Tito: "Me siento con fuerzas para seguir la próxima temporada"

Asegura que el resultado de Múnich no cambia la planificación de la próxima temporada

Cuando tengo dos días libres, me aburro. Esta es mi vida y no siento ninguna presión”

"No tiro la toalla", dijo sobre la Champions

deportes

| 26.04.2013 - 16:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El técnico del Barcelona, Tito Vilanova, tres meses después de su última comparecencia, tras superar un cáncer, ha asegurado que se siente "con muchas fuerzas" para seguir al frente del equipo la próxima temporada y que en ningún momento ha pensado en dejar el cargo.

En una multitudinaria rueda de prensa en la ciudad deportiva, recibido con aplausos de algunos periodistas, el técnico ha arrancado afirmando que si no había comparecido anteriormente fue por los efectos secundarios del tratamiento que ha seguido, que le ha afectado a la voz.

"Pero cada día que pasa me encuentro más bien, más fuerte y con muchas ganas después de este proceso", ha dicho el entrenador azulgrana.

"CON MUCHAS GANAS"

"Me siento con muchas fuerzas, con muchas ganas", ha proseguido al ser preguntado sobre si su intención era seguir en el banquillo. "En ningún momento he tenido el pensamiento de dejarlo. En casa me aburro. Ésta es mi vida, es lo que me divierte. Este trabajo nunca me ha supuesto una carga ni una presión", ha subrayado.

Vilanova ha reconocido que incluso los médicos le aconsejaron que lo mejor que podía hacer "era seguir trabajando" y ha sido tajante al referirse a su continuidad: "Sí, (seguiré) seguro. Tengo muchísimas ganas de continuar si la salud me sigue respetando".

Sobre su estancia en Nueva York durante el tratamiento, Tito ha admitido que la distancia "fue un problema", aunque ha podido seguir "trabajando igual que si estuviera aquí gracias a las nuevas tecnologías", sugiriendo incluso que podría haber sido "peor" si hubiera estado en Barcelona.

Cuestionado sobre si en su ausencia ha habido autogestión en el vestuario, el técnico azulgrana ha ironizado: "Si hubo autogestión, los jugadores lo hicieron bien porque coincidíamos en las alineaciones, en los cambios... tenemos futuros entrenadores en el equipo, porque lo han hecho muy bien".

"(Jordi) Roura y (Aureli) Altimira han hecho un trabajo espectacular. En otro club, que el entrenador no esté hubiera sido muy difícil. Y si hubiera venido otro entrenador y hubiera perdido un partido, le hubieran caído palos. La decisión del club era muy difícil, hubiera entendido cualquier decisión", ha asegurado.

AGRADECIDO A ROURA

A su juicio, "el papel de Roura no era fácil. Tenía que hacer el papel de primer entrenador y lo ha hecho a un nivel altísimo. A nivel personal, le estoy agradecido. A día de hoy el Barça tiene un cuerpo técnico mejor porque la situación lo ha obligado", ha dicho.

Así, en una rueda de prensa que se ha alargado durante tres cuartos de hora y con multitud de preguntas, ha querido "agradecer todo el esfuerzo y compromiso" de los jugadores y ha negado que la derrota en Múnich (4-0) suponga un cambio de ciclo.

"En el deporte de alto nivel, mantenerte siempre arriba y ganando es muy difícil. El Barça lo ha conseguido tres años a un nivel altísimo. Dentro de un ciclo hay a veces unos puntos más altos en que ganas unos títulos y otros en que no es tan fácil", ha apuntado.

En este sentido, ha señalado que será "casi imposible" llegar a una séptima semifinal de Liga de Campeones consecutiva. "Con seis hemos roto un reto, siete sería la 'rehostia'. No creo que haya un cambio de ciclo, ni mucho menos", ha recalcado.

"HAY QUE SALIR A COMPETIR ANTE EL BAYERN"

Por ello, haciendo uso de su propia experiencia, ha insistido en que el primer día "uno está fatal; el segundo, no mucho mejor; pero con los días las cosas se ven de manera distinta. No se podría seguir adelante en la vida si pensamos que todo va mal".

"Somos el Barcelona y jugamos en casa ante el Bayern. No vamos a remontar, seguro, porque no es fácil. Pero tenemos una obligación con nuestro aficionados de salir a competir. Somos conscientes de que es difícil y qué equipo tenemos delante. Después, entenderé todas las críticas. Pero antes no me apetece tirar la toalla", ha afirmado.

Bajo su punto de vista, aunque "no se llegue en un buen momento físico, por las bajas en defensa y jugadores que han vuelto tocados con sus selecciones", el equipo "tampoco está tan mal".

"No hay mejor manera de seguir ganando que el que les haya hecho daño. Está claro que siempre se puede mejorar, pero en Liga estamos haciendo una temporada excelente. Tenemos que demostrar que lo del otro día fue un accidente, intentar creérnoslo y que la gente piense que hemos hecho todo lo que hemos podido", ha concluido.