Barcelona se blinda ante la reunión del BCE en pleno debate sobre el crecimiento

Barcelona se blinda ante la reunión del BCE en pleno debate sobre el crecimiento
Barcelona se blinda ante la reunión del BCE en pleno debate sobre el crecimiento |Telemadrid

Barcelona es desde hoy y hasta el viernes una ciudad blindada para garantizar la seguridad de la reunión del Banco Central Europeo (BCE), cuyo consejo de gobierno prevé mantener mañana los tipos de interés en el 1%, con el debate de fondo sobre si la UE debe apostar por políticas de crecimiento. Este encuentro llega por primera vez a la capital catalana tras las manifestaciones del 1 de mayo, las recientes portadas en diarios internacionales de los disturbios de Barcelona durante la huelga general de marzo y la cercanía del aniversario del movimiento 15M, que ha convocado una primera cacerolada ciudadana esta misma noche.

Además, la reunión del BCE coincide con la convocatoria de huelga convocada por los estudiantes en las universidades catalanas con motivo del aumento de las tasas de matriculación.

BLINDADA

Barcelona vive un despliegue policial que ya fue visible ayer con motivo de la manifestación del Primero de Mayo, en una jornada en la que se practicaron un gran número de identificaciones pero que, por primera vez en los últimos seis años, acabó sin graves incidentes. Para la reunión del consejo de gobierno del BCE, reunido en un "acorazado" hotel de Barcelona, trabajan un total de 8.000 agentes de seguridad, de los cuales 4.500 son de la policía autonómica, 2.300 policías nacionales y 1.200 guardias civiles.

Este dispositivo recuerda al que hubo en 2010 con motivo de la visita del Papa a Barcelona, en 2005 con la cumbre euromediterránea o en 2002 con la reunión del Consejo Europeo. En este contexto, la Guardia Civil ha duplicado su presencia en el aeropuerto de Barcelona para garantizar la seguridad del medio centenar de autoridades que acuden a la reunión del BCE.

La Policía Nacional, por su parte, ha detenido a 17 personas en los puestos fronterizos y ha negado la entrada a España a otras 43 en las 104 primeras horas de suspensión del Tratado de Schengen. El Ministerio del Interior ha informado también de que cerca de 1.300 agentes han controlado desde el pasado fin de semana a más de 242.423 personas a su entrada al territorio nacional por los pasos fronterizos de La Jonquera, Port Bou, Puigcerdà, Camprodon, Les y Canfranc, así como en los aeropuertos de Barcelona y Girona.

Los Mossos d'Esquadra han montado un amplio dispositivo policial en Barcelona para crear un corredor de seguridad entre el aeropuerto del Prat y el hotel donde se aloja la comitiva. Fuentes de los Mossos han destacado que, a diferencia de otras reuniones europeas celebradas en Barcelona, no se restringirá el tráfico en ningún momento y no se inhabilitará un carril para hacerlo exclusivo de circulación para las autoridades.

Uno de los primeros responsables bancarios en llegar este mediodía a Barcelona ha sido el propio presidente del BCE, Mario Draghi, que mañana ofrecerá una rueda de prensa junto al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Precisamente Dragui fue quien el pasado día 25 abrió un debate de calado en el seno de la UE al proponer un "pacto de crecimiento" a los líderes europeos, pero sin dejar de lado los "inevitables" ajustes, al tiempo que no dio ninguna señal de esperanza a bancos y gobiernos sobre posibles nuevas intervenciones de apoyo.

El presidente del BCE y los miembros del consejo de gobierno del banco participarán hoy en una cena oficial ofrecida por el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, mientras que mañana harán lo propio en una segunda cena, en el Palacio de Pedralbes, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En el plano económico, el consejo de gobierno del BCE prevé dejar inalterada mañana su tasa de interés rectora en el 1% en un momento en el que la bolsa ha sufrido un notable descenso y en el que se debate si deben aplicarse nuevas políticas de crecimiento.

El máximo órgano ejecutivo del BCE, que se reúne dos veces al año fuera de su sede central en Fráncfort -la última en España fue en Madrid en 2006-, analizará la evolución de la economía y los efectos de las medidas que ha aplicado hasta ahora.