Treinta y cinco años después la decepción del Athletic ha sido aún mayor

deportes

| 10.05.2012 - 16:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Treinta y cinco años después del disgusto de no poder levantar el trofeo de campeón en la primera final europea que disputó, la decepción que se han llevado el Athletic Club y su afición en su segunda comparecencia por un título continental ha sido aún mayor.

Si en 1977 se quedaron con la miel en los labios después de un impresionante asedio sobre la portería del legendario Dino Zoff y únicamente por el valor de los goles en campo contrario, frente al Atlético de Madrid el equipo bilbaíno en ningún momento llegó a tener la opción de engrandecer sus vitrinas con un premio que sería un hito en los 114 años de la entidad rojiblanca.

Contra el colombiano Radamel Falcao García, héroe colchonero en el Estadio Nacional de Bucarest, y las huestes del Cholo Simeone, el conjunto vasco distó mucho de ser el que puso en un serio brete a la Juventus y su recordado portero.

LOS DE BIELSA DECEPCIONARON

Entonces el Athletic luchó hasta el final. En la capital rumana, los de Marcelo Bielsa casi ni compitieron. Ya en el arranque, en el minuto 6, recibieron un gol; poco después de la media hora les cayó el segundo, también del inconmensurable Falcao; y al final del choque, cuando buscaba desesperadamente una roca a la que asirse, el brasileño Diego les asestó el tercero.

Fue un castigo quizás exagerado pero de ninguna manera injusto a un equipo que perdió en el momento decisivo la magia que le había llevado hasta 'la ciudad de la alegría', que no le resultó tal. Lo que le ocurrió al Athletic, en todo caso, puede tener una explicación más mental que futbolística: puede tener que ver con la de la tremenda presión que sintió sobre sus hombros una casi imberbe generación de chavales que se veía depositaria de la tremenda ilusión rojiblanca desatada en cada pueblo, cada calle, cada balcón y cada rincón de Bilbao y Vizcaya.

Un deseo con el que refrendar la singular manera de concebir el fútbol, diferente pero ni mejor ni peor que otras, de un club que tiene buena parte de su esencia en la tradición y la reivindicación de lo propio.

Aunque, por encima de todo, el Athletic es su afición. Una marea de seguidores rojiblancos que le acompañan en masa allá por donde va -por ejemplo, Bucarest- y que le difícilmente desiste.

Por eso es significativo el estado de 'shock' en la grada del Estadio Nacional rumano de los más de 12.000 seguidores llegados desde Bilbao durante un partido muy que alejado de lo que esperaban.

Y que los 40.000 espectadores que se dieron cita en San Mamés, a casi 3.000 kilómetros de donde se jugaba el encuentro, prefiriesen el regreso a casa a una celebración posterior aunque solo fuese para premiar el esfuerzo de su equipo.

Pero la derrota fue muy dura. El Athletic salió casi derrotado, fue recibiendo golpes y no le valió de nada intentar negarse a ello en algunos momentos del partido. El fútbol, además, le dio la espalda. Le castigó con saña sus debilidades, que tuvo muchas, y no le concedió ni una pizca cuando, más tirando de corazón que de cabeza, se esforzaba en, al menos, igualar en la medida de lo posible un choque ya muy desequilibrado.

Una decepción, en definitiva, mayúscula, y que deja al club bilbaíno sin ese ansiado título europeo que hacia adentro le retroalimentaría como pocos éxitos anteriores y hacia afuera le refrendaría el complicado camino por el que ha decidido transitar.

Un logro que deberá seguir buscando en adelante. En una nueva ocasión que espera no se dilate tanto en el tiempo como esta segunda oportunidad, también fallida. Treinta y cinco años son muchos. Y tras una decepción así, probablemente muy dolorosos.