BBVA: La economía madrileña empezará a crecer y crear empleo en 2014

La economía madrileña tocará fondo en 2013, cuando presentará una contracción del -1,1 por ciento, pero empezará a crecer y crear empleo en 2014, con un incremento previsto del 1,5 por ciento, según el informe Situación Madrid del servicio de estudios de BBVA. Según el informe, presentado este martes por el economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech, este "moderado crecimiento" del 1,5 por ciento, seis décimas por encima de la media nacional, se sustenta sobre la progresiva recuperación de la demanda de los principales países europeos, que tendrá un efecto positivo tanto sobre las exportaciones de bienes como sobre el turismo.

Además, se apoyará en el proceso de reducción de desequilibrios internos, que supondrá un menor condicionante para la demanda nacional y regional, y un menor esfuerzo fiscal respecto al implementado en los dos años anteriores.

Aunque los datos disponibles muestran una mejora de la actividad que apunta que la economía madrileña habría iniciado la fase expansiva del ciclo entre el segundo y el tercer trimestre de este año, esta recuperación gradual será insuficiente para evitar una nueva caída del PIB en el agregado de 2013, que BBVA Research prevé del -1,1 por ciento, dos décimas menos que el conjunto de la economía nacional. Así, en palabras de Doménech, 2014 será "el año del inicio de la recuperación".

Respecto al empleo, Doménech ha indicado la Comunidad de Madrid podría crear empleo prácticamente a lo largo de todo 2014, desde "la primera parte del año". Si bien ha precisado que será un nivel de creación de empleo "todavía insuficiente para corregir todo el desequilibrio que se ha generado durante la crisis". En este sentido, ha señalado que la Comunidad de Madrid "está en condiciones de liderar el proceso de creación de empleo", ya que a nivel nacional BBVA Research prevé que la creación de empleo comience en la segunda mitad de 2014, pudiendo adelantarse al segundo trimestre, mientras que en la Comunidad de Madrid se produciría antes, según Doménech.

Tras recalcar que la generación de empleo está condicionada al crecimiento de la productividad por trabajador, ha dicho que en el supuesto de que la productividad por empleado creciera un 1 por ciento, con un crecimiento del PIB del 1,5 por ciento, la creación de empleo podría ser del 0,5 por ciento.

Por otro lado, el informe pronostica que hasta 2025 no se recuperará el nivel de empleo de 2007, con un crecimiento potencial del PIB del 2,5 por ciento de forma sostenida (0,6 por ciento para la productividad).

BUEN COMPORTAMIENTO DE LAS EXPORTACIONES

Doménech ha destacado el "buen comportamiento de la exportaciones" a nivel regional, mejor que en el resto de España. Las ventas al exterior han registrado un crecimiento del 19 por ciento en los primeros tres trimestres del año gracias al fuerte dinamismo de los bienes de equipo y, especialmente, del sector aeronáutico dentro del materia de transporte. La estrategia de diversificación geográfica, en la que destaca el aumento de la exportaciones a Asia, así como a la Unión Europea, está siendo clave para el impulso de las exportaciones.

En cuanto al turismo, a pesar de que en los primeros tres trimestres del año ha caído tanto la llegada de turistas nacionales (-9,6%) como extranjeros (-6,6%) y las pernoctaciones (nacionales: -9% y extranjeros: -4,9%), el sector turístico de la región se ha adaptado con precios más competitivos que han permitido mantener el nivel de pernoctaciones por encima de lo que se habría esperado con tal caída de turistas, ha constatado Doménech.

En lo que respecta a Barajas, ha señalado que desde 2008 ha sido notable la caída de la afluencia de viajeros nacionales, mientras que la de extranjeros prácticamente se ha mantenido, al tiempo que ha dicho que parte de la pérdida de relevancia del aeropuerto madrileño como receptor de viajeros se ha compensado con el fuerte desarrollo da la Alta Velocidad.

Doménech se ha referido al sector inmobiliario como uno de los que está detrás de la recuperación prevista para 2014, ya que tiene las correcciones de los desequilibrios muy avanzadas. En este sentido, ha señalado que la sobreoferta de viviendas es menor que en 2009 y la aproximadamente mitad que en el resto de España, por lo que pese a la caída de la actividad tanto en términos de empleo como de viviendas iniciadas y terminadas, pero "viendo estos niveles de sobreoferta el ajuste no debería tener ya mucho más recorrido".

Asimismo, BBVA Research ha tenido en cuenta un análisis del sistema de financiación autonómica que se puso en marcha en el año 2009, cuya conclusión ha sido en los años 2010 y 2011 se ha producido una ligera mejora para la Comunidad de Madrid respecto a la media de 2002 a 2007 con el sistema antiguos, según un artículo firmado por Angel de la Fuente.

OBJETIVO DE DEFICIT "FACTIBLE"

Por otro lado, Doménech ha dicho que la evolución del primer semestre del año pone de manifiesto que la Comunidad de Madrid tiene que intensificar en el segundo semestre del año su esfuerzo de consolidación fiscal para cumplir con el objetivo de déficit.

"Es un objetivo factible, que se puede alcanzar, nosotros esperamos que así sea, pero para poder conseguirlo se va a tener que realizar un esfuerzo de consolidación fiscal en la segunda parte del año mayor que la que se hizo en la primera", ha señalado.

Entre los retos a los que se enfrenta la Comunidad de Madrid para el futuro, Doménech ha señalado la necesidad de continuar con la corrección de los desequilibrios, así como de mejorar la productividad y el empleo, para lo que ha apostado por la educación, la I+D+i o el desarrollo de empresas tecnológicas, que "tienen una fuerte relación con el PIB potencial".

A este respecto, ha señalado que pese a encontrarse mejor posicionada que otras Comunidades Autónomas, Madrid debe mirarse en el espejo de la regiones más productivas y de mayor renta per cápita de Europa. En este sentido, ha dicho que mientras que la renta per cápita de las regiones europeas mejor situadas es de 40.000 euros, en Madrid es de 32.000 euros.