El BBVA prevé que el PIB crezca sólo el 1,6 % en 2020 y apunta que la subida del SMI ha impedido crear 45.000 empleos

Trabajadores en una fábrica
Trabajadores en una fábrica

BBVA Research mantiene que la economía española crecerá el 1,6 % en 2020, lo que supondría tres décimas menos respecto al cierre esperado para 2019 (1,9 %), si bien calcula que en 2021 la mejora del entorno internacional permitirá que el PIB vuelva a crecer un 1,9 %.

En su informe, el BBVA calcula que con la subida del 22,3 % del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2019 se han dejado de crear unos 45.000 puestos de trabajo en términos netos a lo largo del año, medidos en afiliados a la Seguridad Social.

Impacto sobre el empleo

Durante la presentación del informe "Situación España", el responsable de Análisis Económico de la entidad, Rafael Doménech, ha explicado que esta cifra supone un impacto sobre la creación de empleo de hasta 4 décimas.

Para el director de BBVA Research y economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, "tiene todo el sentido" que el Gobierno se ponga como objetivo que el SMI alcance el 60 % del salario medio, pero ha considerado que debería hacerse de forma gradual y a un ritmo que permita a las empresas asumir las subidas sin poner en riesgo el empleo.

El informe considera limitado este impacto y señala que los registros de 2019 muestran un comportamiento ligeramente menos favorable de la afiliación a la Seguridad Social entre los jóvenes, los ocupados en actividades de servicios que tradicionalmente tienen salarios bajos, como comercio y hostelería, y los residentes en Andalucía, Canarias, Extremadura y Murcia.

Una elevada incertidumbre

De cumplirse el escenario de una subida del 1,6% del PIB, se crearían alrededor de 600.000 puestos de trabajo durante el bienio 2020-21 y la tasa de paro se situaría en el entorno del 12,5 % de media en 2021.

La futura recuperación de la economía dependerá de las políticas que se implementen en los próximos meses, ya que la entidad cree que existe una elevada incertidumbre por la falta de consenso para temas clave y por la posibilidad de que se reviertan algunas reformas del pasado.

Evaluar antes de derogar

Por ello, reclama al nuevo Gobierno que evalúe los efectos que han tenido reformas como la laboral o la de pensiones antes de derogarlas, para mantener aquellos aspectos que hayan sido positivos, y que analice los costes y beneficios de los cambios impulsados en el sector de la vivienda o del aumento del salario mínimo antes de tomar nuevas decisiones al respecto.

BBVA Research pronostica que 2020 será el quinto año en el que se frenará el crecimiento económico, pero augura una aceleración para 2021 gracias a un mejor comportamiento del consumo privado, de la inversión y del sector exportador.

Este año la demanda interna (consumo e inversión) crecerá con menos fuerza que en ejercicios anteriores, pero seguirá siendo la responsable del crecimiento económico, con una aportación esperada de 1,9 puntos porcentuales en promedio para el bienio 2020-2021.

Los sectores más débiles

La entidad destaca que al cierre de 2019 ciertos sectores siguen mostrando mayor debilidad, como el automóvil, el inmobiliario, el turismo de playa o la creación de empleo en los colectivos más expuestos al aumento del salario mínimo interprofesional (SMI), "aunque la repercusión del incremento del año pasado sobre el empleo continúa siendo limitado a nivel agregado".

No obstante, el informe dice que el contagio de estos sectores al resto de la economía permanece acotado.Además, se han rebajado los riesgos asociados a la incertidumbre exterior, por la disminución de la tensión comercial entre EEUU y China, la menor probabilidad de un "brexit" desordenado y la estabilización de los datos de comercio global y de producción industrial -que han sido los principales factores de la desaceleración desde mediados de 2018-.

Resiste el sector servicios

También han ayudado la resistencia del sector servicios, el mejor tono de los mercados financieros y la política fiscal algo más expansiva de Alemania, aunque el informe señala que habrá que ver cómo afectan al precio del petróleo las tensiones entre EEUU e Irán, una variable especialmente importante para la economía española por su dependencia energética del exterior.

Para BBVA Research los retos de la economía española pasan por seguir reduciendo el déficit público, por moderar el desempleo y el uso de contratos temporales, y por hacer sostenible el sistema de pensiones en un contexto de envejecimiento de la población y de productividad estancada.

La entidad cree que estos desequilibrios podrían frenar a medio plazo el ritmo de crecimiento económico si no se adoptan medidas para impulsarlo y se favorece un entorno propicio a la inversión, la innovación y el empleo con los que afrontar la transformación digital y la transición energética.