US Open: Cilic arrolla a Nishikori y se corona en Nueva York

Cilic: "Me parece irreal que me llamen campeón de Grand Slam"

Nishikori: "He demostrado que puedo ganar a cualquier ahora mismo"

Cilic, de suspendido por dopaje a campeón de Grand Slam

deportes

| 09.09.2014 - 10:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El tenista croata Marin Cilic y el japonés Kei Nishikori buscan lanzar su carrera este lunes con la conquista de su primer grande, un US Open que deparó sorpresas estas tres semanas en Flushing Meadows dejando en el camino a los grandes favoritos, y que pondrá fin a casi una década de dominio del 'Grand Slam' por parte de Rafa Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer.

Desde 1997 no había una final del Abierto estadounidense con dos primerizos en estas lides o con dos tenistas fuera del Top 10, entonces Patrick Rafter superó a Greg Rusedski. El búlgaro Grigor Dimitrov o el canadiense Milos Raonic eran dos jóvenes llamados a liderar a las nuevas generaciones. Sin embargo, los Nadal, Roger, Nole o Andy Murray han extendido su dominio con firmeza.

FINAL INESPERADA

Finalmente fue el último grande de 2014 el que trajo una final inesperada. La primera desde Australia en 2005 en la que no aparecía el 'Big Three'. Nishikori, el primer asiático en una final de este nivel, ha tenido el lastre de las lesiones pero hace tiempo está señalado como uno de los candidatos a hacerse fuerte en la ATP. El pasado Masters 1.000 de Madrid, tras la final, el director del Mutua Madrid Open, Manolo Santana, confesó que no había visto jugar a nadie como el japonés en mucho tiempo.

En aquella final en la Caja Mágica, Nishikori estuvo cerca de aguar la fiesta a un Nadal que buscaba reencontrase con la victoria en la tierra batida. El balear se impuso, pero los problemas físicos de su rival impidieron ver cómo hubiese terminado aquel partido. Ahora, el temible y ágil tenista asiático tiene la oportunidad de comenzar a ser considerado en serio.

En una temporada en la que a pesar de las lesiones ha sabido reinar en tierra y lucirse en superficie dura, el japonés puede hacerse grande. Y es que el recital de Nishikori, que sólo disputó un torneo preparatorio, el de Washington, antes de Nueva York, tuvo su momento culmen en las semifinales del sábado, donde fulminó al número uno del mundo Djokovic. Antes superó dos maratones de más de cuatro horas ante Milos Raonic y Stanislas Wawrinka.

Cilic fue el encargado de completar la sorpresa. El croata cerró su pase a la final en la segunda semifinal de la Arthur Ashe apartando a un Federer desconocido. La agresividad de un tenista que este año ya ha ganado dos títulos, los mismos que su rival en la final, pudo con el favorito número dos en Nueva York. El croata sufrió la temporada pasada con una sanción por un positivo en un control antidopaje, pero en 2014 parece haber olvidado de aquello y ante el suizo jugó el mejor tenis de su vida.

Así pues, un nuevo ganador en el Grand Slam saldrá de la final de un US Open que pone fin a la temporada de 'grandes' en este 2014. Nishikori domina 5-2 los enfrentamientos entre ambos, con los dos últimos este mismo año con resultado favorable para el japonés, en Barcelona y Brisbane. Curiosamente será la tercera vez que se midan en el US Open, con una victoria para cada uno. La segunda será distinta y marcará quizá el inicio de esa nueva era.