Un golazo de "Cebolla" en el último minuto salva el resultado

El "Cebolla" Rodríguez

deportes

| 05.10.2012 - 08:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un tremendo trallazo del uruguayo Cristian 'Cebolla' Rodríguez en el último minuto prolongó la fenomenal racha del Atlético de Madrid en competición europea, con su decimoquinta victoria seguida, quizá hoy un premio excesivo para un gris conjunto rojiblanco, pero suficiente para superar al Viktoria Plzen checo. Aunque el conjunto madrileño bajó su nivel de anteriores citas en esta temporada, solventó con triunfo, el octavo seguido del curso, un choque en el que nunca encontró el ritmo ni las ocasiones frente a un rival que con lucha, orden y velocidad detuvo al Atlético hasta los instantes finales, hasta que Cristian Rodríguez marcó el 1-0.

Fiel a sus rotaciones y a su confianza en la plantilla, el argentino Diego Pablo Simeone descargó de minutos a jugadores como Arda Turan, Juanfran Torres, Filipe Luis, Joao Miranda, Diego Godín, Mario Suárez o Raúl García, y apostó de nuevo por un once con muchas novedades: nueve respecto a la última victoria contra el Espanyol.

Era el turno de Asenjo, Pulido -que completó un buen partido en sus primeros minutos de la temporada-, Cata Díaz, Emre, Adrián, Domingo Cisma o Kader, menos habituales en las alineaciones de este curso y hoy titulares contra el Viktoria Plzen, el rival más competitivo de su accesible grupo en la Liga Europa, un equipo ordenado y rápido. El conjunto checo, con velocidad en sus acciones ofensivas, discutió el partido al Atlético durante 90 minutos, pero el tiempo añadido le arrebató un empate que mereció durante todo el encuentro.

Ese gol acabó con el equilibrio del choque, embarullado en las transiciones hacia la zona de ataque, que se movió entre el aburrimiento de los aficionados, las esporádicas pero en ocasiones amenazantes jugadas ofensivas del Viktoria y algún tímido pito, incluso, desde la grada.

En todo el primer tiempo, el Atlético no apareció tanto como acostumbra por el área rival y se marchó al intermedio con 0-0. Sólo un disparo fuera de Emre, alguna jugada por banda del uruguayo Cristian Rodríguez o algún cambio de ritmo de Adrián, que reclamó un posible penalti y que lanzó un centro-chut al larguero, interrumpieron los bostezos del público camino del descanso.

Nada más ofrecieron los primeros 45 minutos del Atlético, que encaró la segunda parte con las mismas dificultades, pero con aún más convicción de su oponente, que probó a Sergio Asenjo con un potente lanzamiento de falta de Prochazka y que ya se sintió con capacidad para sumar, incluso, los tres puntos en el Calderón.

Al toque de atención, el más serio del encuentro, respondió el equipo madrileño con algo más intensidad y con unos cuantos centros sobre el área del guardameta Matus Kozacik, hasta ese momento casi sin exigencia por los mínimos remates del Atlético, pero aún necesitaba más para derribar a su rival y convencer a su afición.

Y entonces apareció Cristian Rodríguez. El uruguayo, en una falta ensayada, enganchó un disparo imparable en el último minuto y desató la euforia en las gradas del Vicente Calderón, en la que los aficionados presumen de racha. Ya son quince victorias consecutivas en Europa.

Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Asenjo; Kader (Saúl Ñiguez, m. 84), Cata Díaz, Pulido, Domingo Cisma; Koke (Tiago, m. 63), Gabi, Emre, Cristian Rodríguez; Adrián y Diego Costa (Raúl García, m. 60).

0 - Viktoria Plzen: Kozacik; Reznik, Sevinsky, Cisovsky, Limbersky; Darida (Hejda, m. 89), Prochazka; Rajtoral (Hora, m. 88), Hanousek, Duris; y Bakos (Stipek, m. 90).

Gol: 1-0, m. 90: Cristian Rodríguez, con un trallazo lejano.

Árbitro: Antkny Gautier (Francia). Amonestó a los locales Gabi (m. 11) y Emre (m. 19) y al visitante Prochazka (m. 31).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo B de la Liga Europa, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 20.000 espectadores.