin de concretar los ajustes necesarios para cumplir el déficit. "Es esencial que el Gobierno español, con el apoyo de su amplia mayoría parlamentaria, restaure la confianza en la sostenibilidad de las finanzas públicas", ha resaltado el responsable de Asuntos Económicos. "Consideramos muy importante que España se ciña a sus objetivos fiscales y garantice que se cumplan en 2012 y 2013", ha insistido.

"Esta es una crisis de confianza, que está relacionada con la crisis de deuda y la fragilidad del sector bancario, y es esencial ahora restaurar la confianza y mantener por tanto una determinación coherente para cumplir los objetivos en todos los Estados miembros", ha insistido Rehn.

"LAMENTABLE" QUE ESPAÑA INCUMPLIERA SU OBJETIVO PARA 2011

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario ha tachado de "lamentable" que España incumpliera su objetivo para 2011, al registrar un déficit del 8 por ciento en lugar del 6 por ciento pactado por Bruselas. En su opinión, el Gobierno ya ha adoptado "decisiones muy significativas" para corregir el desvío (en referencia a los ajustes por valor de 15.000 millones aprobados el 30 de diciembre), pero todavía queda una "brecha" para alcanzar los objetivos. "Espero que las autoridades españolas concreten las medidas anunciadas recientemente para restaurar la sostenibilidad fiscal, que avancen rápidamente en la preparación del presupuesto de 2012, y que adelanten la reforma del mercado laboral para combatir el nivel inaceptablemente alto de paro, especialmente el juvenil", ha insistido.

"La rápida adopción de la ley de presupuestos de 2012 es de la mayor importancia", ha incidido por su parte el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, al término de la reunión. "Hemos respaldado los esfuerzos del Gobierno español para garantizar un control más estricto sobre los presupuestos de los gobiernos regionales para evitar que se repitan las desviaciones significativas que se produjeron el año pasado", ha afirmado Juncker.

En su estreno en el Eurogrupo, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha explicado a sus homólogos "las principales prioridades políticas del nuevo Gobierno para 2012, que se centrarán en la reducción del déficit, reformas estructurales, especialmente en el mercado laboral, y la reforma del sector financiero", según ha desvelado el presidente del Eurogrupo.

Los ministros de Economía de la eurozona han agradecido además al primer ministro italiano, Mario Monti, las "importantes medidas fiscales" que adoptó su Gobierno el pasado 22 de diciembre, poco después de tomar posesión, así como el decreto aprobado el pasado viernes para liberalizar las actividades profesionales, por considerar que servirán para impulsar el crecimiento. Y le han pedido la "misma determinación" para afrontar la reforma laboral.

EL ECOFIN APOYA ENVIAR LOS PRESUPUESTOS A LA CE PARA SU CONTROL PREVIO

Los ministros de Finanzas de la UE se mostraron hoy mayoritariamente a favor de que todos los miembros de la eurozona envíen sus presupuestos a Bruselas para un control previo, pero exigieron confidencialidad en la recomendación de rescates para no 'vender' al país afectado a los mercados. Los Veintisiete mostraron "un amplio consenso" para que los Gobiernos del euro tengan que remitir a la Comisión Europea (CE) los "detalles esenciales" de sus proyectos presupuestarios, aunque estudiarán cómo incluir "incentivos" para países que no están bajo procedimiento por déficit excesivo.

Estos incentivos podrían traducirse en una cierta flexibilidad administrativa y de contenido para esos socios y en un mayor control para los despilfarradores. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, sugirió que ese control reforzado para países que incumplen los objetivos de déficit se materialice en la obligación de informar a Bruselas dos veces al año en lugar de una.

Los ministros apoyaron también que el Consejo pueda efectuar recomendaciones, sobre la base de un estudio previo del Ejecutivo comunitario, para animar a un país en severas dificultades financieras a que pida ayuda del fondo de rescate. Solicitaron, no obstante, que ese proceso se realice en un nivel de "confidencialidad" suficiente como para evitar que provoque una reacción negativa de los mercados y dispare la desconfianza sobre la situación de un país.