Tour: Segunda victoria de Kittel en un accidentado 'sprint'

"Soy feliz por repetir", comentó el ciclista alemán

Contador: "Froome parte con ventaja en la crono"

Froome: "Ahora mismo el principal rival es Valverde"

Valverde: "No sé lo que perderé o ganaré en la crono"

deportes

| 09.07.2013 - 17:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El alemán Marcel Kittel (Argos) se ha impuesto en la décima etapa del Tour de Francia en un cerrado 'sprint' marcado por una caída en los últimos metros, mientras que el británico Chris Froome mantiene el maillot amarillo.

Es la segunda victoria de Kittel en la centésima edición del Tour de Francia, tras la que logró en la primera etapa, lo que le valió vestirse con el primer amarillo.

El ciclista germano se impone como el más rápido de la edición y superá a los otros tres ganadores de llegadas masivas, su compatriota André Greipel, el británico Mark Cavendish y el eslovaco Peter Sagan.

Es la décima victoria del 'sprinter' de Arnstadt, de 25 años, en lo que va de temporada y la demostración de que el ciclista del Argos puede rivalizar con los mejores de la disciplina.

Kittel, pleno de potencia, distanció en los últimos metros a su compatriota Greipel, que había sido el ciclista mejor lanzado del pelotón.

El holandés Tom Veelers había lanzado a Kittel y, tras dejarle en buena posición, rozó con Cavendish, por lo que se fue a tierra. El británico se mantuvo en la carretera y pudo ser tercero.

El primer español fue José Joaquin Rojas del Movistar, que entró décimo con el mismo tiempo del ganador.

La clasificiación general sigue encabezada por el británico Chris Froome del Sky, seguido de Alejandro Valverde a 1:25 y del holandés Bauke Mollema del Belkin a 1:44.

ESTE MIÉRCOLES UNA CRONO PARA ESPECIALISTAS

El Tour de Francia afrontará la segunda mitad lanzado por su única cronometrada clásica individual, 33 kilómetros llanos en torno al Mont-Saint-Michel, el segundo lugar más visitado de Francia, sólo superado por la torre Eiffel.

Será la segunda ocasión que la carrera, que cumple cien ediciones, acabe en este lugar turístico, pero más allá de las bellas imágenes de la abadía rodeada por las aguas del Atlántico, la etapa será el gran test para conocer el estado de las fuerzas de los ciclistas.

Es la única etapa propicia para los especialistas en la lucha contra el crono, puesto que la segunda contrarreloj individual se sitúa en terreno alpino y con constantes subidas y bajadas, con dos puertos de segunda categoría.

Tras las primeras escaramuzas pirenaicas, los candidatos deberán marcar terreno, con el británico Chris Froome como gran favorito entre los postulantes al escalón más alto de los Campos Elíseos.

Es el último momento a priori propicio para establecer diferencias antes de que el pelotón llegue al Mont Ventoux y dé inicio a la explosiva última semana de carrera.

De la crono del Mont-Saint-Michel saldrá una general muy galvanizada con los favoritos situados en posiciones muy similares a las que ocuparán al final de la carrera.