Sochi: Javi Fernández rozó medalla; Eguibar, diploma y Laura Orgué top 10 | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Sochi: Javi Fernández rozó medalla; Eguibar, diploma y Laura Orgué top 10

Javier Fernández, Sochi 2014

deportes

| 23.02.2014 - Actualizado: 20:20 h
REDACCIÓN

El cuarto puesto de Javier Fernández en el patinaje artístico, prueba en la que tras el programa corto iba tercero y perdió la medalla por poco, fue lo más destacado del equipo español en los Juegos Olímpicos de Sochi (Rusia), en los que Lucas Eguibar ganó otro diploma en snowboard y Laura Orgué acabó entre las diez primeras en esquí de fondo.

El madrileño Javier Fernández, que venía de revalidar en Budapest el título de campeón de Europa logrado en Zagreb el año pasado, en el que logró el bronce en el Mundial de London (Canadá), se quedó a muy poco de la medalla, que perdió, por un error de cálculo en el programa largo, tras el cuál logró, no obstante, a sus 22 años, un meritorio y esperanzador cuarto puesto.

22 AÑOS SIN MEDALLA

Que fue el mejor de entre todos los deportistas que en Sochi representaron a España, que deberá seguir esperando por su tercera medalla en unos Juegos de invierno, toda vez que durante éstos -los vigésimo segundos de la historia- cumpliesen 42 y 22 años los trofeos logrados por los hermanos madrileños Paco y Blanca Fernández Ochoa, respectivamente.

Paquito, único campeón olímpico español en una cita invernal, se impuso en el eslalon de esquí alpino de los Juegos de Sapporo'72 (Japón); mientras que su hermana Blanca logró el bronce en idéntica disciplina en los de Albertville'92 (Francia).

SuperJavi encabezó en el"Iceberg, con solvencia, la representación de la Federación Española de Deportes de Hielo (FEDH), entidad joven que se estrenó en los Juegos de Vancouver, hace cuatro años, presidida por María Teresa Samaranch y dirigida con enorme cordura por su vicepresidenta, Gloria Estefanel.

Con escasos recursos, la FEDH dio una buena imagen en Sochi, ya que contó -gracias a los buenos resultados de su tocayo Fernández- con un segundo patinador, el también madrileño Javier Raya; y, por primera vez en la historia, presentó una pareja de danza.

13ª EN DANZA SOBRE PATINES

La integraron el catalán Adrià Díaz y la madrileña Sara Hurtado, que debutaron con la mejor actuación de su carrera y, tras acabar duodécimos el programa corto, concluyeron la prueba, tras la danza libre, en decimotercera posición.

La otra federación que representó a España, la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI), presidida por Eduardo Roldán y cuyos recursos también se han visto recortados, logró como mejor resultado otro diploma, el del vasco Lucas Eguibar, campeón mundial júnior de 'boardercross' y que cuenta, con 20 años, dos podios en la Copa del Mundo de esta disciplina del snowboard.

El donostiarra acabó séptimo en el Extreme Park de Rosa Khutor una de las pruebas más espectaculares de los Juegos, en la que fue primero en las rondas de octavos y de cuartos, pero se cayó en la semifinal y no entró en la serie decisiva de los mejores seis.

Luki se tuvo que conformar con disputar la final pequeña, que ganó, asegurándose el séptimo puesto y el diploma olímpico.

La andaluza Carolina Ruiz, la única española que ha ganado un descenso de la Copa del Mundo, apuntaba alto, tanto en esa disciplina, como en el supergigante, pero salió en blanco de Krásnaya Poliana, sede del esquí alpino.

La esquiadora de Sierra Nevada arriesgó y se salió en ambas pruebas, por lo que se fue triste de Rusia, consciente de que, a sus 32 años, ésta -su cuarta- era su última cita olímpica.

La catalana Queralt Castellet, que tenía muchas ganas de sacarse la espina de Vancouver -donde, tras haber pasado a la final tercera, en Cypress Mountain, se golpeó la cabeza antes de disputarla y fue trasladada a un hospital de la capital de la Columbia Británica como medida preventiva-, volvió a clasificarse para la final en el 'halfpipe' de snowboard de forma clara: con la segunda mejor marca.

Pero la 'rider' de Sabadell, de 24 años, acabó la competición en undécima posición y deberá esperar a la cita de PyeongChang (Corea del Sur), dentro de cuatro años, donde sería olímpica por cuarta vez, para optar de nuevo a medalla.

El sábado, durante la penúltima jornada de competición, el esquí de fondo también lanzó un destello esperanzador, gracias a la catalana Laura Orgué, que logró un meritorio décimo puesto en la prueba de 30 kilómetros, estilo libre, en la que Marit Bjoergen encabezó un 'triplete' noruego y, al alzarse con su sexto oro, se convirtió en la más laureada de la historia invernal olímpica.

La barcelonesa brilló al lograr en el centro de esquí de fondo que llevaba su nombre (Laura) el mejor resultado, con diferencia, de su carrera deportiva en un gran evento internacional.

Con 27 años, Orgué aún tendrá la oportunidad -si cuenta con los apoyos necesarios- de volver a pronunciarse deportivamente dentro de cuatro años en PyeongChang. Su décimo puesto fue, junto con los anteriormente reseñados, de lo más destacado de la delegación de veinte deportistas que representaron a España en Sochi.