Un bote de humo obliga al desalojo en El Madrigal

El partido tuvo que detenerse a falta de tres minutos y ser desalojado el estadio

Fernando Roig: "El Villarreal lamenta y condena lo que ha ocurrido"

Bruno Soriano: "Se hacía difícil respirar, no se podía soportar"

El Celta se lleva los tres puntos (0-2)

deportes

| 17.02.2014 - Actualizado: 10:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Celta de Vigo salió victorioso de su visita a El Madrigal (0-2) gracias a los goles de Orellana y Nolito, que marcaron antes y después de que el partido tuviese que detenerse a tres minutos del final por el lanzamiento de un bote de humo con gases lacrimógenos.

El equipo de Luis Enrique, que aguantaba la ventaja en los minutos finales, tuvo que salir corriendo cuando el artefacto cayó desde la grada al verde de El Madrigal. Los jugadores locales y los espectadores también optaron por desalojar el estadio, pese a que 20 minutos después pudiese reanudarse el encuentro.

CELTA AMPLÍA LA VENTAJA

El árbitro Fernández Borbalán valoró la posibilidad de dar por terminado el envite dado el escaso tiempo que restaba para finalizar. No obstante, poco después decidió concluir los tres minutos más el descuento, tiempo en el que el Celta todavía pudo ampliar su ventaja y llevarse la victoria de manera más holgada.

De una manera o de otra, el Celta se llevó excesivo premio ante un Villarreal que había hecho méritos más que de sobra para conseguir, al menos, un punto. Un posible penalti a Gio dos Santos, al borde del descanso, y un dudoso fuera de juego de Moi Gómez, -nada más salir del túnel de vestuarios- fueron las jugadas más protestadas por el 'submarino amarillo'.

Perbert también falló un mano a mano a 25 minutos del final y, en el bando olívico, Álex López a punto estuvo de dejar sin aliento a la grada local con un fortísimo disparo lejano. Pero no, el gol no llegó y las ocasiones no dieron paso a los goles hasta los instantes finales.

Una falta botada por Álex López acabó en la cabeza de Orellana, quién prolongó hasta el segundo palo para batir a Juan Carlos, el sustituto del lesionado Sergio Asenjo. Quedaban siete minutos y entonces llegó el lanzamiento del bote de humo que paralizó el partido.

Los amagos de suspensión o aplazamiento no se hicieron realidad y el encuentro terminó por disputar los tres minutos que restaban más el tiempo añadido. Para colmo de los castellonenses, Nolito estableció el definitivo 0-2 con un certero golpeo de falta.

Los celestes siguen en su buena dinámica y estiran a cuatro las jornadas sin perder. El Villarreal por su parte, deja escapar la oportunidad de engancharse a los puestos de 'Champions' y suma su segunda derrota consecutiva tras su visita al Santiago Bernabéu el pasado fin de semana.