Un deportista sano no necesita transfusiones de sangre ni EPO, según un perito

Juicio Operación Puerto

Hamilton: "Eufemiano me hacía las transfusiones y me ofreció EPO"

deportes

| 19.02.2013 - 12:28 h
REDACCIÓN

Un deportista sano "no necesita transfusiones de sangre ni el uso de EPO", excepto por causas justificadas, como riesgo vital o una insuficiencia renal, aseguró hoy en el juicio de la Operación Puerto Fernando Gutiérrez, director del centro de medicina del Consejo Superior de Deportes (CSD).

Autor de un informe sobre potenciales riesgos para la salud de las sustancias y métodos prohibidos en el deporte a raíz de la Operación Puerto, Gutiérrez, que compareció como perito, se refirió al peligro de las transfusiones de sangre en "personas que, si hacen deporte, se entiende que están sanas".

"El dopaje sanguíneo aumenta la cantidad de glóbulos rojos en la sangre, produce un aporte de oxígeno y un mayor rendimiento. Un deportista es una persona sana y no precisa este aporte de glóbulos", aseguró.

Además, dijo, "no se trata de una actuación ética y puede sufrir un exceso de viscosidad en la sangre con riesgo de muerte".

Los problemas en la transfusión surgen, según el declarante, cuando la sangre no está bien manipulada entre el proceso de extracción y reinfusión.

"ES PELIGROSO"

"En una persona sana es peligroso, y si la sangre es de otra persona puede causar una reacción alérgica que lleve incluso a la muerte. Todo esto no tiene sentido en una persona con salud normal, tiene probabilidad de sufrir una trombosis".

Gutiérrez incidió en que "a una persona sana no se le deben poner bolsas de sangre", y precisó que "una transfusión no sirve para curar, sino para aumentar el rendimiento".

El perito precisó que "en un deportista, después del esfuerzo el riesgo es aún mayor, si no se ha manipulado ni conservado bien la sangre el riesgo es grande, puede suponer la muerte".

Respecto a las condiciones de extracción de sangre, Gutiérrez señaló que éstas se tienen que realizar en un banco de sangre o unidad sanitaria. Luego hay que manipularla en un proceso que requiere instrumental adecuado, conservarla y refrigerarla con un control de sistema monotorizado con la misma temperatura: "Si se va la luz hace falta una segunda fuente de alimentación"

HAMILTON: "EUFEMIANO ME HACÍA TRANSFUSIONES Y ME OFRECIÓ EPO"

El exciclista estadounidense Tyler Hamilton ha admitido que fue tratado por el doctor Eufemiano Fuentes entre 2002 y 2004, después de que el gerente del entonces equipo CSC, el danés Bjarne Riis, le pusiera en contacto con él.

Hamilton, quien declaró como testigo en el juicio de la Operación Puerto por videoconferencia desde la Embajada española en Washington, destacó que lo más importante de su relación con Fuentes como paciente "eran las transfusiones", pero recalcó que "también se le podía comprar EPO, testosterona y otros productos de dopaje".

"El doctor Fuentes me ofrecía estos productos, en concreto EPO, insulina, testosterona, hormona de crecimiento...", precisó.

Hamilton contó cómo se produjo el primer contacto con el médico canario.

"Hablamos por teléfono y acordamos reunirnos para conocernos. Iba a una carrera desde Girona a Valencia y nos reunimos en una zona de descanso de la carretera en enero de 2002", señaló.

El objeto de la reunión, comentó, "era planificar el futuro" y concretó que se trataba de hacer transfusiones y detallar los servicios que le prestaría en el futuro.

LA JUEZA NO PERMITE PREGUNTAR POR EL 'CASO CONTADOR'

La magistrada que preside el juicio de la Operación Puerto no ha permitido hoy a las defensas interrogar a una exresponsable de la Agencia Estatal Antidopaje por el informe en el que este organismo avalaba la versión del ciclista Alberto Contador sobre su positivo por clembuterol en 2010.

"La pregunta no es pertinente porque esos hechos no son objeto de juicio", ha dicho la juez Julia Patricia Santamaría cuando el abogado Ignacio Arroyo, que defiende al exdirector deportivo Manolo Saiz, ha interrogado sobre este asunto a Cecilia Rodríguez, ya jubilada, pero que firmó el informe como jefa del departamento de Prevención y Control del Dopaje de la AEA.

Antes de que la magistrada le interrumpiera, el letrado, que no ha citado en ningún momento el nombre de Contador, aunque sí ha precisado que el texto era de octubre de 2010, ha preguntado a Rodríguez si elaboró un informe sobre un caso concreto de consumo de clembuterol en el que se concluía que lo sucedido no fue contrario a la ética deportiva.

LA AEA AVALA LA VERSIÓN DE CONTADOR

El informe técnico sobre el clembuterol redactado por la AEA a raíz del "caso Contador" fue hecho público el 1 de octubre de 2010, y en él se decía que la cantidad detectada en la orina del ciclista el 21 de julio de ese año, en el segundo día de descanso del Tour, fue de 50 picogramos por mililitro.

"Dicha detección en cantidades tan ínfimas (primer día de 50 picogramos, segundo de 20 picogramos y tercero inapreciable), pudiera haber sido ocasionada por una ingesta ocasional de determinada carne animal contaminada (al estar también prohibido su uso en animales)", señalaba el informe.

La AEA avalaba así la versión de Contador, que señaló que el clembuterol -incluido en la lista de sustancias y métodos prohibidos de la Agencia Mundial Antidopaje- llegó a su organismo tras consumir unos solomillos adquiridos en una carnicería de Irún (Guipúzcoa) por un amigo que le visitó durante el Tour de Francia.