Banco Santander negociará con sindicatos un ERE para más de 3.000 trabajadores

Ciudad Financiera del Banco de Santander
Ciudad Financiera del Banco de Santander

Banco Santander ha convocado a los sindicatos a una reunión a mediodía del próximo lunes 6 de mayo para dar a conocer los planes de reordenación empresarial que la entidad tiene previstos, entre los que se incluye un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para más de 3.000 trabajadores, según han trasladado fuentes sindicales a Europa Press.

La convocatoria servirá para exponer a los sindicatos la necesidad de acometer el proceso de reestructuración aunque no se prevé que el banco ofrezca, en esta cita, detalles acerca del número de oficinas ni de empleados que se verán afectados.

Los más de 30.000 empleados de Banco Santander en España confían en que el banco respetará el Protocolo de Fusión firmado el pasado mes de noviembre a la hora de ejecutar el ERE, que recoge que la entidad se compromete a no recurrir a los artículos de movilidad geográfica, modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo y despido colectivo del Estatuto de los Trabajadores sin previo proceso de diálogo y participación sindical en búsqueda de soluciones consensuadas.

De este modo, el Santander renuncia de forma expresa a la toma de medidas traumáticas en procesos de reorganización por la absorción del Popular. "La diferencia entre este ERE y el de otros bancos es que nosotros hemos firmado un protocolo de fusión; El escenario que descontamos es que respete", han subrayado fuentes sindicales a Europa Press, que aseguran que el Santander "siempre ha sido flexible" en el marco de las relaciones e interlocuciones con los representantes de los trabajadores.

Según el mapa de sucursales, Galicia podría ser unas de las zonas en las que mayor impacto tendrá el ERE, aunque también es probable que la escasez de red del Santander en el norte de España limite estas sinergias. Así, las oficinas urbanas, como en Madrid y Barcelona, seguramente serán las más damnificadas dada su elevada concentración, en detrimento de la red rural.

El banco presidido por Ana Botín reconoce que se está encontrando con "dificultades y obstáculos" en el proceso de integración de Banco Popular en curso desde que la fusión se hizo efectiva legalmente el pasado 28 de septiembre, admitiendo su "complejidad" y remarcando que los costes, los beneficios y las sinergias podrían no estar en línea con las estimaciones previas.