Serrano y Vicioso se hacen los suecos

Juicio por la Operación Puerto

deportes

| 22.02.2013 - 14:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El exciclista del Liberty Marcos Antonio Serrano ha asegurado que su mujer contactó con el médico Eufemiano Fuentes el 23 de mayo de 2006, mientras él estaba hospitalizado tras abandonar el Giro de Italia, porque el facultativo "sabía italiano" y quería que le hiciese de traductor.

Serrano, que ha declarado como testigo en el juicio de la Operación Puerto, se retiró del Giro de Italia de ese año tras sentirse enfermo el 19 de mayo de 2006, solo cuatro días antes de que la Guardia Civil detuviera en Madrid a Fuentes y al director deportivo Manolo Saiz.

El ciclista pasó varios días en un hospital italiano y, a su regreso a España, ingresó en un centro sanitario de Vigo, oficialmente por una "intoxicación medicamentosa".

El 23 de mayo, su mujer, Clara, envió desde su teléfono un mensaje a Fuentes, que no era médico del Liberty, aunque lo había sido de Serrano en el Kelme entre 1994 y 1998: "Hola, soy Clara, la mujer de Serrano ¿Podría comentar algo de Marcos?"

Serrano ha dicho hoy que fue él quien pidió a su mujer que contactara con Fuentes, con el que mantenía buena relación, y que lo hizo porque no entendía lo que le decían los médicos italianos y necesitaba alguien que conociera ese idioma.

"Simplemente necesitaba un médico que supiera italiano. Los médicos del Liberty no sabían", ha dicho el testigo, que frente a la versión conocida hasta ahora -que abandonó el Giro al sentirse súbitamente enfermo y que fue diagnosticado oficialmente de una "intoxicación medicamentosa"- ha dicho que empezó a encontrarse mal ya en las primeras etapas de la prueba, pero que siguió compitiendo "por cabezonería",

VICIOSO NIEGA TRATAMIENTOS CON FUENTES

El ciclista del Katusha Ángel Vicioso, único en activo de los testigos de la Operación Puerto, reconoció haber mantenido relación como paciente con el doctor Eufemiano Fuentes, aunque "de forma esporádica".

"Fue mi medico desde el año 1999 hasta el 2002, era el médico del Kelme. Luego tuve relación con él en tiempos del Liberty (2004-2006) de manera esporádica. Le llamaba para consultar algún problema que tuviera, por ejemplo por una lesión de rodilla que me produje tras una caída en el Tour de Francia. Le pregunté para solucionar el problema", señaló.

Tras preguntarle el letrado de la UCI si Eufemiano Fuentes era traumatólogo, Vicioso señaló que "aunque no era especialista en traumatología, era un buen médico" y él pensó que le daría "una solución".

Aún en la época del Liberty, dirigido por Manolo Saiz, otro de los acusados en la Operación Puerto, Vicioso consultó a su director "si podía llamar a Fuentes, que no era médico del equipo, para ir a algunas consultas".

Viciosó negó que Fuentes le practicara alguna extracción de sangre: "Me mandó hacerme alguna extracción para las analíticas, incluso alguna me la hizo él. Esto lo hacía en Kelme".