Tour: Van Avermaet, etapa y liderato; Contador se deja 33"

Contador: "El Tour se me ha puesto muy difícil"

Valverde: "Hemos sufrido todos, pero estamos contentos"

Van Avermaet: "Los ciclistas como yo solo podemos soñar con el amarillo"

Froome:"Los grandes días para la general están por llegar"

deportes

| 06.07.2016 - 22:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El ciclista belga Greg Van Avermaet (BMC) se ha impuesto en la quinta etapa del Tour de Francia, disputada entre Limoges y Le Lioran sobre 216 kilómetros, tras meterse en la fuga y aguantar el ritmo para sellar su triunfo de etapa y vestirse de amarillo como nuevo líder de la general provisional, con Alberto Contador (Tinkoff) cediendo algo más de medio minuto respecto a los favoritos.

Van Avermaet, quien ya había ganado una etapa en la ronda gala en 2015 en un escenario parecido al de este miércoles, no solo se impuso siendo el hombre más fuerte de la fuga inicial de 9 corredores sino que se hizo con el maillot amarillo de líder por la ventaja sobre los favoritos y tras el hundimiento de Peter Sagan (Tinkoff).

TINKOFF DEJA SOLO A CONTADOR

En la ascensión al Col du Perthus (2ª Categoría) fue donde el belga optó por atacar a su último compañero de escapada, su compatriota Thomas de Gendt (Lotto-Soudal), e ir en solitario hacia la gloria. Por su parte, Alberto Contador (Tinkoff) perdió algo más de medio minuto respecto a los otros líderes y ve más complicada su lucha por el triunfo final en París.

Joaquim 'Purito' Rodríguez (Katusha) fue el primero de los favoritos en cruzar la meta, siendo cuarto en la etapa a 5:04 del vencedor. Todos los aspirantes al triunfo final entraron en un mismo bloque tres segundos por detrás del catalán, a excepción del madrileño quien cedió 33 segundos respecto a los 'gallos' del pelotón en esta ronda gala.

El español, aquejado de las dos caídas en las dos primeras etapas, aguantó el tipo hasta el arreón final del pelotón. Ahí abandonó la cola en la que fue la mayor parte de la jornada en cuanto el piso 'picaba' hacia arriba para perder definitivamente el contacto y obligarse a hacer un gran esfuerzo, a modo de contrarreloj, para no decir adiós del todo a la general.

Y, de nuevo, como cuando Peter Sagan ganó la segunda etapa haciendo trabajar al Tinkoff en cabeza y abriendo hueco y segundos respecto al de Pinto, la estrategia hizo aguas. En vez de ayudar a su jefe, Roman Kreuziger no se descolgó para ayudarle y minimizar las pérdidas que dejan al español ya a seis minutos y medio de los mejores sin haber llegado aún la verdadera dureza.

Este jueves se disputará la sexta etapa, más corta que esta triada de más de 200 kilómetros por jornada y que partirá de Arpajon-sur-Cère y llegará a Montauban tras 190,5 kilómetros. Un perfil también escarpado pero menos, una etapa considerada llana pese a tres cotas puntuables y en la que los velocistas tendrán otra opción de luchar por el triunfo al esprint salvo que se repita otra fuga exitosa.