Un cabezazo involuntario de Williams salvó a Holyfield

deportes

| 23.01.2011 - 16:22 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El veterano púgil estadounidense Evander Holyfield sufrió un corte profundo en la parte superior del ojo izquierdo que le produjo un cabezazo involuntario propinado por Sherman Williams, su rival, y que obligó al árbitro a suspender el combate disputado en el centro turístico de Greenbrier de White Sulphur Springs (Virginia Occidental).

La decisión del árbitro antes que diese comienzo el cuarto asalto hizo que no contasen las cartulinas de los jueces y la pelea fuese declara sin vencedor.

El combate defraudó a los aficionados que vieron a un Holyfield sin ningún tipo de recursos y sufriendo ya con los golpes que le propinaba Williams cuando llegó el cabezazo que acabó con todo.

Holyfield, de 48 años, quedó con marca de 43-10-2, mientras que Williams la dejó en 34-11-2.

El cuatro veces monarca de los pesos pesados sufrió en el tercer asalto por varios golpes que Williams, de 38 años, le colocó en la cara.

De inmediato se comprobó que Holyfield no tenía nada en sus puños para responder y sólo en el primer asalto había logrado colocar una buena izquierda al rostro de Williams.

Hasta ahí llegó el peligro de Holyfield que vio como Williams le respondió con varias combinaciones de manos que le llegaron a la cabeza y el cuerpo con nitidez.

La pelea estaba pactada en un principio para el 9 de diciembre en la Arena Joe Louis de Detroit, pero fue postergada y trasladada al lujoso centro turístico de Greenbrier.

Holyfield declaró que Williams fue amonestado en varias ocasiones por usar la cabeza.

"Recibió varias amonestaciones en muy poco tiempo. No debía hacerlo (usar la cabeza), pero su estrategia era mantenerla baja para levantarla y cortarme", señaló Holyfield.

El ex campeón del mundo insistió una vez más que tiene la confianza en lograr la reunificación de los títulos de los pesos pesados.

"Tendré que hacer ajustes", admitió Holyfield. "He tenido 11 reveses (incluida la decisión del sábado), pero no me daré por vencido. Superaré este historial y regresaré", anunció.

La próxima pelea de Holyfield está pactada para el próximo 5 de marzo, en Dinamarca, donde se enfrentaría a Brian Nielsen, pero el combate está en peligro, dado que el púgil estadounidense necesita tiempo para curar el corte que le produjo el cabezazo de Williams.

El propio Hollyfield reconoció que existían muchas probabilidades de que la pelea en Dinamarca no pudiera disputarse, mientras que Williams se ofreció para cubrir su puesto, si los organizadores lo consideraban interesante.